El pretencioso y cuestionable contrato que firmó Campero para contar con la presencia de Luciano Pereyra en el 4º Festival Folclórico de San José

La nota en la que anunciamos la cifra aproximada de lo que costará el espectáculo del artista Luciano Pereyra (solo él, sin mencionar a los demás) a los vecinos de Yerba Buena, por su actuación en el 4º Festival Folclórico de San José, puso de muy mal humor a los vecinos que leyeron nuestra publicación.

En esta entrega te mostraremos en EXCLUSIVO, cada uno de los puntos polémicos de este contrato que incluye desde Habitaciones para 22 personas, más dos Suites en un hotel de CINCO ESTRELLAS con todo pago, más un seguro sobre los equipos del músico por el valor de $ 1.000.000 (Un Millón de Pesos), que se suman -a los ya onerosos honorarios- de más de $ 2.700.000 (Dos Millones Setecientos Mil Pesos). Sin dejar de señalar que el intendente Mariano Campero (como si fuese un caso de seguridad nacional) rubricó con su firma, una CLÁUSULA DE CONFIDENCIALIDAD por la que ni los empleados actuantes, ni los funcionarios, ni el mismo artista y su equipo; pueden dar a conocer los detalles de tal contratación.

Obviamente ni los vecinos, ni los medios de comunicación, pueden (según la cláusula firmada por Mariano) conocer ni un párrafo del contrato. «Obviamente«, El Diario en Tucumán posee una copia y «obviamente» la pondremos a disposición de los vecinos y de otros medios de comunicación. Nuestros asesores legales nos informan que bajo ningún aspecto un intendente (el que sea) está autorizado a firmar contratos ni documentos CONFIDENCIALES; más aún, esto sería totalmente ilegal.

El Contrato

Este párrafo es «de forma» para numerosos tipos de trámites como lo pueden ser convenios y otras documentaciones. En este caso «El Contratante» es el mismo Sr. Mariano Campero que sienta domicilio en la sede municipal.
Por otra parte, Luciano Pereyra (EL ARTISTA), está representado por la firma Luján Producciones SRL.

EL CONTRATANTE (el intendente Campero en representación de los vecinos), se obliga a pagar al ARTISTA, la cifra de $2.000.000 más IVA (Dos Millones de Pesos) más $420.000 (Cuatrocientos Veinte Mil Pesos) en concepto de IVA; más hotel, traslados y todos los gastos del «Rider«. El «Rider« son los términos y condiciones que garantizan la calidad de la presentación y puede incluir unas que otras veleidades adicionales del artista. Veremos más adelante algunas exigencias.

Previo a ahondar en otros detalles de este contrato y a raíz de su tan llamativa existencia, nos abocamos a mostrar todos los aspectos de una CLÁUSULA DE CONFIDENCIALIDAD que incluye el documento firmado por el señor intendente de yerba Buena.

«Las partes convienen que tanto ellas como sus empleados han guardado y guardarán confidencialidad respecto a los términos y condiciones de esta Carta Oferta…«, inicia el «inciso 12» de este contrato.

«A estos efectos, toda información es definida como CONFIDENCIAL y no podrán revelarla a ninguno de sus empleados ni a terceros, salvo a un requerimiento judicial…«. Cualquier funcionario público (más aún en un municipio) que tenga algún tipo de «delirio» o una total ignorancia o instinto que lo lleve a vulnerar uno de los principios más exigibles por el ciudadano -cual es su derecho a ser informado- debe tener al menos en cuenta de que existe un Cuerpo Deliberativo (HCD), un Tribunal de Cuentas de la Provincia a quienes podría consultar (si es que no media la asesoría de un Secretario de Gobierno, de Hacienda o un «pinche«) que le avise que este tipo de CONFIDENCIALIDADES, no están previstas en norma alguna que le quepan en el ejercicio de su función. Sin embargo, la asesoría letrada, el Secretario de Hacienda y otros funcionarios, no quisieron, no advirtieron o no les importó imponer su posición; aún a costa de dejar que el intendente cometa un acto ilegal.

Continúa esta cláusula. Básicamente expresa que de tomar conocimiento «alguien» sobre los detalles de este contrato -menciona a Abogados de las partes, Directores y de sorprendentemente a AUDITORES (La tarea básica de un Auditor es CONTROLAR EL NORMAL FUNCIONAMIENTO Y APEGO A LA LEY)- deberán guardar CONFIDENCIALIDAD DE LA INFORMACIÓN QUE HUBIESE SIDO REVELADA, en tanto y en cuanto no se hubiese ya violado tal confidencialidad. No se sorprenda el lector, que esto no es todo. 

El punto (6) de este verdadero mamarracho administrativo, señala que «…ante el incumplimiento de UNA SOLA de sus cláusulas EL ARTISTA quede exento de toda obligación y compromiso y se reserva el derecho a EJECUTAR EL MOTO TOTAL del contrato, como así también los montos de pasajes y estadía…»

Obviamente a partir de este informe exclusivo de El Diario en Tucumán, esa cláusula HA SIDO VIOLADA, por lo cual EL ARTISTA, Luciano Pereyra se encuentra en su derecho de reclamar el pago de todo lo mencionado y más, aún sin asistir a presentar su espectáculo en el cada vez más polémico Festival de San José en Yerba Buena.

Algún lector desprevenido o fanático que los hay, se tentará en pensar que existe malicia por parte de este medio y que no deseamos que el Festival de San José se lleve a cabo, al romper la «Confidencialidad» otorgada irresponsablemente por los funcionarios municipales. El deber de El Diario en Tucumán es informar y el de los funcionarios, el de dar a conocer y publicitar sus actos de gobierno; no esconderlos haciendo uso de cláusulas ilegales.

A la suma a pagar por el municipio, se le debe sumar (entre otros, pero específicamente) el 12% del monto recaudado por la venta de entradas; lo que afecta la relación entre el dinero a recibir y el que debe pagar el municipio (o sea el vecino) por la contratación de los artistas.

Este párrafo no requiere comentarios; la Municipalidad debe hacerse cargo de absolutamente todos los costos de permisos, impuestos, tasas, etc.

Además de abonar todo tipo de Tasas y Tributos, importe porcentual de SADAIC, gastos de traslado, etc.; el intendente Campero se obliga a contratar un seguro de $1.000.000 (Un Millón de Pesos), para resguardar cualquier daño a los equipos y la seguridad de toda la «comitiva» casi «presidencial«.

Esta comitiva requiere atención adecuada, por lo que los yerbabuenenses deberán abonar dos días (para el día anterior al Show y para el día de la realización del mismo), el costo del alojamiento en un hotel cinco estrellas (previamente aprobado por el ARTISTA o su manager), UNA habitación «Suites«, para el Artista y otra para su manager; CUATRO habitaciones singles y NUEVE habitaciones dobles (Todas ellas en el mismo Hotel Cinco Estrellas) para un total de 22 personas, el artista y su manager.

A pesar de esta cláusula, el día 23 de Marzo sí se cobrará entradas; las mismas se venden a $300 en venta anticipada en comercios adheridos y otros puntos, según la propia Web Oficial de la Municipalidad de Yerba Buena. (Click en letra azul para acceder).
En la fotografía de la Web Oficial de la Municipalidad de Yerba Buena, también podemos ver al intendente Mariano Campero, sentado junto al cura párroco de San José, (Click en letra azul para acceder) parroquia a la cual se destinará el excedente de este «Festival a Beneficio…«.

La cifra a donar, surge de lo que se recaudará por cobro de entradas, menos la deducción de todos los gastos. De allí y de quedar algo en la bolsa, el 30% será donado a la Parroquia de San José.

Este contrato viciado de nulidad, se da de cara contra la «transparencia» que se pregona desde el Municipio. Apenas asumida esta gestión, se sancionó una Ordenanza que prometía hacer realidad el acceso por parte de los vecinos a las acciones de gobierno y al manejo de fondos públicos. Así lo publicitaba el «amigable» diario de mayor tirada en la provincia.

También lo pregona el municipio desde 2018 abriendo el acceso a los vecinos a datos y cifras y en especial en un menú de su sitio web (Click en letra azul para acceder) en donde se pueden efectuar consultas para conocer datos, documentos y números.

Desde El Diario en Tucumán hicimos la prueba de poner en el buscador de ese espacio de consulta, el nombre de LUCIANO PEREYRA; el resultado fue el siguiente.

Más allá de este absurdo contrato, más allá de que Yerba Buena merece un festival como lo tienen la mayoría de los municipios de la provincia; pareciera absurdo efectuar un gasto de tales proporciones; más aún si contamos solo la contratación de Luciano Pereyra, que según nuestros números rondaría en un total de $ 2.700.000 (Dos Millones Setecientos Mil Pesos) -un funcionario nos dijo al oído «se quedaron cortos, está más cerca de CINCO…-«.

Simplemente se trata de una cuestión de prioridades. La agente de la GUM, accidentada que entrevistamos recientemente, (click en letra azul para acceder a la nota) nos comunicaba que tras haberse golpeado y quebrado el cóxis (luego se supo) fue primero al CAPS de San José y no tenían medios para atenderla, luego fue al Centro Asistencial Ramón Carrillo y no pudieron tomarle una radiografía «porque no había placas«.

Las quejas de los vecinos sobre Salud, calles destrozadas, inseguridad, falta de trabajo, veredas inexistentes, desagües, un lomo de burro reconstruído diez veces, Iluminación y reparación del Camino de Sirga, etc.; mandan que la gestión municipal apunte su mira en cuestiones relevantes a la hora de hacer uso de dineros públicos.

En San José, como en muchas otras zonas y barrios de Yerba Buena, hay personas, hay familias con necesidades básicas totalmente insatisfechas, con casas de madera rota y techos que gotean, con pobreza cierta y palpable.

En épocas en donde en muchas veces falta el pan en la mesa, al intendente Mariano Campero se le ocurrió que tal vez lo que la gente necesita es simplemente CIRCO… 

Seguinos en:

El Diario en Tucumán

Twitter

Instagram

Página Facebook

Deja tus Comentarios de la nota

Comentarios