El Flyer que no fue. ¿Los concejales que otorgaron más de 100 excepciones, se manifiestan en contra de los edificios en altura?

¿Fue acaso la insistencia de un pequeño medio de comunicación como El Diario en Tucumán? ¿Tal vez las réplicas que tuvieron las notas sobre el tema en otros medios?. Lo cierto es que quienes vienen aprobando urbanizaciones de todo tipo en Yerba Buena y por excepción para variar, son ahora los adalides de la posición opuesta. ¡Un descaro!.

Claro que no vamos a meter a «todos los gatos en la misma bolsa«, ya que hay concejales que asumieron solo hace unos meses su gestión. Aunque a veces pareciera que se aprende rápido en todo lo que trata la Comisión de Obras y Servicios Públicos, que es la que decide finalmente qué se aprueba y qué no en la enorme cantidad de desarrollos inmobiliarios que se encuentran en distintos estados administrativos.

Todos los inconvenientes por aprobaciones de proyectos con excepciones al código de ordenamiento urbano (COU) y la ambición de muchos desarrollistas inmobiliarios, de la mano de algunos funcionarios electos o no; tienen su historia.

Fue hacia fines de 2017 cuando una nota de LG, firmada por Soledad Nucci, daba cuenta de que «PREOCUPA A INVERSORES, EL CAJONEO DE EXPEDIENTES EN EL CONCEJO DELIBERANTE«. En la nota «los inversores«, resultaban ser solo uno; el propietario mayoritario de toda la franja de la avenida Pte. Perón hacia el norte, que se manifestaba al respecto.

Antes de asumir el concejal José Macome la presidencia de la  Comisión de Obras y Servicios Públicos (lo hace hasta la actualidad), el que supuestamente «cajoneaba» unos 200 expedientes (al decir de Macome), era el entonces concejal electo por el PRO, Pedro Albornoz Piossek, quien presidía dicha comisión.

«Hay una nota enviada por los dos referentes del partido vecinal “Compromiso Yerba Buena”, presionándome para que apruebe un emprendimiento detrás de la avenida Perón», denunciaba en ese entonces el ahora ex concejal Albornoz Piossek.

Al asumir Macome, se «desbloquearon» mágicamente los supuestos «cajoneos» y empezaron a salir como «pan caliente» dictámenes favorables y excepciones sin parar desde ese órgano del Concejo Deliberante.

El Diario en Tucumán viene desde hace años y cíclicamente reiterando y denunciando los horrores en las aplicaciones discrecionales que se hace de las normativas municipales que regulan la construcción en altura y las características de las llamadas, Urbanizaciones Especiales (de más de 2.500 m2) en Yerba Buena.

En 2020 y durante el encierro obligado por la cuarentena, ni la comisión en cuestión, ni los desarrollistas, pararon un segundo en su avance voraz que da pie a la construcción en altura.

Así lo muestra esta recreación realizada por un estudio de arquitectura, de lo que será (¿Será?) un emprendimiento en calle San Martín Nº 671.

O el planificado para calle Salas y Valdéz esq. Pje. Ruiseñor.

Lo cierto es que pareciera una burla para los medios de comunicación y sobre todo hacia los vecinos de Yerba Buena, que los mismos concejales que dan rienda suelta a una verdadera «orgía de excepciones» y que -se sabe- ansían dar rienda suelta para la construcción de torres hacia el norte de la Av. Pte. Perón, intenten manifestar que son ellos justamente los que se oponen a ésto.

Sucede que El Diario en Tucumán hizo sentir en su «pequeñez» a medios de comunicación colegas y hasta al medio de mayor tirada en la provincia, que se estaban perdiendo de algo, en cuanto a lo que se refiere al crecimiento urbanístico de Yerba Buena.

El revuelo que se armó en la casa de Av Aconquija al 2000 fue tal que todos se quisieron apartar del estigma de ser los gestores y padres de los «Frankestein urbanísticos» que se se encuentran en gestación, en la cara de los impávidos yerbabuenenses, los cuales, si no les toca y perjudica directamente, optan por mirar hacia el costado.

La portada de un reciente artículo de El Diario en Tucumán, mostraba un edificio imaginario al final de la Av. Aconquija y tanto la gráfica como el artículo en sí («Cuando la excepción es la regla – Dos empresas que solicitan eludir el Código de Ordenamiento Urbano, deben pasar antes por una “Comisión” en el HCD de Yerba Buena» Click en letra azul para acceder), llamaron la atención de quienes están en el rubro de la construcción y en los ámbitos públicos estatales.

El primero en levantar el guante fue el concejal Sangenis (PJ), que publicó este Flyer.

También hizo lo propio el concejal que representa a la Fuerza Republicana de Bussi, Gonzalo Cisneros.

Así las cosas, «el flyer que no fue«; pasó a ser una idea que quedó en la consideración y en los celulares de los concejales oficialistas de Mariano Campero, que pareciera que fue quien  «le bajó el pulgar» a la iniciativa.

Es un tanto obvio que tal como sucedió en el pasado, los planes para la zona al norte de la Av. Pte. Perón, se necesite algo de «coherencia» a la hora de votar lo que viene…

Mientras tanto, los desarrolladores del barrio privado «Praderas«, sueñan junto a muchos funcionarios, reinstalar el proyecto de cuatro torres en la entrada de dicho Country, en donde estaba planificado un Hotel Boutique. Esta iniciativa ya fue frenada anteriormente mediante un amparo judicial, no obstante se estaría insistiendo con el proyecto.

Muchos se preguntan. ¿Si se puede en Av. Belgrano 5700, por qué en Yerba Buena no?.

 

 

 

 

 

 

 

Deja tus Comentarios de la nota

Comentarios