Gerardo Morales, gobernador de Jujuy y Luis XIV, Rey de Francia parecen acuñar la misma frase «¡EL ESTADO SOY YO!»

«El Estado soy yo«, frase que se le adjudica al rey Luis XIV de Francia que heredó el trono a los cinco años de edad y que finalmente se hizo cargo de su reinado a los 23 años. Puntos en común -si los hay- fueron sus escándalos amorosos, tal como los del gobernador Gerardo Morales; quien en la actualidad se encuentra envuelto en una polémica a raíz de su relación con una mujer (todavía casada, según la ley).

A la muerte de Mazarino (1661), Luis XIV sorprendió a la corte con su decisión de ejercer personalmente el poder. Su concepto de una monarquía de derecho divino le convertía en un auténtico lugarteniente de Dios en la Tierra, y en encarnación viva de todo el reino. Dueño de un poder absoluto, su persona y su voluntad adquirían un carácter sagrado e inviolable.

Más allá de similitudes, esta nota no persigue entrometerse en la vida privada de nadie, salvo por supuesto, cuando -como en este caso- el actor principal (Morales) y su actual pareja (Tulia Snoopek), parecieran entender que sus cuestiones del corazón, deben dirimirse haciendo uso y abuso de las instituciones del Estado. A tal nivel esto resulta ya no insólito y escandaloso, sino con ribetes delictivos; que se conoce que un funcionario del área de seguridad del gobierno jujeño, estuvo haciendo tareas de inteligencia en la provincia de Tucumán, nada menos que para recabar pruebas para que sean usadas por funcionarios judiciales adeptos  al gobernador de Jujuy (pilar la línea de la UCR aliada incondicional de la alianza macrista, Cambiemos.

Para comprender la gravedad de los actos cometidos por orden del Gobierno de la Provincia de Jujuy (Gerardo Morales) haciendo uso de hombres de la policía jujeña y del Ministerio de Seguridad, se envió a la provincia de Tucumán a una «comitiva» (que actuó como un verdadero «Grupo de Tareas«, con todo lo que ello implica)

Fuera de su órbita de influencia y en otro Estado provincial, recibieron la directiva de un funcionario judicial de allanar el Domicilio del abogado Carlos Marti Coll. Tal como se expresa en la orden de allanamiento, el único cometido de esa «comitiva» era acceder a ese domicilio con el objeto de incautar una camioneta que era objeto de litigio entre ambas partes (Marti Coll y Tulia Snopek -todavía, marido y mujer para la justicia hasta el día de hoy).

Sin embargo el comisario Fabio Roberto Cruz (Jefe de la División Sustracción de Automotores de la Policía de Jujuy), obedeciendo directivas de un funcionario político del gabinete del Ministerio de Seguridad del gobierno de Gerardo Morales; se extralimitó absolutamente en las directivas emanadas por el exhorto del Juez Gastón Mercau y procedió a realizar «Tareas de inteligencia«, tal como eleva a conocimiento de su superior, Secretario de Estado del Gobierno Jujeño.

Claramente, el comisario Cruz, bajo directivas de un Secretario de Estado jujeño, realizó tareas de «ESPIONAJE«, ajenas al mandato del exhorto del Juez, investigando movimientos de la familia de Marti Coll, de sus relaciones sociales, en ámbitos de Yerba Buena, San Miguel de Tucumán, ruta a Tafí del Valle, El Cadillal, etc.

No se comprende que algún fiscal de la provincia de Tucumán, no haya solicitado la inmediata detención del comisario Cruz y miembros de su «equipo«, por vulnerar derechos y garantías individuales de un ciudadano tucumano y sus familiares, además de actuar de manera «parapolicial» fuera de su jurisdicción.

Esto en sí mismo es una prueba cabal del uso y abuso de poder del gobernador Gerardo Morales, quien no dudó en usar su aparato estatal en pos de «solucionar» los inconvenientes conyugales de -quien siendo su pareja- para la justicia de Tucumán, todavía se encuentra en calidad de CASADA con el abogado Carlos Marti Coll. Sin embargo Morales se victimiza y pretende hacer lo mismo con su «novia«, Tulia Snopek, ignorando la incumbencia y potestad del Poder Judicial de Tucumán, una provincia ajena a su órbita de poder y en la relación conyugal VIGENTE de su matrimonio con Marti Coll.

Asimismo se atreve a juzgar la defensa legal de Marti Coll, quien estuvo acosado y perseguido en su propia provincia a instancias de funcionarios y jueces del Estado Jujeño, a tal nivel que tuvo que esconderse para no ser detenido de manera totalmente ilegal. No obstante Morales insiste en manifestar que «él no maneja la justicia de su provincia» y que solo «defiende a sus seres queridos» (¿?).

Concluyendo esta suerte de «operativo» y como resultante del mismo, el Comisario Fabio Roberto Cruz, es -tal cual lo demuestra la publicación en el Boletín Oficial e la Provincia de Jujuy- de algún modo, «premiado» por su actuación con un ascenso en su cargo.

Decreto por el que se asciende al grado de Comisario Inspector al director del «Operativo Tucumán», al Crio Cruz enviado por Morales.
Listado de ascensos del Decreto por el que se «premia » al comisario Cruz por su actuación en Tucumán.

En declaraciones a un matutino tucumano, el gobernador de Jujuy, Gerardo Morales, insiste en que no interviene sino casi como un consejero de la persona a quien ama (Tulia Snopek), no obstante asume la posición de «novio diligente«, Gobernador, operador judicial y político y lo que todavía no se dio a conocer: traficante de influencias ante el Gobierno Nacional, que lo involucra como gestor, a favor de su «novia«, en sendos concursos para la obtención de un Registro del Automotor en la provincia de Tucumán y divisor interesado, del Registro del Automotor que su pareja, Tulia Snopek, posee en la vecina provincia de Jujuy.

Nuevamente nos preguntamos ¿Seguirá la justicia mirando hacia el costado, o intentará hilvanar datos que subyacen bajo esta supuesta gran novela de amor?
Morales no solo decide obviar incumbencias y mezcla lo privado con lo público, sino que además, decide ignorar la ley vigente afirmando a viva voz que «Se casará, sí o sí bendecido por una Pachamama«.

Tal como Luis XIV, quien acuñó la frase «El Estado soy yo«, el gobernador Gerardo Morales asigna a la «Pachamama«, un poder totalmente ajeno a la misma, la de Registro Civil de las Personas, regido por el mismísmo Código Civil Argentino.

En esta primera entrega de un completo informe documentado, intentamos pasar lo más rápidamente posible por las cuestiones conyugales que derivaron en tejes y manejes de índole legal e institucional. No lo logramos, ese es uno de los máximos inconvenientes del Gobernador Gerardo Morales. «El Estado no es él» y las personas ni los tiempos procesales están bajo las prerrogativas que le otorgan un sillón de una gobernación, que dista de ser un Trono Real. 

En Francia, «El Rey Dios«, Luis XIV, tenía como dilecta pareja a MADAME DE MAINTENON (1635-1719). El gobernador Morales, el «Rey Dios Norteño» de lo que solía ser un feudo llamado Jujuy, una de las provincias más norteñas de la Argentina; tiene su propia dama llamada, Tulia Snopek. Para Snopek, en medio de un corto matrimonio con un abogado tucumano de apellido Marti Coll, surgieron, oportunidades, negocios y tropiezos que la llevaron a una situación al menos incómoda. Ambas mujeres tienen también sus puntos de coincidencia.

El gobernador de UCR-Cambiemos, Gerardo Morales -mientras tanto esboza una sonrisa forzada en el programa de Mirtha Legrand y dice orgulloso: «Yo me caso o me caso, aunque sea con la ‘Pachamama’ oficiando la ceremonia«.

Mientras «la pareja jujeña del año«, se pasea por las revistas del corazón, prueba sus vestimentas y ensaya protocolos en viajes «paraoficiales» a la Francia de Luis XIV ; la Pachamama Jujeña llora la pena de su pueblo pobre azotado por la ambición y con su boca generosa y abierta, entrega el preciado Litio (sin valor agregado) al mundo. No obstante (en otra de sus especialidades) la policía jujeña, azota a pobladores originarios de Tilcara, que piden nada menos que agua, trabajo y comida. Así lo dimos a conocer desde El Diario en Tucumán, en el informe acompañado de un video en donde se ve como la Policía de Jujuy, a cargo de Morales muestra su fortaleza reprimiendo a representantes de pueblos Originarios:

http://www.eldiarioentucuman.com.ar/comunidades-originarias-de-tilcara-reprimidas-por-el-gobernador-gerardo-morales-radical-de-cambiemos/

¡Vaya qué contradicción!.

El presente es el primer informe de El Diario en Tucumánsobre el escándalo que protagoniza el gobernador Gerardo Morales y el Estado Jujeño con complicidad judicial y posee información exclusiva, como la que pondremos a disposición en subsiguientes entregas.

«Pachamama Kusilla Kusilla«.

El diario en Tucumán: http://www.eldiarioentucuman.com.ar/

Correo: eldiarioentucuman@gmail.com

Instagram: https://www.instagram.com/el_diario_en_tuc/

Deja tus Comentarios de la nota

Comentarios