Según María Eugenia Vidal, «Se acabaron los privilegios» ¿Será así?

Para los seguidores del «Evangelio Según Cambiemos«, pareciera que hay un antes y un después de que María Eugenia Vidal llegase a la gobernación de la inmensa Provincia de Buenos Aires. Un detalle, para aquellos que no son adeptos a es «Evangelio«, la cosa es muy distinta y la mirada sobre ella es por demás crítica. ¿Quien tiene la razón?, el lector sabrá hacerse de su propia opinión; mientras tanto veamos algunos detalles y algunos videos a tono ilustrativo. A poco de haber llegado a la gobernación y tras la separación de su ahora ex marido e Intendente de Morón, declaró: “Con Mariu (Vidal) estuvimos 20 años juntos, nos pusimos de novios en la facultad. Casi la mitad de nuestra vida. Pero en los últimos dos años por ahí ya veníamos como con demasiado trabajo, demasiado ritmo, se hacían las cosas un poco más complicadas y nos pareció que lo más sano era tomar esta decisión”

«El Cambio» llegó muy pronto para la gobernadora, bastante antes que para sus comprovincianos. Cambio de casa, de estilo de vida y hasta de apariencia física fueron los que recayeron en «Maru«, una «chica de barrio» autodefinida. que pasó de vivir en una casa modesta de clase media a una lujosa dependencia en un Cuartel De Morón; todo esto por la oportuna amenaza recibida consistente en un cartucho de escopeta que aparición en el garaje de su antigua casa familiar.

María Eugenia declaró, «Creo que la política de la provincia o era parte de esto, o le daba miedo enfrentarlo y miraba para otro lado. Creo que se hicieron los boludos muchos años, muchos. Otros eran parte de la mafia. Yo no soy parte y estoy dispuesta a dar la pelea«, desde su casa en la base militar de Morón, donde vive con sus hijos.
En el programa del periodista Cambiemista, Jorge Lanata (considerado un periodista «zurdo» en otras décadas) la gobernadora bonaerense, abrió las puertas o más bien levantó las barreras de su nueva casa, que no se condice demasiado con la chica de barrio a la que le salen frases como «hacerse los boludos» (referidos a los agentes de seguridad de la provincia que gobierna), con toda naturalidad.

Una joven la satiriza en las redes por su dulzura ecualizada que a muchos relaja y a otros conquista.

Maru podría haber elegido uno de los tantos Countries de la provincia, pero le pareció más adecuado una Base Militar, lo que trajo consigo la necesidad de invertir más de $800.000 en adecuar las instalaciones para transformarla en un hogar. Algunos consideraron esto una de sus tantas sobreactuaciones, otros, justificaron su decisión; lo cierto es que esto tuvo como correlato un significativo cambio de status, ya que lo que se vende como una suerte de «prisión«, le otorga beneficios de contar con una suerte de «Quinta de Olivos» propia y la obliga a -por ejemplo- hacer uso frecuente de un helicóptero para trasladarse, cosa que ocasiona gastos multimillonarios.

Lo que queda claro es que María Eugenia Vidal, dista de ser (bastante lógico por cierto) la misma que antes. Tal vez el problema es que en muchos casos y ya desde su gestión, no actúa o no opina lo mismo que tantas otras veces. Esto puede notarse de manera muy clara en algunas de sus declaraciones en programas de TV, que contrastan de una manera «bi polo» (no le decimos bi polar, que quede claro) con lo que ejecuta en su gestión -por ejemplo- en temas relativos al salario que paga a los docentes de la provincia con los que no termina de llegar a acuerdos salariales del año en curso.

Los docentes «deberían ganar $40.000» para la gobernadora Vidal, sin embargo, la realidad en su gestión es que su ofrecimiento de aumento salarial a los trabajadores de la educación, es de un indigno 15%, muy por debajo de las nuevas perspectivas OFICIALES de inflación para 2018, que reconoce un 37%. Claro, esto se trata de la vida «REAL«, no del país de hadas y duendes en donde parece vivir la «princesa prisionera en el cuartel«.

El tema es que ahora parece padecer algún -esperamos pasajero- ataque de amnesia, a sazón del escándalo que la involucra directamente en un delito electoral por un lado, pero de lavado y estafa por otro, a raíz de las denuncias de beneficiarios de planes sociales y hasta del propio Intendente de su partido en Mar del Plata por haber sido informados de manera fraudulenta como aportantes de campaña en 2017 en su distrito; la justicia debe investigar si «Maru«, fue responsable de usar idéntico mecanismo involucrando a miles de personas, a las que el periodismo denominó «aportantes truchos«. Tanto es así que la fundación La Alameda, abrió un sitio en donde se puede consultar si uno figura o no como aportante «voluntario» de la Campaña en las elecciones del 2017.

¿SOY APORTANTE DE CAMBIEMOS? Hacé click en la letra azul y poné tus datos en el sitio que te informará si tienes la suerte de haberlo sido, o no…

La prestigiosa Cadena CNN realizó un lapidario informe que produjo una insólita respuesta de María Eugenia Vidal: «No somos todos lo mismo», declaró la gobernadora. La pregunta sería…, ¿Es mejor o peor que…? Decida usted…

Pero en su amnesia temporal, «Maru» olvidó todo esto y se animó a declarar sobre la famosa zaga de «El Señor de los Cuadernos«.

……………. ¡Perdón! Fui a consultar al médico si la amnesia puede producir trastornos de descaro agudo y me dijeron que tal cosa no existe. Lo que sí queda claro es que los periodistas de TN no le hicieron ni una pregunta referida a los «Aportantes truchos«.

Según relevamientos, el escándalo por los aportantes truchos a la campaña de Cambiemos no parece detenerse y los casos se multiplican semana a semana: como resultado del millón y medio de búsquedas y de las millones de interacciones en las redes sociales y la web, ya hay más de 1200 casos de financistas fantasma que fueron identificados.

A su vez, se logró desglosar la afiliación política de cada uno de ellos, y el resultado fue sorpresivo: los afiliados al PRO aportaron $45.486.100. Es por eso que la Justicia, que ya comprobó que el 99% de los primeros 200 casos señalados por este medio figuran empadronados en el partido de Vidal, tiene en la mira el origen de al menos esos 45 millones.

De confirmarse esto, las consecuencias para la gobernadora de la Provincia podrían ser las peores: como presidenta del PRO, enfrentaría una condena que podría dejarla inhibida de participar para ocupar o ejercer cargos públicos por entre 6 meses y 10 años, tal como establece la propia ley de Financiamiento Electoral.

Hemos realizado un pequeño bosquejo de aquello que parece ser el perfil de distintas personas y no la de una sola, como lo es la amada y odiada María Eugenia Vidal. Quedan muchos otros rasgos de su personalidad y de su actuación pública y privada para analizar. Creemos que es un trabajo interesante para realizar, habida cuenta que amada o ignorada, Vidal es la gran esperanza de Cambiemos en el medio de un panorama económico que deja muy mal parado a Mauricio Macri como candidato a presidente dentro de un año.

Informe: El Diario en Tucumán
Fuentes: Múltiples

Deja tus Comentarios de la nota

Comentarios