lunes, marzo 4, 2024
Inicio Destacados ¿Por qué Milei y Caputo ansían echar mano al Fondo de Garantía...

¿Por qué Milei y Caputo ansían echar mano al Fondo de Garantía de Sustentabilidad del Anses?

El Fondo de Garantía de Sustentabilidad (FGS) de la Administración Nacional de la Seguridad Social (ANSeS) registró un notable incremento en los últimos cuatro años. Esta revitalización disparó el valor del FGS a su punto «más alto desde su creación, marcando un aumento del 117%», de acuerdo con la información oficial.

Este crecimiento se debe a una serie de factores, entre los que se destacan:

  • La gestión de las inversiones del FGS, que permitió obtener rendimientos superiores a los esperados.
  • El incremento del financiamiento de proyectos productivos, que contribuyó a generar empleo y crecimiento.

El financiamiento de proyectos productivos aumentó un 600%

En el período del gobierno anterior, destaca el informe, el valor del FGS se redujo casi a la mitad. En noviembre de 2015, el valor «ascendía a 66 mil millones de dólares y, en el mismo mes de 2019, a 35 mil millones de dólares, lo que implica una pérdida del 47%».

En los últimos cuatro años, «no solo se logró recuperar la totalidad de esa fuerte caída, sino que el FGS superó su anterior pico». Esto se debe, en parte, al incremento del financiamiento de proyectos productivos, destaca el organismo todavía a cargo de Fernanda Raverta.

En noviembre de 2019, la participación de proyectos productivos en el total del FGS era del 3,8%. Al inicio de la gestión actual, en el marco de la pandemia y la imposibilidad de realizar inversiones productivas, cayó al 1,5%

Pero, a partir de junio de 2021, comenzó a recuperar su participación hasta alcanzar el 4,8 % en la actualidad, superando el registro del gobierno anterior.

Asimismo, se destaca que en los últimos cuatro años, el FGS destinó más de u$s10 mil millones a proyectos productivos, lo que generó más de 100 mil puestos de trabajo.

Fondo de Garantía de Sustentabilidad: el antecedente
Desde su instauración en 2007, tras la estatización del sistema previsional, el FGS ha desempeñado un papel crucial como un fondo contracíclico destinado a asegurar el pago de jubilaciones ante posibles crisis económicas y sociales.

Bajo la lupa de Milei y de Caputo, todo tiene que ver con todo

Una de las ideas que rondan las cabezas del ministro de Economía y de Javier Milei consiste en la posibilidad de empeñar las acciones de YPF y el FGS de la Anses para conseguir que le presten dólares para desarmar las leliqs. O sea, el fondo que garantiza las jubilaciones de los argentinos, corre el riesgo de ser utilizadas justamente como «prenda» o garantía para un préstamo internacional. Una historia que los argentinos ya conocemos y vivimos en otras administraciones, pero esta vez a «las joyas», las ponen los jubilados actuales y futuros jubilados, quienes corren el peligro de perder estos fondos que le dan previsibilidad  y seguridad al sistema jubilatorio argentino.

La idea es poner en prenda de acreedores las acciones en poder del Fondo de Garantía de Sustentabilidad (FGS) de la Anses y el 51% accionario que tiene el Estado en YPF. Estos son los activos que el país ofrece como garantía. Esto ya lo estuvo trabajando  el mesa  Toto Caputo en Nueva York con un consorcio de bancos de Wall Street».

En 2018 durante el gobierno de Mauricio Macri. El fiscal Jorge Di Lello imputó al entonces ministro de Finanzas, Luis Caputo; al ex titular de la Anses, Emilio Basavilbaso, y a otros dos exfuncionarios que condujeron el FGS (el conjunto de activos financieros que administra la Anses tras el traspaso de las AFJP al Estado).

Los operativos se habían realizado en las oficinas de la sede central de la Anses, en la Comisión Nacional de Valores (CNV) y en Pampa Energía. El expediente, que ya acumuló seis cuerpos, busca determinar si la venta de las acciones de Petrobras Argentina (PESA) a Pampa Energía (del empresario Marcelo Mindlin) generaron un perjuicio al Estado.

Desde que se creó el FGS y a partir de la gestión de Mauricio Macri, tal como ahora la de Javier Milei como presidente, Caputo tiene obsesión con estos fondos; una suerte de «plata dulce» y «coto de caza» en donde echar mano para que esa atractiva cifra en dólares, pueda estar disponible para «jugar el juego que mejor juega y que más les gusta«, tal como dice «El Nano«, Joan Manuel Serrat.