Los resultados de las PASO en Yerba Buena impactaron de lleno en Juntos por el Cambio

Poco o nulo movimiento, sedes partidarias vacías y muchos heridos, dejaron las PASO2021 en Yerba Buena. A pesar del rotundo triunfo de Mariano Campero, se abre un interrogante sobre cómo afectaron las internas en la relación entre Campero con «sus» concejales, y obviamente con su par Germán Alfaro.

Mariano Campero estuvo a 4.952 votos de obtener el triunfo sobre el intendente Germán Alfaro y así lograr el pase al primer lugar en la lista de candidatos a Senadores Nacionales. Sin embargo las divisiones internas y las traiciones (asi la describen los «camperistas«) de algunos concejales y dirigentes, definieron que el rotundo triunfo en su municipio dejara un sabor amargo a derrota.

Las PASO2021 de JxC en Yerba Buena

La falta de un acuerdo entre el radicalismo camperista y el PRO en Yerba Buena, sin dudas contribuyó a que Mariano Campero quedase fuera de carrera hacia el Senado de la Nación.

El PRO tuvo representantes en las tres listas que se enfrentaron en la interna de JxC.
A saber: Los concejales Álvaro Apud y Guillermo Casanova, no solo dieron su apoyo al presidente de su partido, Ramiro Beti, como candidato a Diputado Nacional, sino que militaron la candidatura de Beti y de Alfaro como causa propia y dando la espalda a Campero.

El ex legislador y expresidente del PRO, Alberto Colombres Garmendia, acompañó en su campaña como candidato a diputado, a la dupla integrada por los devaluadísimos Silvia Elías de Pérez y José Cano.

El exconcejal Javier Jantus, fue el único dirigente del PRO que acompañó a Mariano Campero; sin embargo su peso político no fue gravitante en lo absoluto.

Los concejales José Macome y Marcelo Rojas, que venían trabajando en tandem desde la gestión en la que fueron electos por primera vez en 2015 y luego reelectos en 2019, tomaron caminos diferentes.

Rojas jugó casi al «quedo» y en el camperismo le acreditan, al menos como aporte, el hecho de no haber jugado en contra. Rojas dejó su asociación con Macome para encolumnarse en CREO, «el partido de la Sociedad Rural«.

La actitud del concejal José Macome, sin embargo, sorprendió a propios y extraños, ya que se consideraba que estaba en condiciones de cargar sobre sus hombros al menos parte de la pelea por la candidatura de Campero. Macome optó en cambio, por encabezar la representación de Germán Alfaro de manera explícita y activa desde la sede sita en la Av. Aconquija al 1800. Cabe acotar que su hermano Luis Macome asumió -tras su paso por el peronismo «jaldista»- como funcionario de Germán Alfaro, en un área que pretende ser una suerte de GUM en la Municipalidad de San Miguel de Tucumán.

José Macome ya hace tiempo que hizo explícita su aspiración a suceder a Campero en 2023, no obstante tomó la decisión de «peronizarse» con Alfaro y confrontar así con el intendente Mariano Campero, restando posibilidades de que éste pudiese triunfar an las PASO2021 y quedar así con un pie en el Senado de la Nación.

El único que además «cumplió» reemplazando a Campero en la intendencia tras su pedido de licencia, fue el concejal radical, «Rodi» Aranda, que logró cierto protagonismo y a su vez quedar como uno de los pocos «leales» al intendente.

El que quedó señalado directamente como «traidor» para el «camperismo«, fue Lisandro Argiró quien fue electo dos veces concejal por la lista oficial del intendente y también ocupó el cargo de Secretario de Gobierno. En el seno del entorno de «Marianito«, no encuentran explicación al accionar de Argiró.

Lisandro Argiró y José Macome miraban con cariño la posibilidad de suceder a Campero en 2023, no obstante optaron por confrontarlo y debilitarlo, en vez de ser parte de la consolidación lo que hubiese sido un logro histórico para Campero y sus aliados.

La opción tomada por Argiró, quien ocupó un lugar sin posibilidad alguna en la lista de Silvia Elías y José Cano, no tiene explicación. Allegados a Campero se animaron a acusar a Argiró de anteponer ciertas prebendas que emanarían de la Legislatura Provincial y para beneficio personal.

Las PASO en números

Como puede observarse en los gráficos que muestran los resultados obtenidos por la dupla Mariano Campero – Roberto Sánchez en Yerba Buena, tanto para las precandidaturas a Senadores Nacionales como a Diputados Nacionales, muestran una derrota aplastante sobre quienes optaron por no acompañar a Campero.

Está claro que, la elección tomada por parte de los concejales. José Macome, Lisandro Argiró, Guillermo Casanova y Álvaro Apud; de acompañar a Germán Alfaro, dejó afuera la posibilidad de generar un triunfo histórico para un grupo que viene trabajando hace más de seis años, perdiendo así la casi segura obtención de una senaduría y la construcción de una opción representativa para dar batalla en 2023.

La abrumadora porcentualidad de votos obtenida por la lista Juntos por Tucumán (Campero/Sánchez) en Yerba Buena por sobre sus oponentes en JxC, es tan abismal, que literlalmente «saca fuera de la cancha«, a los concejales José Macome y Lisandro Argiró  en su fallido intento de posicionarse para suceder a Mariano Campero.

En la actualidad y con la excepción del concejal Rodolfo Aranda, para Campero, ningún concejal quedó posicionado en la lista de los «confiables«. Mucho menos alguno de ellos podrá contar con algún tipo de «bendición» a la hora de pensar en la sucesión del mandato hacia 2023.

Por otro lado, la relación entre Mariano Campero y Germán Alfaro, atraviesa su peor momento. Así quedó plasmado ante la visita del Jefe de Gobierno de la CABA, Horacio Rodríguez Larreta, en la que el intendente de Yerba Buena solo participó de un almuerzo con el funcionario porteño pero se abstuvo de realizar toda actividad proselitista junto al intendente de San Miguel de Tucumán.

.

 

 

Deja tus Comentarios de la nota

Comentarios