Las contradicciones de Alfaro, el golpe anticipado de Campero, el PRO con Síndrome de Estocolmo y CREO que se la cree

Ya hace varios años -tantos que parecen reencarnaciones- un avezado gaucho me llevó de caza nocturna. Cuando llegamos a la zona de «vizcacheras«, el hombre apagó las luces y me indicó que no hiciéramos ruido. Unos cientos de metros después, arribamos con escopetas en mano, a una arboleda llena de pozos. En ese momento el tipo me dijo «preparate» y encendió dos reflectores. Las vizcachas empezaron a correr hacia nosotros que estábamos parados sobre sus cuevas. Ahí comenzaron los disparos.Tras las declaraciones del intendente Mariano Campero, en las que sentenció que la candidatura a gobernador de Roberto Sánchez, de cara al 2023 no era negociable; los referentes de todo el arco opositor provincial hicieron exáctamente lo mismo que las vizcachas del relato. Desde donde estuvieran «pastando«, corrieron emitiendo chillidos hacia sus respectivas cuevas. A diferencia del baqueano, Campero los cegó con la luz de los reflectores pero sin disparar. Por ahora…

Todos hablaron, ningún «vizcachón» se quedó sin chillar. Abandonando la máxima que manda que «la actividad política comienza en Marzo«; en pleno Enero de 2022, Campero lanzó su premisa al ruedo y armó tremendo alboroto. “En nuestro espacio tenemos las puertas abiertas para todos, pero no se negocia Sánchez gobernador«.

El primer golpe que pega Campero -a destiempo para muchos y un «pega doble» para él- fue situarse en la provincia, mientras las respuestas llegaron desde «nosedonde«. Ninguno de los entrevistados por el diario amigo, La Gaceta; cuenta a qué dedica su tiempo en estas vacaciones. Se conoció que hay quienes se quedaron con un langostino atravezado en la garganta.

El primero en asomar fue -como corresponde- el representante de la «pata peronista» de JxC, el intendente capitalino Germán Alfaro. Lo hizo a través de sus voceros; Rodolfo Ocaranza (Secretario de Gobierno), Walter Berarducci (Legislador afín a Alfaro), “Fredy” Toscano (Secretario de Obras Públicas de la Municipalidad capitalina) y Agustín Romano Norri, concejal de la capital.

Los argumentos fueron variados y coloridos; todos cargados de agresividad en contra de los dichos de Campero.

Ocaranza: “En este momento de angustia e incertidumbre social, con una inflación que no cede, un dólar que no tiene límites, empresas de servicios públicos que piden altísimos aumentos de tarifas y una pobreza superior al 50% y en aumento, habla no sólo de no estar en sintonía con la demanda de la gente”.

Berarducci: «Las declaraciones del intendente y ex precandidato derrotado son imprudentes, extemporáneas y esencialmente funcionales al oficialismo. Su aparición mediática luego de un ostracismo de cuatro meses no le sirvió para mitigar su frustración egocéntrica y personal en la derrota del 12 de septiembre”.

Toscano: “Lanzar una candidatura con tanta anticipación es mandar a ese candidato a la parrilla, todos los que estamos en política lo sabemos, Campero no puede desconocerlo…«.

Romano Norri: “JxC es un espacio plural y republicano. Aquí las proclamaciones a dedo no cuentan. No existen las decisiones napoleónicas”.

Esta es una síntesis de los cuestionamientos que se emitieron desde el alfarismo. La pregunta obligada fue título de una película cómica y taquillera en 1980: ¿Y dónde está el piloto?. Cuentan que para comunicarse con Alfaro, tuvieron que anteponer el «00» a su número de celular.

Desde el PRO se vertieron opiniones en sentido similar al alfarismo. Su presidente (por consenso, siempre por consenso…) Ramiro Beti, emitió un comunicado de prensa que también lleva las firmas de Mariano Malmierca y Carla Porta, -vicepresidentes- (¿?), de los concejales Álvaro Apud, Guillermo Casanova y Miguel Diosquez, «entre otros«:

Los dirigentes tenemos la enorme responsabilidad de trabajar urgente en todos los problemas que tienen los argentinos y los tucumanos en particular. No es momento de hablar de candidaturas sino de buscar soluciones”, reza en una parte del comunicado.

Se comprende que donde dice «entre otros«, estarían incluídos ahí todos los afiliados y dirigentes del PRO, que fueron literalmente «deglutidos» por Alfaro, y que engrosan las distintas reparticiones del municipio capitalino, con cargos de mayor o menor jerarquía.

Desde CREO también tomaron posición al respecto. Sebastián Murga, presidente de ese partido declaró al diario La Gaceta: “hay una gran hipocresía cuando se dice que no se habla de candidaturas”. “Sí se habla de candidaturas, sí se está hablando de candidaturas, sí hay hombres que están pensando en el 2023. Pero repetimos que nosotros tenemos un ideal como equipo, con proyecto de trabajo. CREO se ha constituido para eso”.

La postura de Murga va en el mismo sentido que la de Campero y pone en evidencia al alfarismo, que en un brote amnésico, parece olvidar lo que hace pocos meses, su líder Germán Alfaro, gritaba a viva voz.

Para cazar vizcachas hay que tener una estrategia, ser sigiloso, paciente, estar en el lugar correcto en el momento correcto, saber cuando prender los reflectores y estar dispuesto a disparar. El tiempo dirá si los dichos de Campero fueron beneficiosos o perjudiciales para la alianza JxC.

Y hablando de estos lindos animalitos, se hace imposible no acudir al Martín Fierro en búsqueda de algún consejo que sirva para la ocasión.

«Vos sos pollo y te convienen
Toditas estas razones,
Mis consejos y leciones
No echés nunca en el olvido—
En las riñas he aprendido
A no peliar sin puyones»

«Las armas son necesarias
Pero naides sabe cuándo;
Ansina si andás pasiendo,
Y de noche sobre todo,
Debés llevarlo de modo
Que al salir salga cortando.»

«El zorro que ya es corrido
Dende lejos la olfatea—
No se apure quien desea
Hacer lo que le aproveche—
La vaca que más rumea
Es la que da mejor leche.»

 

Deja tus Comentarios de la nota

Comentarios