¿Hasta cuándo el Ejecutivo Provincial y el Poder Judicial permitirán que una Cacica genere un Estado Paralelo en los valles tucumanos?

Dice ser Cacica de la localidad de El Mollar, específicamente, de la Comunidad Indígena Diaguita El Mollar, Tafí del Valle, RES INAI Nº 024. Su nombre es Margarita Mamaní y desde hace un mes mantiene literalmente en «Estado de Sitio» a los Valles Calchaquíes tucumanos, cortando el acceso en la ruta provincial 307.Una de las curiosidades de esta insólita situación por la que, esta mujer y un grupo de seguidores han generado un verdadero «Estado de Hecho«, llevándose por delante a las directivas del Presidente de la Nación, del gobernador Juan Manzur y obviamente a las Constituciones Provincial y Nacional, cuenta con la apoyatura (también de hecho) de personal de la Policía de la Provincia de Tucumán.

Los agentes policiales instalados en la zona de conflicto a pocos kilómetros de la «entrada al valle«, asisten sin parecer tener una directiva adecuada, a la comisión de un delito penado por la ley, sin hacer absolutamente nada para normalizar tal situación.

Suponiendo que hacemos el esfuerzo de tratar de comprender el accionar ilícito de esta suerte de seguidora de «Milagros Sala» versión tucumana; lo primero que surge plantearse, es su legitimidad como autoridad representante de su comunidad¡. Luego e ineludiblemente, nos toca interesarnos sobre si esta mujer posee al menos un criterio unificado con caciques de otras comunidades, a las cuales se accede por la misma ruta.

Hablamos de la localidad de Amaicha del Valle, Colalao del Valle y Quilmes, entre otras. Esto, si nos referimos a comunidades de pueblos originarios puntualmente. Ni hablar de los que institucionalmente tienen supuestamente el poder para normalizar esta situación, como el Intendente de Tafí del Valle, Francisco Caliva, el Delegado Comunal de El Mollar, el Delegado Comunal de Amaicha, etc.

La señora Mamaní, quien se autoproclama «Cacica» de El Mollar, tiene sus adherentes o seguidores, no obstante, su situación al frente de la comunidad que dice representar tiene algunos vicios formales tal como podemos observar en la siguiente documentación.

Cuando el CORONAVIRUS ya era una realidad en China, se sustanciaba simultánemente este documento, que da por tierra toda ambición de Mamaní de contar -esta vez- con sus propios papeles en regla. Sin embargo y desde hace un mes, es la persona que dice qué y quiénes pueden acceder no solo a Tafí del Valle, sino a El Mollar, El Rodeo Grande, Ampimpa, Los Zazos, Amaicha del Valle, la provincia de Catamarca a través de Santa María, Colalao del Valle y la provincia de Salta, entre tantos parajes y localidades. Todo esto en manos de una persona que no tiene en absoluto representación por parte de un Estado ausente que la deja «gobernar» y ostentar la suma del poder público. Totalmente inaceptable.

El abastecimiento de «merca derías» a los valles tucumanos, controlados por una persona mientras los agentes del Estado, miran hacia otro lado. ¿Qué le sucede a los representantes del Poder Judicial y del Poder Ejecutivo?. ¿Piensan permitir semejante atropello intitucional?.

Mamaní cruza las fronteras. Desde su «vuelo» en Bs As, pasando por El Mollar, viaja a la provincia vecina de Salta y se encadena, tal como lo muestra este medio.

«Margarita Mamaní, dirigente originaria, se encadenó hace unos minutos en la plaza principal de la capital salteña para exigir la liberación del hermano Guaraní Cesar Arias, preso político del gobierno provincial«, reza un párrafo de este artículo.

«La comunidad guaraní de Embarcación se encuentra protestando al costado de la Ruta Nacional 34 en la ciudad norteña de Embarcación, Salta, pidiendo la libertad del dirigente Guaraní Cesar Arias al que mantienen preso de manera arbitraria y con causa armada desde hace ya 12 días«, continúa.

Es claro que la ambición de esta mujer no pasa por el «coronavirus«.

El Diario en Tucumán se hace eco de esta situación. Son innumerables aquellos que ya cumplieron la cuarentena y que poseen autorización para circular y precisan volver a sus hogares o acceder a sus puestos de trabajo e inclusive revisar o hacer tareas de mantenimiento en sus propiedades.

La respuesta a El Diario en Tucumán, vino directamente de una comunicación telefónica con el Cacique de Amaicha del Valle Dr. Eduardo «Lalo» Nieva, quien lleva adelante su tercer período consecutivo como autoridad de dicha comunidad. Nieva es sin dudas el referente más importante en la defensa de los derechos de los pueblos originarios en la provincia con irradiación hacia otras comunidades del país y del exterior.

El cacique de Amaicha, Eduardo Nieva, se refirió al respecto del corte de ruta por parte de la cacica Mamaní. «Es una lástima que se esté dando esta situación ya que en la actualidad hay numerosos productores de las diferentes localidades del Valle, que están a la espera de poder cosechar los nogales, «trabajar en el pimentón», en tareas de labranza y producción de las distintas bodegas, etc.», comenta Nieva.

«En realidad, comprendo el temor que puede tener la gente que vive en los valles, sobre la posibilidad de que algún infectado pueda contagiar a gente de la zona, lo que nos traería grandes problemas. No obstante entiendo que nuestra labor como dirigentes de organizaciones que defienden y representan a los pueblos originarios, no puede ni debe superponerse con el normal funcionamiento de las instituciones«.

«Quien decida el ingreso a nuestras localidades y a las provincias de Catamarca y Salta, vecinas nuestras, debe ser el Estado, no los caciques de las diferentes comunidades». «Sí podemos colaborar y peticionar con las autoridades judiciales y policiales para que se exija que quien ingresa a los valles tenga la documentación debida». «No obstante, nos cabe obedecer lo que emane de las decisiones tomadas por parte del presidente de la Nación y del gobernador de la Provincia. No somos nosotros quienes tenemos la potestad de decidir quien cumple o no con la legislación y medidas en vigencia, sino el Estado, en este caso en particular, la justicia y la Policía de la Provincia«, concluye Nieva.

Antes de cortar la comunicación aclara que «estamos trabajando desde la comunidad del pueblo originario de Amaicha, para atender los requerimientos y las demandas sociales y sanitarias».

Por su parte, el Intendente de Tafí del Valle, Francisco Caliva, en comunicación con El Diario en Tucumán, nos comenta que «estoy en comunicación tanto con la Policía de la Provincia que se encuentra en el corte, como con la fiscalía de Monteros». «En Tafí del Valle, aquellos que trabajan en producción de alimentos, como en todas las actividades que están permitidas por las directivas presidenciales y de la gobernación de la provincia, lo hacen en total normalidad

Consultado sobre el corte de ruta realizado por la cacica Mamaní, expresó que «Tengo contacto estrecho con las autoridades policiales y son ellos los que definen quienes están autorizados y quienes no». «Sí se dieron situaciones complicadas a raíz de que muchas veces la persona autorizada mediante el documento que lo habilita, suma en su vehículo una y hasta cuatro personas extras sin permiso; en ese caso no se les permite el ingreso. Tenga en cuenta usted de que continuamos en cuarentena«.

También le dedica un párrafo para quienes son propietarios de viviendas en Tafí del Valle. «Yo no puedo hacer otra cosa que agradecer a los vecinos y turistas que son propietarios y que pagan puntualmente sus imposiciones municipales. Debo pedirles comprensión ya que estamos atados de pies y manos respecto a aquellas actividades que no están permitidas, por ahora«, concluye el intendente de Tafí del Valle.

Listado de comunidades de Pueblos Originarios que se encuentran reconocidas desde el año 2012

En definitiva y hasta que no medie solución de fondo, el Estado provincial deberá decidir si permite que una buena parte de nuestra provincia, quede librada al yugo y criterio de Margarita Mamaní, cacica de los valles tucumanos.

 

Deja tus Comentarios de la nota

Comentarios