EVOLUCIÓN DEL COVID-19 EN ARGENTINA Y PERSPECTIVAS A FUTURO 3ª ENTREGA (Ing. J. Carlos Mirande)

Tal como en las anteriores dos entregas surgidas de la entrevista al Ing. Juan Carlos Mirande por parte de El Diario en Tucumán; proponemos -en esta tercera publicación-un análisis detallado en términos estadísticos, con sus respectivas conclusiones e interpretaciones.

INTRODUCCIÓN

Desde el día 17/05/20, fecha de publicación de mi anterior entrega, muchas novedades se produjeron en el mundo y en la Argentina en cuanto a la evolución de esta enfermedad, la mayoría ni buenas ni esperanzadoras.

Lo que se pretende en el presente escrito es realizar una semblanza de las mismas y de sus consecuencias, y replantear las perspectivas a futuro en la Argentina.

PANORAMA INTERNACIONAL

A nivel internacional se registró en general un gran crecimiento de la enfermedad en América y un importante descenso de nuevos casos diarios en Asia y en Europa, salvo algunas excepciones como las de India y Rusia, países en los cuales el incremento de la casuística venía retrasado. En el continente africano se destaca Sudáfrica, con casi 100.000 infectados y un elevado ritmo de crecimiento. Con este panorama, el mundo se dirige raudamente a alcanzar y sobrepasar los 10 millones de infectados y los 500.000 muertos.

En América del Norte, EEUU pasó rápidamente a liderar los casos, tanto de infectados como de fallecidos, con cifras tan impresionantes como 2,27 millones de infectados y casi 120.000 muertos. México, con valores mucho menores, está sufriendo incrementos rápidos en el crecimiento de la gravedad, alcanzando los 175.000 infectados y cerca de 22.000 fallecidos, mientras que Canadá tiene más de 100.000 infectados pero sólo 8.500 fallecidos.

En América Central y el Norte de América del Sur, Panamá presenta un muy elevado nivel de infectados en relación a su población, que es de sólo 4,5 millones de habitantes. Algo similar ocurre en Ecuador que tiene el doble de infectados que Panamá, pero con una población tres veces mayor a este país. Colombia, con casi 50 millones de habitantes, tiene 66.000 infectados, pero sólo 490 fallecidos. Finalmente Venezuela informa menos de 4.000 infectados y apenas 33 fallecidos, pero sus datos no parecen confiables.

En América del Sur se produjeron explosivos incrementos de casos en Brasil, Chile y Perú, sin que hasta ahora se observen signos de declinación de las altísimas tasas actuales de incremento de contagios y lamentablemente, de fallecimientos.

La situación de estos países difiere significativamente de la de Argentina: mientras en Brasil las cifras son de más de 1 millón de infectados y más de 50.000 muertos; en Perú de 250.000 y casi 8.000, y en Chile de 240.000 y 4.500 respectivamente, Argentina recién ha llegado a los 40.000 infectados y a los 1.000 fallecidos.

Como ya mencioné, es importante tener en cuenta la población de cada país, ya que la incidencia relativa varía en función de esta, así como la criticidad de la situación desde el punto de vista sanitario: mientras Brasil, con 210 millones de habitantes, tiene algo más de 5.000 infectados por cada millón de habitantes, Perú tiene 7.700 y Chile, por lejos el país de América con mayor incidencia de la enfermedad, con sólo 19 millones de habitantes presenta un impresionante cociente de 12.755 infectados por cada millón, lo que equivale a decir que casi 13 de cada 1.000 chilenos padecieron, están padeciendo  o fallecieron a causa de la enfermedad Covid-19.

De los restantes países, Bolivia presenta la mitad de infectados que Argentina, pero su población es la cuarta parte de la nuestra. Los casos de excepción son Paraguay y Uruguay, con incidencia bajísima de Covid-19. Los estudiosos atribuyen esta situación al estricto cierre de fronteras con Brasil desde un primer momento, país que era y sigue siendo su gran amenaza.

SITUACIÓN REGIONAL Y NACIONAL

Para quien guste de analizar los datos tal cual son, los números concretos de Argentina resultan sencillamente envidiables: la cantidad total de infectados es 7 veces menor a la de Chile o Perú, a pesar de tener una población de 2,5 veces la chilena y de 1,5 veces la peruana, y en cuanto a fallecidos ocurre lo mismo con relación a Perú.

En relación a Brasil, las diferencias son también muy importantes: al respecto basta sólo decir que si aplicásemos a Argentina los índices de Brasil, hoy tendríamos 230.000 infectados y 10.000 muertos… ¡Y si lo hiciésemos con los de Chile, tendríamos más del doble!

Cabe señalar sin embargo que en nuestro país, el ritmo de incremento de casos ha sido cada vez mayor en el último mes. Si bien esta frase parece redundante, en realidad no lo es: lo que pretende es resaltar que los casos son cada vez más numerosos no sólo porque siguen incrementándose, sino porque lo hacen a una tasa cada vez mayor (para una explicación más detallada sobre este fenómeno, sugiero consultar la primera entrega titulada “ANÁLISIS DE EVOLUCIÓN DEL CORONAVIRUS EN ARGENTINA Y PERSPECTIVAS A FUTURO” (Click en el link para acceder), tal como se muestra en el siguiente gráfico, en el que se presenta los promedios de y cada 10 días de casos confirmados a nivel país, desde la aparición del primer caso el 03/03/2020, hasta el 20/06/2020 inclusive, 110 días después:

Como se puede observar, la cantidad de casos no sólo viene creciendo, sino que lo hace cada vez más intensamente.

Ya “metiéndonos dentro” de nuestro país, y tal como se viene exponiendo en prácticamente todos los medios de comunicación, el incremento de casos de infectados y fallecidos está concentrado en un 90 % en la región actualmente llamada “AMBA”, cuyo significado es Area Metropolitana de Buenos Aires. Esta area urbana, anteriormente llamada “Gran Buenos Aires”, incluye a la Capital Federal del país (“CABA”, o Ciudad Autónoma de Buenos Aires) y a sus ciudades vecinas, pertenecientes a la Provincia de Buenos Aires. Haciendo una equivalencia local, en nuestra provincia se podría llamar “AMSMT” e incluiría a San Miguel de Tucumán más Yerba Buena, Tafí Viejo, Las Talitas, Banda del Río Salí, Alderetes, El Manantial y probablemente, algunas otras jurisdicciones, como San Pablo.

A continuación muestro un cuadro elaborado a partir de diferentes fuentes, con el detalle de casos de infectados y fallecidos – en valores absolutos y relativos – para los distritos con mayor cantidad de casos, al que agregué el de Tucumán, por razones obvias:

Del mismo surge lo siguiente:

– De los 41.000 infectados de Covid-19 en la Argentina, 37.000 corresponden a Buenos Aires Capital y a Provincia. Esto representa, como ya dije, alrededor del 90 %.
– En cuanto a personas fallecidas, 874 – sobre un total de 992 – corresponden al mismo ámbito. En porcentaje es un 88 %, muy cercano al de los infectados.
– La incidencia en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (CABA) es cuatro veces superior a la de la Provincia de Buenos Aires, debido a su mucha menor población. Inclusive Chaco muestra una condición peor desde el punto de vista sanitario que Provincia de Buenos Aires, porque tiene más infectados cada millón de habitantes. Esto la coloca en una situación más difícil que esta última provincia, porque seguramente sus recursos hospitalarios son de menor envergadura.
– La situación de Tucumán es comparativamente favorable, pues está décima en el ranking de infectados totales y en relación a su población. El hecho de estar en el primer puesto en la relación entre fallecidos e infectados puede deberse a las escasas cantidades totales y/o a una baja detección de enfermos, sintomáticos o no.

PERSPECTIVAS A FUTURO

El gran incremento de casos producido en el presente mes de Junio, ya mostrado en párrafos anteriores, obliga a aumentar el tope esperable de casos para cuando los valores diarios de nuevos contagiados se acerquen a sus valores mínimos, es decir, hacia el final de la pandemia en nuestro país.

En el siguiente gráfico se muestran en columnas de color verde los casos reales para cada período de 4 días; la curva actualizada de evolución real, también en verde, y la curva proyectada a futuro de infectados con Covid-19 en todo el país, en rojo . La proyección de valores a futuro surge de aplicar la ecuación logística definida en la primera entrega, como continuidad de los valores reales cada cuatro días, hasta el día 20/06/20. La misma presenta un grado de ajuste de 0,9994, para una escala de entre 0 y 1.

Del mismo surge que, en función de lo anteriormente dicho y de la tendencia que muestran las columnas en verde, es de esperar que los valores diarios de casos sigan creciendo un tiempo más. Como ocurre en otros procesos, cuanto más se sube, desde más arriba hay que bajar. Este también es el caso de la dinámica de poblaciones, con lo cual, la cantidad total de infectados seguirá creciendo luego de superarse el pico máximo de contagios. El valor total final, siguiendo la curva de mejor ajuste para el modelo matemático utilizado, es de 118.000 infectados, valor al que se estaría llegando – en el mejor de los casos – hacia fines del mes de Octubre.

Por último, el siguiente gráfico presenta la misma información, pero no en forma acumulada, sino cada período de cuatro días.

Del análisis del mismo se puede llegar a la conclusión de que, si las condiciones de circulación del virus se mantienen como hasta hoy, la cantidad de infectados por cada período de cuatro días puede llegar a un valor cercano a los 10.000, lo que daría un promedio de 2.500 infectados/día en el pico máximo, que ocurriría hacia comienzos del mes de Julio.

Asumiendo un porcentaje de mortandad del orden del 3 % (el actual a nivel país), estas estimaciones inducen a suponer que, como mínimo, la Argentina podría llegar a lamentar el fallecimiento de  entre 3.500 y 4.000 personas a causa de esta enfermedad.

Obviamente, me causaría una gran alegría estar equivocado, pero esta cifra no parece exagerada en comparación con lo que está ocurriendo en otros países hermanos.

Deja tus Comentarios de la nota

Comentarios