Denuncian al letrado tucumano, Gustavo Morales por haber dejado a la deriva a sus clientes

Los patrocinados por Morales se sienten a la deriva y virtualmente “entregados” por el letrado a la comuna a la que demandaban y de la que fueron despedidos sin causa alguna.

Las denuncias sobre el caso de tres empleados de la comuna de Delfín Gallo que acudieron al abogado Gustavo Morales  y que hoy lo denunciaron ante el Colegio de Abogados de Tucumán, invade los pasillos de los tribunales tucumanos y se cuela en las redes sociales.

Eduardo Daniel Díaz, Romina del Valle Cabrera y Carlos Francisco López, dejaron plasmada su denuncia en contra del abogado Miguel Gustavo Morales, a quien acusan de haber abandonado sus casos sin tramitar siquiera los juicios laborales pertinentes en contra de la comuna de Delfín Gallo, de la que fueron despedidos entre Enero y Febrero de 2020.

Los tres empleados que declaran haber pertenecido a la planta permanente de empleados de dicha comuna con una antigüedad de entre siete y doce años, acudieron a Morales en búsqueda de asesoramiento jurídico y aclaran que entregaron toda la documentación probatoria al abogado en cuestión. Recientemente se dieron con la triste sorpresa de que Morales no había presentado las respectivas medidas de Amparo ante la justicia, ni había realizado trámite alguno en defensa de sus “patrocinados“.

El Dr. Morales me recomendó iniciar acciones legales con un Recurso de Amparo y se ofreció a representarme y diligenciar el mismo. Para ello le entregue documentación que me solicito entre ellas, recibos de sueldo, fotocopia de dni, historia clínica de mi hija, enferma de anemia crónica. Nunca presento el amparo, lo que hizo fue denunciar al delegado comunal, quizás buscando su provecho personal“, declara Eduardo Díaz en su denuncia.

Lo denuncio por falta de ética profesional, porque nunca presentó el amparo y en mi desesperación todas la veces que intente tomar contacto su ausencia y falta de atención a su compromiso me ocasionó daños económicos que hasta el dia de hoy como madre soltera debo afrontar. También daños psicológicos provocados por las reiteradas mentiras y desapego de su parte a responder como profesional responsable“, declara Romina del Valle Cabrera en su denuncia ante el Colegio de Abogados.

En el mismo sentido apunta Carlos Francisco López en su denuncia. Sus relatos se basan en acusar por el mismo comportamiento al letrado para con sus supuestos patrocinados, que se sienten estafados en su buena fe.

Gustavo Morales es un abogado que suele buscar los medios de comunicación y tiene un cierto afán por adquirir protagonismo en causas en las que ni siquiera es parte.

En Febrero de este año, Gustavo Morales realizó un pedido de juicio político en contra del ministro fiscal Edmundo Jiménez por las causales de incumplir en forma reiterada a los deberes de su cargo.

El letrado, argumentó su pedido acusando a Jiménez por haber designado como auxiliar fiscal a la Dra. María Belén Pan, quien -según Morales, “no cuenta con el título de abogada y a la cual Jiménez designó como auxiliar fiscal en Monteros“. “Para este cargo se exige ser abogado, tener dos años en el ejercicio de la profesión o de trabajo en Tribunales. Razón por la cual además está en trámite una causa en la Justicia Federal”; indicó Morales.

Me están calumniando, afectando y difamando en mí profesión. Quiero aclarar que soy abogada desde 2002. Me recibí en Córdoba y fui fiscal por 7 años”, afirmó tajante, la Dra. María Belén Pan.

Más allá de las acciones legales que iniciaré en Tucumán al abogado Morales, todo esto me está afectando y le voy a solicitar que aclare esta situación”, agregó Pan.

Por último la angustia y la defraudación de las personas que son víctimas de abogados que abandonan a sus clientes esta siendo analizado por legisladores para condenar esta prácticas desleales con la justicia.

El Colegio de Abogados de la Provincia de Tucumán deberá poner en funciones a su tribunal de disciplina.

Deja tus Comentarios de la nota

Comentarios