Construcciones en altura en Yerba Buena. Vos… ¿De qué lado estás?

Cuando los medios de comunicación se abocan con agenda propia a desarrollar temas -que a pesar de estar en total vigencia- no lo están para el común de la gente (en este caso, los vecinos de Yerba Buena) puede darse la «magia» de que finalmente los actores de poder político, tomen para sí la cuestión y expongan una problemática y se pongan a trabajar al respecto.

Es justamente eso lo que sucedió con las construcciones en altura y los desarrollos inmobiliarios en la localidad de Yerba Buena.

Desde principios de 2018 y habiéndose conformado entonces la mesa directiva de la Comisión de Obras y Servicios Públicos, sin que ningún concejal opositor la integre y con la presidencia en manos de un concejal empresario inmobiliario (José Macome), era de esperar que se diese lo obvio; un festival de aprobaciones a proyectos inmobiliarios en medio de zonas residenciales y la habilitación para construir edificios en altura.

Antes de asumir Macome, Pedro Albornoz Piossek (PRO Yerba Buena), presidía la Comisión de Obras y Servicios Públicos, señalado por empresarios y por concejales adeptos al intendente Mariano Campero, de «cajonear expedientes«.
El entonces concejal, sobre quien pesaba la acusación de «cajoneo«, expresaba lo siguiente:

Viernes 08 de 2017 (LG)

«Estos concejales insisten en la renovación de autoridades para que se deje de investigar y denunciar la gestión de Campero». “Atrás de los concejales ‘ultracamperistas’ -en referencia a Rojas y Macome- hay intereses inmobiliarios millonarios. Esos intereses son los que están presionando para manejar al cuerpo”, declaraba  Albornoz Piossek al dejar la presidencia de la Comisión de Obras y Servicios Públicos en Diciembre de 2017.

O Albornoz Piossek tenía una «bola de cristal«, o más bien sabía perfectamente qué es lo que se venía en términos de urbanización, excepciones al Código de Planeamiento Urbano (COU), desmontes en el pedemonte, etc.

La «patria desurbanizadora» de Campero y «su» Comisión de Obras y Servicios Públicos dió aprobación a cuanto expediente se cruzó por sus narices.
En el espacio de dos años y medio, cualquier yerbabuenense que tenga un mínimo de capacidad de observación vio como «florecieron» por todas sus calles y avenidas, emprendimientos comerciales, oficinas, departamentos, etc, en donde antes había casas, césped, árboles y ligustros.

Los requerimientos en infraestructura, determinaron que se produjese el talado de árboles añosos que fueron reemplazados por postes de hormigón con cables de tensión media para alimentar a estas «urbanizaciones especiales«; cubriendo el cielo de una telaraña de alambre y hormigón.

Hoy con solo acudir a la base del pedemonte por calle Chubut, se puede dar una idea de «lo que se viene«, mientras vecinos de la zona denuncian la tala indiscriminada y la intendencia y el HCD miran para el costado, tal como lo advertimos en nuestra nota titulada, «EN YERBA BUENA LA TALA Y EL DESMONTE NO CUMPLEN CUARENTENA – VECINOS INDIGNADOS DENUNCIAN COMPLICIDAD DEL MUNICIPIO«. Esto en las propias narices (vive en el barrio de donde proviene la denuncia) de uno de los concejales de ésta y la anterior gestión de Campero.

Como decíamos al inicio de la nota, algunos de los concejales opositores, empezaron a promover una junta de firmas pidiendo a los vecinos que se involucren, de manera de parar este verdadero «tsunami» de hormigón, que se está dando junto a las autorizaciones y excepciones al COU, promovidas por la Intendencia y la Comisión de Obras y Servicios Públicos del HCD.

Los concejales Albaca y Sangenis (PJ) y Cisneros (FR) tomaron la iniciativa de tratar de concientizar a los vecinos sobre lo que se viene en Yerba Buena si no se para en seco el accionar de esta Comisión.

 

Ahora, los concejales afines a Mariano Campero tiene una importante pregunta que realizarse a sí mismos: «Vos. ¿De qué lado estás…?«.

¿Serán capaces de pensar en la ciudad que dejarán a los hijos de los vecinos o prevalecerá la defensa de la ambición desmedida de empresarios y desarrollistas inmobiliarios?.
¿Permitirán que se siga desmontando y que edificios de más de dos plantas y hasta torres se erijan en lo que fue la ciudad jardín?.

Esta y otras reflexiones deberán hacer, autocrítica mediante, los concejales, Aranda, Apud, Casanova, Rojas, Argiró y hasta el mismo Macome, quien preside la versión reducida y devaluada (por la renuncia de Aguirre y de Albaca) de la Comisión de Obras y Servicios Públicos del HCD de Yerba Buena.

El Diario en Tucumán se alegra nuevamente de poder contribuir a visibilizar los temas que muchos prefieren mantener en la sombra o enterrados bajo un par de toneladas de hormigón.

La consigna es: ¡NO A LOS EDIFICIOS DE ALTURA EN YERBA BUENA!

Si quieres firmar la petición, puedes hacer Click en el siguiente enlace:

 

http://chng.it/HzwWhs4DYm

En la página donde se recolectan firmas y adhesiones, puede leerse el siguiente texto con una clara exposición argumental.

«Queremos lograr el apoyo necesario para que las autoridades municipales entiendan que los ciudadanos de Yerba Buena no nos resignamos Y NO ACEPTAMOS la degradación urbanística que se está cometiendo con la proliferación de edificios en altura.
Esto afecta a todos los ciudadanos que vivimos actualmente en el municipio ya que que traen como efectos negativos  los siguientes:

1) Al no hacer las inversiones necesarias, provocan la insuficiencia de la infraestructura en servicios básicos (agua, gas y energía). Los edificios producen la densificación de la población, albergando muchas familias en donde construirse una casa, solo albergaría a una o dos, dejando a sus vecinos sin agua y con baja tensión eléctrica (pasamos veranos sin agua y a veces ni siquiera podemos prender el aire acondicionado).

2) Densifican la población de manera tal que producen el colapso del tránsito en zonas de calles angostas. Hoy están planeando construir dos edificios sobre calle San Martín al 600, uno con 25 unidades y otro con 78 unidades, lo que sin lugar a dudas hará colapsar la única vía de conexión entre avenida Aconquija y Camino de Sirga, desde Solano Vera hasta Zavalia. 

3) Roban la privacidad de las casas cercanas. Vecinos que antes descansaban en sus jardines y se usaban sus piletas, tranquilos y en privacidad, ahora tendrán espectadores de lujo desde los balcones de las edificaciones que se planean en medio de zonas residenciales (calle San Martín por ejemplo)

4) Generan gran contaminación visual, impidiendo que todos podamos disfrutar de la vista única a los cerros tucumanos que nos brinda Yerba Buena.

5) Producen, en definitiva, la pérdida de identidad de «ciudad jardín». Por la cual miles de tucumanos decidieron invertir y vivir en yerba buena.

Por lo tanto exigimos la INMEDIATA PROHIBICIÓN  de nuevas edificaciones en altura que superen los 2 pisos, en todo Yerba Buena, hasta que se lleve adelante la modificación integral del código de urbanización«, señala el petitorio que a su vez invita a ser compartido por los vecinos del municipio.

 

 

Deja tus Comentarios de la nota

Comentarios