Ateneo Científicos Tucumanos: SIN CIENCIA Y TECNOLOGÍA NO HAY FUTURO. HACIA UNA LEY DE FINANCIAMIENTO EN Ciencia y Técnica

El 16 de agosto se realizará en el Congreso de la Nación una jornada con legisladores nacionales  denominada:  “SIN CIENCIA Y TECNOLOGÍA NO HAY FUTURO. HACIA UNA LEY DE FINANCIAMIENTO EN Ciencia y Técnica”.

El evento fue organizado por los candidatos a integrar el Directorio del CONICET, Dres. Alberto Kornblihtt y Mario Pecheny, y fueron invitados legisladores de todas las bancadas vinculadas a la temática de ciencia y tecnología, funcionarios nacionales del sector e investigadores y becarios del CONICET de todo el país.

Los participantes expondrán las diferentes problemáticas que aquejan al sector debido a la baja abrupta del presupuesto y se propondrá la realización de una nueva ley de ciencia y tecnología como política de estado para evitar los zigzagueantes cambios de los gobiernos de turno.

Integrantes del Ateneo Científicos Tucumanos (ACT) representará a los colectivos de investigadores del NOA integrantes del Frente Federal Ciencia y Universidad. En esta ocasión la oradora será la Dra. Silvia Lomáscolo quien será la encargada de leer un documento que refleja las particularidades de esta región. Dicho documento fue elaborado por investigadores e investigadoras de diferentes áreas del conocimiento de las provincias norteñas. “La ciencia debe ser una política de Estado que trascienda a los gobiernos de turno. El Estado debe ser el promotor central de una economía del conocimiento, ya que es el único capaz de absorber el riesgo de una inversión sostenida en el tiempo, y hacerlo estratégicamente para su fin social y soberano,” inicia el documento.

Asimismo expresa que “Mientras de 2003 a 2015 se cuadruplicó el número de científicos menores a 40 años, a esos mismos investigadores se les paga el sueldo más bajo de toda la región y tienen demorados sus subsidios de investigación. En Salta y Jujuy, por ejemplo, donde ingresaba al CONICET el 65% de los postulantes, hoy lo hace solamente el 20%, asestándose un fuerte golpe a la federalización del sector. En el NOA, donde aumentó en 80% el número de institutos, hoy hay casos críticos de esos institutos que no pueden pagar gastos básicos. ¿Cómo explicamos a la gente el cierre de institutos del CONICET por no pagar la luz?” enfatiza.

El modelo imitable de los países desarrollados supone el acople exitoso del sistema científico-tecnológico con las políticas económicas y sociales, lo que permite un salto cualitativo en la desprimarización de la economía y la producción de valor agregado».

«Esa articulación clave entre estado, sector productivo y sector científico-tecnológico conforman un triángulo virtuoso descripto por Jorge Sábato y Natalio Botana: sus vértices son los pilares estructurales del desarrollo soberano de la nación. Destacamos en esto el rol esencial de las ciencias sociales, revisando nuestra historia y cultura, y replanteando el sentido común y las nociones de igualdad necesarias para la re-definición de una sociedad más justa y equitativa».

En el NOA, con una histórica pobreza estructural, hay ejemplos destacables de investigaciones que, gracias a políticas públicas, fueron puestos al servicio de la comunidad como por ejemplo los lactobacilos descubiertos por el CERELA en Tucumán, que refuerzan las defensas naturales y previenen diarreas crónicas, disminuyeron la incidencia de infecciones respiratorias e intestinales en miles de chicos, y otras investigaciones en curso en la región, como vacunas contra Leishmaniasis o Chagas, energías alternativas, control de la desertificación, o urbanización sustentable, esperan políticas públicas para servir a la sociedad.”

Finalmente la propuesta del NOA de una Ley Integral de Ciencia y Tecnología que no se circunscriba sólo en el aspecto presupuestario deberá tener los siguientes principios:

  • Establecer un presupuesto mínimo, nunca menor al del año anterior, asegurando la estabilidad en el financiamiento y la continuidad de líneas de investigación.
  • Asegurar su distribución federal de manera equitativa.
  • Consensuar federalmente los temas estratégicos de investigación considerando la diferentes realidades regionales.
  • Instituir al sector científico como instancia de consulta fundamental de los decisores de políticas públicas
  • Fortalecer asociaciones entre TODOS los organismos de ciencia existentes en el país, incluyendo las Universidades Nacionales, y de ellos y con el sector productivo.
  • Incentivar la innovación, vinculación y transferencia para el beneficio de la sociedad en su conjunto y no para el mero lucro del capital privado. En ese sentido, rechazamos la mercantilización del conocimiento impulsada por el actual plan estratégico de CONICET.
  • Proteger toda ciencia creativa, original y de buen nivel, independientemente de su aparente aplicabilidad inmediata, acabando con la falsa e infructuosa dicotomía de ciencia útil versus inútil.
  • Definir criterios sobre la tasa de crecimiento del cupo de ingresos al sector, evitando las subas y bajas de los últimos años, y la consecuente inseguridad que provocan en nuestrxs jóvenes científicxs en formación.
  • Reconocer a nuestros becarios sus derechos laborales.
  • Contemplar la perspectiva de género para considerar, entre otras cosas, el número, la posición y la trayectoria de las investigadoras en un país socialmente justo.

 

Contacto DRA SILVIA LOMÁSCOLO 381-5-971501

Deja tus Comentarios de la nota

Comentarios