“Y entonces David golpeó a Goliat”: Las escandalosas Elecciones Internas del PRO en Tucumán

En un panorama político nacional, con el PJ intervenido “convenientemente” por la siempre polémica María Romilda Servini de Cubría, en nuestra provincia estalla una bomba política que sacude al PRO tucumano y que ya fue denunciado ante la justicia y comunicado a altos dirigentes nacionales de ese partido, por parte de la misma dirigencia local; para el caso, “David“.

Es que el 20 de Mayo próximo, se llevarían a cabo las primeras elecciones internas del PRO tucumano y el pasado Lunes 9 a Hs. 21.00, vencía el término para presentación de las Listas de candidatos a cubrir cargos partidarios.

Debe recordarse que el PRO en esta provincia está constituido básicamente por lo que fue en su momento RECREAR PARA EL CRECIMIENTO (el partido que tenía como líder a Ricardo López Murphy) que en las elecciones provinciales del año 2007, obtuvo en toda la provincia un solo cargo, colocando a una extrapartidaria en el Concejo Deliberante de Yerba Buena. Ese año fue fatal para dicho movimiento que prácticamente se desmembró, perdiendo a gran parte de la dirigencia, sobre todo a la del interior; que en muchos casos migraron hacia otras fuerzas.

Esto dejó muy mal parados a figuras -que estrenaban el sello PRO– como Pablo Walter (en dichas elecciones aspiraba a una candidatura a Legislador por la Sección Oeste), a Ernesto Padilla (Con doble candidatura a Vice Gobernador y a Legislador por Capital) y otros tantos, que no volvieron a ocupar un cargo electivo o directamente se retiraron de la política.

Con la base de afiliados que todavía poseían, un pequeño grupo de militantes -algunos de la juventud y otros de lo que fuera la “mesa directiva” partidaria- continuaron “haciendo política” como pudieron y sin financiamiento. Entre ellos el actual dos veces Legislador, Alberto “Tito” Colombres Garmendia y el actual dos veces Concejal, Roberto Ávila. Ambos llegaron a su primer mandato en 2011, en una campaña en la que participaron con más fe que por convicción; a raíz de la experiencia en la elección pasada, nadie en el partido disputó ni cuestionó las candidaturas.  El “viento macrista” que ya se había gestado, hizo lo necesario para que ambos “cayeran sentados” en sus respectivas bancas; no sin merecimiento y gracias a su constancia.

Ante el advenimiento del “cambio” que se asomaba de cara al 2015, los “tira y aflojes“, no cesaron nunca. La presidencia partidaria era un hielo y una brasa simultáneamente. Pablo Walter, que ya era funcionario del gabinete de Esteban Bullrich en Buenos Aires y radicado allá, no tenía intenciones de soltar los hilos de la “criatura” que consideraba como propia. Su relación con los históricos, los que tenían banca propia y los que aspiraban a dirigir el partido fue la del “perro del Hortelano“. En Buenos Aires ya no solo se presentaba como el máximo dirigente y operador del PRO tucumano, sino del noroeste; función que le trajo no pocos dolores de cabeza por los magros resultados obtenidos en la provincia de Salta y su incapacidad de instalar la figura de Macri en Tucumán.

Colombres Garmendia y Ávila, no iban a entregar sus espacios facilmente -no obstante- convinieron “bajar la guardia” con la intención de ampliar la base dirigencial. Convocaron así, de manera masiva a sumarse al “nuevo PRO“. ¡Cambiemos!. A esto acudieron numerosos voluntarios, y bienintencionados nuevos militantes y simpatizantes.

Habiendo triunfado Mauricio Macri en las presidenciales y con la habilidad de siempre, Pablo Walter repartió cargos entre sus más leales amigos y dirientes; cosa que no podían lograr Colombres Garmendia y Ávila. El tema era dejar bien claro quien “repartía la torta“, ante  los espacios abiertos en municipios y todo tipo de organismos y entes estatales.

Mientras tanto, entrado el año 2018,  el PRO (parte constitutiva de la alianza Cambiemos) decidió “democratizar” ese espacio y convocó a sus militantes a una elección de autoridades partidarias. Nadie hubiera esperado que los resultados de sus primeras elecciones de autoridades “reales” (“no a dedo“) tuviese al frente a un grupo compuesto de nuevos y antiguos dirigentes dispuestos a enfrentar al grupo de los “históricos“.

Esto sucedió a tal punto que algunos dirigentes del Este de la provincia y de Capital, se presentaron (opusieron) y armaron una lista a la que llamaron “PROPUESTA DEMOCRÁTICA -Lista Nº 22- COLOR VERDE“. Esto fue el fin de los “consensos no consensuados” que acostumbra Walter, Padilla y algunos de los “walteristas“.

A “cara de perro” y con el puñal entre los dientes, los integrantes de “Propuesta Democrática“, hicieron todos los deberes ante la sorpresa de los “dinosaurios” del partido que no atinaban a cumplir con los pasos previstos; desacostumbrados al juego libre de la democracia partidaria.

Llegado el Lunes 9 de Abril y antes del cierre de la presentación de listas, tomaron nota de que eran los únicos que habían cumplido con los pasos y tiempos previstos por el Cronograma Electoral.

En ese momento fue que estalló el escándalo. El abogado Ernesto Padilla, que preside la Junta Electoral partidaria, brillaba por su ausencia para la recepción de trámites. El panorama en la sede partidaria era el de una “siesta santiagueña” El vocal Jorge Sepúlveda y una secrataria asistente del partido, se vieron sobrepasados al no poder exhibir ni acreditar la presentación de lo que podría llamarse la “Lista Oficial“. Es en ese momento en que se dan los sucesos que se perciben claramente en los videos a los que accedimos.

 

Se ve en el mismo que Sepúlveda, al verse sobrepasado por la situación, se retira del local. Los integrantes y apoderados de la LISTA VERDE Nº 22, denunciaron a este medio que el apoderado  del PRO Tucumán, Arturo Forenza, dio indicaciones telefónicas a Sepúlveda y a la secretaria administrativa de que se retirasen. Ante ello, convocaron a una escribana para que labrase un acta notarial, en la que la secretaria administrativa admite no conocer la existencia de la presentación de una Lista distinta a la que encabeza el Concejal de Banda del Río Salí, Miguel Angel Diozquez Dupuy, el Vocal Nicolás Mirande.

Nosotros nos sumamos junto a Miguel (Diosquez) y a muchos otros dirigentes, porque entendíamos que había que cambiar la forma de hacer política y que las primeras elecciones internas, eran una oportunidad de democratizar el PRO en Tucumán; luego nos dimos con cierta dirigencia que dice una cosa hacia afuera, pero luego no practica los valores que decimos encarar, hacia adentro como corresponde” “Vamos a hacer valer el derecho de los afiliados que se sumaron a esta nueva opción en la conducción partidaria hasta las últimas consecuencias” “Vamos a apelar ante la justicia electoral, de no poder solucionarlo, vamos a acudir a la justicia ordinaria y no descartamos tomar medidas en la justicia penal” “Acá se cometieron demasiadas irregularidades apañadas por personas que no aceptan el cambio real“, comentó el letrado Nicolás Mirande.

De mediar los amparos y medidas solicitadas por esta agrupación interna, llamada , pueda erigirse como triunfadora (sin que sea necesario llevar a cabo el acto electoral) ante la supuesta falta de presentación de “LA LISTA OFICIAL”, en tiempo y forma.

Ernesto Padilla, quien preside la Junta Electoral del PRO, estuvo en La Gaceta y declaró que; “La interna está convocada dentro de las normas del estatuto partidario, el cronograma fue confeccionado atendiendo los plazos del estatuto y ya fue publicado”.

Confirmó que, además de la lista encabezada por Diosquez Dupuy, se inscribió al menos una nómina más, liderada por Alejandro Trapani (Celeste y Blanca). Este candidato contaría con el apoyo de los referentes locales del PRO, como el presidente partidario, Alejandro Ávila Gallo, el diputado nacional Facundo Garretón, el legislador Alberto Colombres Garmendia, el concejal capitalino Roberto Ávila, y el coordinador del espacio macrista en la región, Pablo Walter.

 

 

 

 

Los apoderados e integrantes de la Lista Nº 22, Miguel Angel Diozquez Dupuy, el abogado Nicolás Mirande, desmienten a Padilla y este Jueves pasado, presentaron un Amparo, solicitando que se declare Triunfadora de la elección interna a dicha Lista.

 

También solicitaron mediante una Cautelar, que se dicte una Medida de no Innovar, que impida una modificación de los plazos que caducaron el Lunes 9, para la presentación de las listas.

La vieja dirigencia del PRO convocó a un CAMBIO pero no parecieron sopesar que un grupo de nuevos dirigentes se lo tomarían tan en serio. Pareciera a estas instancias que en el principal partido que integra Cambiemos, “David Volteó a Goliat“.

¿Qué opinará Mauricio Macri de esto?

Deja tus Comentarios de la nota

Comentarios