UNA PAREJA DE JÓVENES VÍCTIMAS DE PATOVICAS Y POLICÍAS VIOLENTOS EN UN BOLICHE TUCUMANO

Cuando te toca, te toca“, dicen algunos de los jóvenes consultados. Es que la violencia en los Boliches siempre está o siempre vuelve. Esta vez le tocó al joven deportista Tomás Tale y su novia Valentina Troitiño de 19 y 21 años respectivamente, que cayeron en las manos de los siempre cuestionados “patovicas” y de policías que cubrían “adicionales“, en un boliche en Avenida Belgrano y Avenida Ejército del Norte. 

La denuncia quedó radicada en la Comisaría 7ª de Villa Luján, caratulada como “LESIONES“. Como víctimas, menciona a  Tomás Tale y Valentina Troitiño, y como “Causante“, se consigna a “PERSONAL POLICIAL DE SEGURIDAD DEL BOLICHE ‘SAMILEE’ Y OTROS“; la causa recayó en la “Fiscalía de Instrucción VII“.

 

Según relatos de la víctimas y testigos, “Los chicos estaban re bien, se los veía felices y enamorados“, cuenta una joven que pide reserva de identidad.

Según relata Tomás, “En un momento, vi que un chico que daba impresión de estar drogado o algo así, se acercó a Valentina y a su prima que me estaban esperando y les mostró un arma que tenía en la cintura” “La prima de Vale se puso como loca a gritar y vale se acercó a ella” “Ví que el tipo le pega una piña en la cara a la prima de de Vale y a Vale en el estómago” “¡No lo podía creer que pasara esto delante de todos sin que nadie hiciera nada!” “Me acerqué en el acto para protegerlas, les pido que nos vayamos y el tipo se levanta la ropa y me muestra un arma y se ríe y grita ‘los voy a matar a todos’” “Se armó un alboroto y de repente me cayeron encima dos ‘Patovicas‘, me separan de mi novia y comienzan a  golpearme llevándome hacia la escalera de salida del VIP“.
En todo el trayecto me fueron golpeando, mientras yo les decía que el que al que tenían que sacar era al otro no a mí, todo sucedió dentro del boliche“. “Me tiraron hacia abajo por las escaleras, yo solo pensé en salir corriendo, ahí vi dos policías que miraban y no hacían nada mientras se sumaban dos patovicas más a golpearme -conmigo en el piso- me pegaban entre todos“. “Yo solo quería escapar porque no podía atinar a hacer nada y estaba aturdido por los golpes“, relata Tomás angustiado y dolorido todavía.

Tomás Tale entrenando

Desde otra perspectiva, su novia (Valentina Troitiño)) nos cuenta, “Yo vi como le pegaban en el piso entre cuatro o cinco y pensé que lo iban a matar a golpes” “También vi como se iba el tipo que nos mostró el arma y les reclamé a los guardias y policías el porqué de que no se lo llevaban a él“.

Cuando ví que lo estaban golpeando de esa manera, me tiré en posición fetal desesperada encima de Tomás para protegerlo; ni lo pensé” “Cuando sentí que alguien me agarraba del cuello haciéndome una ‘llave’ con sus brazos y ahogándome, mientras yo recibía golpes de todos lados, entre patovicas y policías; no podía creer cuando vi que la que me ahogaba, era una mujer policía” “No dejaban de pegarnos a los dos”, relata Valentina.

“No se en qué momento vi que Tomás había podido incorporarse y cruzar la avenida arrastrándose” “Como pude, lo seguí y algunos amigos nos ayudaron a incorporarnos” “Tomás estaba todo ensangrentado y a mí me dolía el tobillo y la espalda” “Fue un infierno”, relata angustiada Valentina.

Nos llevaron al Hospital Padilla y nos atendieron y como ya estaba mi padre, él denunció el motivo de cómo llegamos en el Ingreso” “Fue todo una locura, nosotros habíamos ido a bailar y estábamos re bien; yo juego al fútbol así que me cuido bastante y no salimos mucho con Vale a bailar” “Nunca pensé que algo así nos podía pasar”, continúa Tomás.

Valentina nos cuenta que tiene dos intervenciones quirúrgicas en los riñones y que hasta el día de hoy estaba con descomposturas y orinando con sangre a raíz de los golpes recibidos. “Tengo turno con mi nefrólogo y me duele muchísimo la espalda, el cuello y tengo una fisura en el tobillo”.

“Yo tengo una bebé y primera vez que íbamos a ese lugar” “No podía creer que los patovicas encima de que golpearan sin ningún motivo de esa manera salvaje a Tomás, la misma policía -encima una mujer- me haya agarrado desde atrás y me haya ahogado hasta casi desmayarme cuando yo lo único que hice fue cubrir el cuerpo de Tomás para que no le peguen más”. “Fui golpeada por hombres y mujeres” “Yo de estas cosas no entiendo, no se como la policía puede hacer eso y como los patovicas de un boliche dejan ir a un tipo armado y le pegan a alguien bueno y sano como mi novio” “Realmente me cuesta entenderlo“.

La verdad es que viví un momento horrible, si yo no llegaba a cubrir a mi novio no se cual iba a ser el límite de estas personas, estamos mal psicólogica y físicamente, sólo espero poder salir adelante juntos , estamos muy adoloridos por los golpes que recibimos pero nos cuidamos mutuamente”, concluye Valentina.

Ambos coincidieron al pedir. “Que la justicia haga lo que tiene que hacer, más allá de lo mal que la pasamos y la estamos pasando, no es justo tener que andar haciendo trámites

Muchas personas que ni conocíamos, se comunicaron con nosotros para solidarizarse” “Sabemos que hubo gente que filmó y que sacó fotos” “¡Esto no puede quedar impune!” “Nos enteramos que no es la primera vez que pasa” “Les pedimos a los que hayan visto todo o que tengan fotos o videos, que nos los hagan llegar; esto les puede pasar a otras personas si alguien no hace algo“, concluye Tomás.

Alguna vez hubo un joven llamado Álvaro Pérez Acosta, que quedó postrado y perdió todo lo que tenía en su vida; insclusive a sus padres. Hoy lucha día a día limitado por los efectos de los golpes recibidos por parte de dos hermanos en un boliche en una situación similar.

A Álvaro y a quien era su novia en ese momento, les arruinaron la vida; a Tomás y a Valentina les podría haber sucedido lo mismo. Esto pasa cuando una sociedad calla. De vos depende que esto no suceda más.

Por información:

Correo: eldiarioentucuman@gmail.com

Contacto en la web: http://www.eldiarioentucuman.com.ar/contacto/

 

Deja tus Comentarios de la nota

Comentarios