Un pasacalle abrió el juego a los personalismos del PJ en Yerba Buena

Un pasacalles con la leyenda “hay 2019” mandado a colocar por el ex intendente Daniel Toledo, fue el “disparo de salva” en la largada de una muy lejana carrera hacia la recuperación de la Intendencia de Yerba Buena por parte de el Peronismo.

Blandiendo el escudo del PJ y con la frase “Hay 2019” (slogan utilizado por los sectores más afines a la expresidenta CKF), Toledo se pone el traje de precandidato en Yerba Buena no obstante, como diría un mozo en un restaurante, “¿El caballero viene solo o acompañado?”.

Pareciera que el ex intendente, como tantos otros, no se enteraron todavía que en la ex “ciudad jardín” (ahora tapizada en hormigón) gobierna una alianza que contiene a representantes del PRO, Radicales, socialistas, partidos vecinales y como frutilla del poste desde hace meses, a “Peronistas K” ¿A todos ellos les está reportando Daniel Toledo que “Hay 2019“; o existe un mensaje hacia dentro del FPV y sus incipientes variantes?.

En las elecciones de 2015, el peronismo “ganó” las elecciones a intendente pero perdió la Intendencia de Yerba Buena frente a APB (Acuerdo por el Bicentenario). ¿Cómo fue posible esto? Sencillamente puede explicarse contando los votos que obtuvo el Frente para la Victoria –dividido- Vs. un buen armado que hizo el ahora Intendente de Yerba Buena, Mariano Campero, montado en la ola de las expectativas que en ese momento representaba la candidatura de Mauricio Macri a Presidente de la Nación, meses después.

Solo considerando a los candidatos del Frente para la Victoria y cotejando con los que integraron las distintas vertientes de Cambiemos que integraron o no el (en ese entonces, APB)  el justicialismo oficialista superó por un 20% (Aprox.) a todo el arco político macrista, tal como lo demustran los resultados expuestos en este escrutinio definitivo.

Toledo es un “animal político“, pero comete el grueso error de no “leer la cancha en todo su relieve” y busca según su intuición, su posicionamiento en un eventual nuevo armado justicialista, cercano al ex gobernador José J. Alperovich (como no podría ser de otra manera); ignorando las cifras que muestran las últimas elecciones. Toledo al fin y al cabo no olvida las casi 18.000 voluntades, que lo hicieron renovar su mandato en 2011.

Con esta “carta de presentación en sociedad” cae nuevamente en la trampa del exceso, de ego y personalismo. La propia metodología utilizada para hacerse “visible” (el pasacalle), lo muestra como alguien que no logra despegarse de las viejas tácticas, y devela una falta de comprensión de las nuevas herramientas comunicacionales que brindan las nuevas tecnologías para acceder a mentes de un electorado que han modificado el modo en que interpreta -sobre todo- las imágenes.

El ex intendente decidió “ignorar” los datos de la “foto” representada en el resultado de las elecciones provinciales de 2015; misma que coloca al ex presidente del Ente Tucumán Turismo, Bernardo Racedo Aragón, situado apenas unos escalones por debajo de Campero en ese entonces.

Racedo Aragón, quien en muchas oportunidades (elecciones legislativas 2017 inclusive) se mostró muy cercano al Vicepresidente Primero de la Legislatura, Juan Antonio “El Gallego” Ruiz Olivares; también ha demostrado su perfil “individualista“. Acostumbrado a ser “jefe” en sus gestiones como funcionario en cargos ejecutivos a “tiro de Decreto”, se lo percibe como poco afecto “compartir con la las bases” Los representantes “pejotistas” lo consideran “frío” y “distante“. Sobre todo causa esa sensación en cierta dirigencia peronista clásica.

Bernardo Racedo Aragón tiene sus motivos para desconfiar, es que tuvo que pasar por momentos poco agradables con cierta dirigencia que no pocas veces le fue leal.  No olvida que un ex funcionario de Toledo y actual concejal aliado de Mariano Campero, el “desperonistaHéctorPilónAguirre, lo usó como trampolín para acceder a una banca y a poco de ser elegido, se fue de sus filas sin decir ni gracias.

Bernardo causa buena impresión en el electorado independiente, pero hasta ahora mostró pocas dotes para rodearse de dirigentes que no estén dispuestos a venderlo por una bolsa de monedas o que tienden a “operar” para otros sectores ajenos a su espacio.

El “tsunami” que arrasó con la vieja dirigencia, dejó en calidad de “jubilados políticos” a muchos dirigentes desgastados de la fauna justicialista en Yerba Buena. Así como Toledo prescindió en su momento de los dirigentes con mejor imagen en el peronismo y  en el entorno de que supo rodearse, resguardándose en figuras desgastadas o sin ninguna trascendencia; Bernardo Racedo Aragón, no supo “bajar de su pedestal” y convocar tal vez a esa misma gente hablando claro y preciso; consultando, comprometiendo y convocando desde lugares amigables.

Se colocó en peldaños demasiado altos y se rodeó de dirigentes sin voto, con demasiados humos, algunos rezagados y poco para ofrecer. Bernardo no pensó en grande y estuvo más preocupado en analizar encuestas y medirse con su par Sisto Terán, el candidato oficial del Frente para la Victoria, sin percatarse que su real adversario era el mismo Campero.

Por muy antipático que suene decirlo, la famosa “colectora” que significaban los benditos “acoples“, igualaron a punteros con dirigentes. Cada casa o cada familia, constituía en sí misma una unidad básica de un dirigente de “dos votos y medio“. Con ese panorama y con la experiencia de haber quedado fuera de los espacios de decisión; los más valiosos, sencillamente se alejaron de las contiendas, de la exposición y de la posibilidad evidente de hacer un verdadero “papelón eleccionario“.

Si desea llegar a buen puerto, tendrá que elevar la mirada y ser más preciso; confiar y ser confiable en términos políticos. Eso solo se gana con militancia y amor por la camiseta y por lo que se hace. Demostrarle a la dirigencia que él es un “igual con mayores posibilidades”. De pretender participar en 2019, no tiene margen de yerro.

Dicho sea de paso, “El Gallego” tiene otro par de “socios” en territorio yerbabuenense; el ex concejal y ex candidato a Intendente Marcelo Albaca Petersen y Don Enrique Juárez Dappe, que fue ya intendente en dos períodos y que se muestra más como una suerte de “hombre de consulta”.  Albaca Petersen a su vez, no oculta su anhelo de ocupar la intendencia y si bien suele codearse con varios dirigentes de la “fauna autóctona“, comete el mismo error que sus eventuales oponentes del espacio peronista; juega “su juego“, aún a costa de cargar la mochila de referentes del grupo de los “impresentables”.

Caso extraño si los hay es, el de un ex funcionario provincial y ex legislador, quien tuvo que cargarse al hombro los últimos meses de gestión de Daniel Toledo para pilotear desde una Jefatura de Gabinete, las aspiraciones electorales de Sisto Terán. Hablamos de Rodolfo Ocaranza; hombre de vasta experiencia política y con lazos muy ramificados dentro de “los peronismos“.

Amigo de rivales del justicialismo clásico, Rodolfo ocupa de manera silenciosa un cargo en Cambiemos a nivel Nacional. No obstante su amistad y ligazón con Sisto Terán, no lo hace despegar de su pertenencia justicialista. La sola mención de que se encuentra dispuesto a diputar la intendencia de Yerba Buena, dispara la pregunta… ¿Con Cambiemos o con el PJ? Algo está claro, en algunas instancias, dentro del peronismo, no se sabe quién es quién…

El caso aparte del Peronismo integrante de “Kambiemos”.

¿Qué contiene el “Arca de la Nueva Alianza” que rubricaron con Mariano Campero, los “desperonistas”, Héctor “Pilón” Aguirre y Walter “Kabuby” Aráoz, se desconoce y continuará sin saberse durante un largo tiempo; hasta que llegue la hora del “pase de facturas“.

Los intentos de ambos concejales de tratar de explicar qué son, cuál es su pertenencia y qué rol juegan como aliados del intendente Mariano Campero, son tan patéticos como el cruce de acusaciones y denuncias (luego claudicadas por ambos) al que sometieron ambos durante dos años, y que están disponibles para cualquiera en redes sociales, en YoU Tube y en videos y entrevistas posteadas en la propia fanpage del Concejo Deliberante de Yerba Buena, algunas de ellas se dirimen todavía en la Justicia.

Los argumentos de tono totalmente bizarro con que ambos intentan convencerse y convencer a su propia “tropa“, a los vecinos del municipio y hasta a la mismísima dupla constituida por el Gobernador Juan Manzur y el Vicegobernador Osvaldo Jaldo, chocan con toda ortodoxia política y con los códigos que esa noble y vapuleada actividad cívica tiene por firmado en letra transparente (Todos saben su contenido, pero nadie se atreve nunca a pronunciarla en voz alta).

¿Cuál será el destino de ambos? ¡Una verdadera incógnita…! Lo que sí se conoce es que el peronismo suele “cobrase las traiciones” y pasar al destierro a sus actores. Mientras tanto los concejales gritan a los cuatro vientos, “con orgullo podemos decir que hemos sentado al peronismo en la mesa de toma de decisiones del concejo y de la intendencia“. La diferencia entre “sentar” y “acostar” -en este caso- no queda clara para el analista ni para el militante.

La suerte de los precandidatos mencionados y toda su estrategia, está atada indefectiblemente a las decisiones que tomen tanto el actual gobernador Juan Manzur, el vicegobernador Osvaldo Jaldo que lleva a la Legislatura tucumana sobre rieles y el Senador siempre presente José Jorge Alperovich  Todo el arco justicialista, tiene muy en claro que esa batalla es exclusiva de estos tres actores y que el que se vuelca demasiado hacia un costado, puede resultar despistado como en el Dakkar. Como en el truco, hay quienes entienden que en un juego de seis, existen dos instancias, el “pica-pica” (juego individual entre dos jugadores en donde lo que se canta, se suma y se resta, es responsabilidad de lo que decide cada uno de exponentes del equipo, pero a la larga afecta al resto). En la primera etapa, las decisiones y apuestas se toman de forma grupal y se comparten las responsabilidades, los logros y los fracasos. En dicho juego NUNCA, se parte desde el “pica-pica“.

La transversalidad de Inventada por Nestor y perfeccionada por Mauricio

kambiemos“, término que creamos e impusimos desde El Diario en Tucumán y que hoy se hizo “marca registrada” en la voz de muchos actores políticos que pretenden traducir para la comprensión de la opinión pública (hablamos de la alianza Radical-Pro-Kirchnerista de la que hace uso y abuso Campero), puede perdurar o no, pero fue mal parida y es muy posible que tenga fecha de vencimiento.

Hasta en el macrismo hay más grietas y huecos que en el adefesio del edificio del Concejo Deliberante local. Lo cierto es que el grupo de los cuatro concejales Radicales y ex PRO, que tienen jaqueado al Intendente de Cambiemos en la justicia con temas de mucha gravedad y que afectan al erario municipal (como el cobro ilegal del TEM y otras tantas causas por manejos al menos “irregulares”), no van a regalar sus espacios a disposición de “paracaidistas” u “oportunistas” ocasionales -con o sin “pedigree”- que aspiren a llegar a la Intendencia de manera mesiánica, sin ser parte destacada en la toma de decisiones en un eventual proyecto transversal.

El transversalismo K de Néstor Kirchner, perfeccionado y sistematizado por Mauricio Macri, con su “licuado tutifrutti” llamado Cambiemos; demostró que a un frente con una orientación definida, se le puede torcer el brazo solo con otra alianza de similares características en cuanto a su composición.

Ni los partidos, ni los militantes, ni los propios candidatos, pueden ignorar la Tercera Ley de Newton, que simplificada, postula lo siguiente: 

  • Si un objeto A ejerce una fuerza sobre un objeto B, entonces el objeto B debe ejercer una fuerza de igual magnitud en dirección opuesta sobre el objeto A.
    Traducido al “castellano político”, “una alianza se enfrenta unidos y con un frente

Lo que se necesita es una Idea Fuerza, trabajo en equipo y una estrategia bien planteada. Un pasacalle con una consigna y un nombre, “no hacen verano“, diez mil de ellos, tampoco.

Si el justicialismo yerbabuenense cree azarosamente que puede recuperar el comando del municipio (hoy en manos de Cambiemos), con dirigentes divorciados entre sí y haciendo uso y abuso de sus grandes egos e individualismos; comete un error garrafal.

Si no son capaces de poner a disposición del elector un plan sustentable de gobierno que contemple conceptos académicos que posea diagnósticos y remedios superadores y novedosos para solucionar los grandes temas que aquejan a los yerbabuenenses en términos de salud, urbanismo, normas de de convivencia, uso de nuevas tecnologías, tránsito, políticas sociales y de empleo, recolección eficiente de residuos, desagües, provisión de agua potable, soluciones a problemas ambientales,  ordenamiento territorial, un régimen tributario y de tasas acorde a los servicios prestados y numerosos temas más; haciendo uso de otra estrategia comunicacional y relacionándose con el vecino de un modo moderno, eficiente y transparente; sencillamente van a fracasar.

El que tenga grandeza y capacidad de liderazgo, será capaz de convocar a los demás dirigentes y poner en marcha una verdadera “mesa de diálogo permanente y orgánica” El peronismo mismo debe crear sus propios anticuerpos para sacar del medio a personajes desgastados y totalmente obsoletos.

Pedes in terra an sidera visus

Deja tus Comentarios de la nota

Comentarios