Todo lo que hay que saber de la imputación de Cano

La fiscal Alejandra Mángano imputó a José Cano por una causa en la que investiga una estafa a empresarios de Corea del Sur.

Marijuán, el Fiscal Federal, que también investiga la “Ruta del dinero K”, reunió los elementos suficientes para afirmar en el expediente que Cano mandó a sus asesores a negociar una compra de equipamiento para eficiencia energética por 300 millones de dólares, con una supuesta “coima” incluida.
Hoy le toca a Cano sentarse en el “banquillo de los acusados“. Le toca estar en el papel en donde tantas veces puso a los demás, fue así, de la misma manera, que construyó su carrera política. Debe demostrar su inocencia y su nula participación en los hechos, que a primera vista, resultan muy difíciles de desmentir; más aún cuando sus propios correligionarios lo señalan -sin dudar- como el supuesto organizador y responsable de los actos que se le imputan.

Es para preguntarse. ¿Por qué Cano no puede explicar con naturalidad y simpleza que él no tiene nada que ver y por qué? Resultaría bastante simple demostrar que la embajada de Corea no presentó queja alguna por la conducta de sus asesores. Explicar que la sociedad que los “viajeros” diseñaron, funciona correctamente y con fines que nada tienen que ver con aquello de lo que se lo acusa y que no es un mero vehículo para cobrar “retornos”.

Si bien Cano dice que Darnay no tiene vínculo con él, ni con el Plan Belgrano, no se comprende por qué no desmiente abiertamente que no existe ningún papel firmado por Darnay invocando autoridad sobre el malogrado Plan.

Cano decidió hacer “kirchnerismo de manual” y decir que la investigación que impulsa un fiscal considerado por todos los medios y la sociedad como “anti K“; ha montado una “mega operación política en su contra“. Tal como en su momento lo hicieron el mismo Boudou o D’Elia.

Esto es una maniobra mediática y política en mi contra” fue lo único que atinó a decir el odontólogo ex funcionario de la UNT.
Sobrevuela un silencio cómplice y una omisión inaceptable por parte de todo el arco político.

Resulta insólito que no se hable del tema en el Congreso y que obvien opinar en los medios, habida cuenta de que la queja proviene nada menos que del Gobierno de Corea y la investigación es llevada por el fiscal Marijuán; el mismo que investigó e imputó prácticamente a todo el gobierno K. Más aún, la noticia ya fue replicada por medios locales y nacionales, sin embargo existe un inaceptable “blindaje” sobre Cano y sobre el tema en cuestión. Incluso, algunos referentes de Cambiemos a nivel provincial, se animaron a defender su honorabilidad, sin exponer argumento alguno. “Cano es inocente porque sí“, parecieran decir.

La denuncia ni es política, ni es mediática. Es la justicia y la sociedad la que exige respuestas. Si realmente José Cano no tiene nada que ver, es hora de que explique la verdad.

El pueblo que confío en él y creyó en sus palabras y promesas cuando fue candidato; el mismo que una y otra vez lo escuchó decir que él encarnaba la anticorrupción y el accionar político transparente, es el que hoy espera una respuesta de su parte.
Hay sin embargo conocidos juristas que se animan a decir “por lo bajo”, que de comprobarse todo lo denunciado, estaríamos ante la presencia de una Asociación Ilícita.

Deja tus Comentarios de la nota

Comentarios