Se alinean los planetas. Un legislador de la UCR pide sanciones para su par, Brodersen y ruralistas se manifiestan tibiamente

Una bocanada de aire puro y una nota de cordura se impuso sobre estos dos personajes nefastos que condicionaban la entrega de un «Bono» a sus empleados (e instigaban a otros a imitarlos) en caso de que se lograse que el actual presidente Macri llegase al Ballotage.

Desde que publicamos la primicia con el audio del agricultor Gonzalo Blasco, la noticia se nacionalizó hasta ser polémica en todos los medios de la argentina. Desde el principio opinamos desde nuestra redacción, que alguna de las entidades que nuclean al sector, debían expresar su repudio al respecto de esta propuesta.

http://www.eldiarioentucuman.com.ar/extorsion-y-compra-de-voluntades-en-tucuman-un-dirigente-agrario-ex-candidato-de-cambiemos-promete-entre-cinco-a-diez-mil-pesos-a-los-empleados-del-sector-si-macri-llega-al-ballotage/

Por otro lado, instamos a que la Honorable Legislatura de Tucumán, promoviese algún tipo de sanción en contra del legislador del PRO, Luis Brodersen, quien tuvo la genial idea de sumarse a la propuesta de Blasco; anticipando que desde su empresa también pagará un bono si Macri accede al Ballotage. 

http://www.eldiarioentucuman.com.ar/disociados-un-legislador-se-suma-a-la-propuesta-de-salir-a-comprar-votos-las-cosas-en-su-lugar-por-pablo-mirande/

Hoy se hicieron realidad ambas situaciones. El legislador radical que acompaña la candidatura de Lavagna y Urtubey a la presidencia y vice, Ariel García (Vicepresidente 2º de la Legislatura) promoverá una Cuestión de Pivilegio en contra de su par del PRO, Luis Brodersen.

Ariel García, que concluye su segundo mandato y que lidera el ranking de proyectos de Ley presentados en su gestión, que se convirtieron en Ley, promoverá una sanción contra Brodersen; que de tener curso favorable en el Cuerpo Legislativo, podría implicar desde una suspensión hasta la remoción de su cargo para el legislador que a estas instancias, continúa defendiendo su «bono extorsivo«, para sus empleados.

Solicito se allanen los fueros y privilegios otorgados por al Constitución de la Provincia (a Brodersen), por la comisión de delitos y por hacer apología del delito, al incitar a cometer acciones contrarias a la ley defendiendo y promoviendo conductas delictivas”, declara Ariel García al matutino La Gaceta.

Claramente, el legislador Brodersen utiliza el ardid, el engaño y la astucia con el objetivo de inducir a sus empleados a votar al candidato Macri en las próximas elecciones nacionales, al ofrecerles un bono incentivo en caso de que llegue a la segunda vuelta. De esta manera, se encontraría violando una norma tipificada en nuestro Código Nacional Electoral. Además, hace apología del delito, al incitar a otros a imitar su accionar”, fundamentó el vicepresidente 2° de la Cámara en el texto. García y Brodersen, que comparten el período legislativo 2015-2019, protagonizaron diversos cruces en el recinto. Uno de ellos se produjo en la sesión pasada, cuando el macrista sembró dudas con respecto a la expropiación de un terreno en favor de una fundación. “(Brodersen) durante toda su gestión no hizo más que vapulear la honorabilidad de esta Cámara y de sus integrantes, y ahora viene a decorar su actuar con la comisión de delitos”, remata García.

Tanto desde el PRO Tucumán, desde el radicalismo cambiemista, no se hacen cargo y miran hacia el costado, ante lo propuesto por Brodersen a pesar de que el mismo fue recientemente en 2017, candidato a diputado por el macrismo junto a los lìderes principales de esa alianza. Sucede que muchos, sin manifestarlo abiertamente, temen quedar «mal» con los representantes del «campo«.

«Pedimos disculpas pero…»

Desde el sector rural se manifestaron de manera bastante ambigua sobre el tema. Hubiese sido expectable que primara la cordura y se hubiese realizado una declaración tajante que exprese el rechazo al presunto delito en el que incurrió el agricultor, candidato y dirigente rural, Gonzalo Blasco.

En notas anteriores destacábamos el aporte del Gobierno de la Provincia acaba de realizar un enorme aporte para emplazar en el el predio de la Sociedad Rural, un Centro de Convenciones único en el Noroeste del país, con motivo del Congreso Internacional de Caña de Azúcar; un evento que dará un impulso y un beneficio enorme para ese sector y para el sector industrial. Conectará a Tucumán y a los productores con el mundo entero. ¿Ese esfuerzo, que se realiza con el aporte de todos los tucumanos, hasta de los que no vieron en su vida un grano de soja o «chuparon» una caña de azúcar hasta el «canuto«, es también «Privado«?
Los aportes permanentes del ESTADO (o sea de todos los ciudadanos) al agro, en todas sus vertientes, a través de créditos de tasas blandas, rescates a ingenios azucareros en quiebras muchas veces fraudulentas, los planes inter zafra para cañeros y cosecheros, la innovación tecnológica, etc. etc. etc, que surge desde los ámbitos «Públicos«, le cuesta a los «mortales», una gran cantidad de dinero volcado en presupuesto de distintas áreas de ese Estado que ven con tanta antipatía muchas veces desde algunos sectores, pero cuyos referentes no dejan de «pasillear» las oficinas de Casa de Gobierno y entes estatales a ver «qué hay…», muestra que ni lo público es tan «público«, ni lo privado es tan «privado«
Lo que seguro atañe a los sectores públicos y privados es el cumplimiento de las leyes vigentes. En el caso de este eufemismo, llamado «bono«, que promueven algunos referentes y productores agrarios como el mamarracho del legislador Brodersen, lo que prima es el cumplimiento de la Ley Electoral, que a primera vista, pareciera que se está transgrediendo. Esta iniciativa y hasta que determine la Justicia, si es o no «legal«, tiene un sello de inmoralidad manifiesta y clara que nos lleva a épocas en donde los empleados del agro y de los ingenios, carecían de derechos mínimos y vivían para «comer» de la mano de sus «amos» circunstanciales.
Los dirigentes y empresarios del sector, no están dando muestras cabales de que están a la altura moral de distinguir una cosa de otra.
Estas manifestaciones ambiguas que no terminan de transformarse en una censura a una práctica y propuesta deleznable, da una muestra clara de una sociedad en donde pareciera haber ciudadanos de primera, de segunda (y por qué no decirlo) de cuarta categoría. Esto es totalmente inaceptable en vísperas del inicio de la tercera década del Siglo XXI.
Existe una casta de argentinos dolarizados que viven su «verde» vida, en muchos casos, disociados de la enorme porción de «pesificados«. Esta es una de las «grietas» sobre las que se deberá trabajar en los años venideros y que sin dudas es la que algunos intentan reivindicar a expensas de la enorme mayoría de los argentinos.

 

 

Deja tus Comentarios de la nota

Comentarios