Robaron una Pala Cargadora de un taller mecánico. «Se les escapó un elefante»

El robo de camionetas del tipo Hillux de modelos cercanos al año 2000, ya es un clásico tucumano. Ahora les tocó a las máquinas viales ya que este es el segundo robo en muy poco tiempo de este tipo.

Esta vez se trata, como se puede observar en la fotografía, de una Pala Cargadora marca Crybsa modelo C130, con Cargadora Frontal; perteneciente a la firma CODESA SRL, que se encontraba en un taller mecánico en calle Corrientes al 2800 de San Miguel de Tucumán.

¿Dónde se esconde un elefante? Dentro de una manada de elefantes… Resulta absolutamente increíble y absurdo que se pueda efectuar un robo de esta naturaleza, teniendo en cuenta que esta máquina estaba en reparación DE SU MOTOR, por lo que tuvo que ser seguramente cargada en un camión de proporciones adecuadas para tal fin y con una la logística particular.

Que a la policía de la provincia, a las cámaras de vigilancia de la Municipalidad de Germán Alfaro y a la burla de las alarmas antipánico con las que hizo y hace campaña un legislador, que incluyen carteles en toda la vía pública (casi como una burla) con la leyenda «Zona Vigilada», es una muestra de que los delincuentes se le rían en la cara al Estado y a los ciudadanos; cosa que es totalmente inaceptable.

Está claro que por la especificidad del tipo de elemento sustraído, tal como pasa con las motos, ruedas de autos, las mencionadas camionetas modelo antiguo y hasta bicicletas; tiene que involucrar a bandas fácilmente identificables, que no pueden ser desconocidas por las autoridades policiales y judiciales.

Deben tomarse medidas para recuperar esta y otras maquinarias, automotores y rodados que se trafican, desguazan y comercializan en nuestra provincia. El área específica «Sustracción de automotores y rodados» de la Policía de la Provincia, no puede no efecturar tareas investigativas para dar con los delincuentes y desarticular de una vez a estas verdaderas bandas que azotan a particulares y empresarios.

Señores, a buscar, ya que lo que está en juego no es un «fierro», sino el orgullo y el poder de las fuerzas del orden. ¿Quién está a cargo de nuestras calles; los delincuentes o la policía? Esto es lo que debe dejarse bien en claro desde las fuerzas policiales y desde las áreas de seguridad de la provincia.

Deja tus Comentarios de la nota

Comentarios