Presentamos la atrapante nueva serie de “CATFLIX”: “Juan Valdéz” (“La Sesión Secreta”) Intrigas, ambición y suspenso en Yerba Buena

El escándalo suscitado en Yerba Buena por la Adjudicación Directa a un tal “Juan Valdéz” por Decreto de Necesidad y Urgencia y por un monto de $4.500.000, fue puesto en evidencia por El Diario en Tucumán. Lo cierto es que el primer DNU en cuestión, no incluía datos ciertos de CUI ni al menos DNI y domicilio cierto del beneficiario.

Inmediatamente nos pusimos en contacto con un funcionario municipal, que por más que intentó explicar como pudo esta cuestión, dejó un mar de imprecisiones que nos obligó a continuar investigando.

Desde el 04 de Mayo, día en que publicamos la primera nota denunciando los hechos,  hasta la fecha, tanto e el Intendente Mariano Campero, como hacia abajo en todos los rangos posibles; intentaron poner claridad en el tema actuando de una manera que denotaba nervios y molestia. “Habíamos dado en la tecla“, nos comentaba un empresario de la construcción.

Con la siempre dispuesta maquinaria propagandística del “super medio” tucumano, solo se sembraron más dudas. No solo por la inequidad en el tratamiento de la información y las fuentes y la horrorosa falta de voluntad investigativa; sino porque cada funcionario que abría la boca, desdecía a otro de manera risible e inyectaba un tema más en la agenda a investigar.

Pudimos acceder, antes de que se informe formalmente, que finalmente y por propiedad transitiva, se había otorgado el beneficio de la Adjudicación Directa, a una familiar del “Sr. Valdéz” (tal como se refiere el Decreto en cuestión). La beneficiaria y “heredera” de la obra y de los antecedentes y aptitudes de su hermano, no era otra que Leonela Valdéz.

La misma, apareció en escena y bajo las mismas premisas que Juan Valdéz se confeccionó un decreto que adecuaba el anterior, adjudicándole la obra por $4.500.000 en el Bº San Expedito en Yerba Buena.

Como se cansan de repetir los funcionarios, “se trata de una empresa familiar” (cosa que jurídicamente no existe) con dos identidades, con dos CUIT diferentes y con sospechas de haber repartido la mano de obra entre vecinos de otros barrios, en total contradicción con el decreto por el que se le otorga la misma.

Algunos pocos medios replicaron la nota de El Diario en Tucumán y otros trataron de colaborar para “tapar de tierra” el asunto.
Lo cierto es que esto toca a funcionarios altos como la Secretaria de Políticas sociales, Soledad Gettas, que inicia insólitamente el expediente (F2) no solo recomendando al tal Sr Valdéz, sino hasta indicando el modo de contratación directa y dando fe de su capacidad de hacer y su habilidad legal y jurídica para contratar personas a su cargo.

Fue el mismo Juan Valdéz, en señalar en La Gaceta, que empezaron a trabajar desde Octubre de 2017, mientras funcionarios citan Febrero de 2018. La empresa recibió un anticipo de $ 400.000 como único pago en el mes de febrero (al decir de autoridades de la gestión de Cambiemos) y hasta el día de la fecha no habrían recibido un peso más.
Como todos saben, en “la obra“, los salarios se cobran el viernes. No se sabe como con los 14 empleados que declara, pudo soportar sin pagar hasta ahora. Admás de vulnerar el propio postulado del decreto que invoca la necesidad que padecen las familias del barrio.

Mientras tanto y con total soltura, el Intendente Mariano Campero, declaró en el programa de “La Gaceta Play”, que las obras estaban prestas a finalizar y que “estos contratos se suelen firmar al final“.  (¿?). Abogado el hombre…

El Diario en Tucumán, fue tratado de “mentiroso” por algunos de los concejales y precisamente por el Concejal José Macome en sesión del Concejo. Él  es  el responsable de la Comisión de Obras y Servicios Públicos del HCD de Yerba Buena, debiera estar muy preocupado al avalar los supuestos y pruebas concretas que se van añadiendo a una causa que sin dudas llegará a los estrados judiciales.

Más allá de las obvias contradicciones y los desmanejos administrativos y contables de este programa, desde el municipio insisten que todo está claro y que actuaron acorde a la Ley.

Lo cierto es que el 11 de Mayo pasado, recién se emitió el Decreto que aprobaba el contrato que era para Juan Valdéz, pero que terminó siendo para su hermana Leonela.

Todo tan turbio y tan bizarro. Todo tan confuso e inexplicable. Con horrores administrativos y contables, la gestión Campero en pleno, no logra explicar tanta confusión.

El Concejo Deliberante citó a funcionarios implicados a la reunión de Comisión de Obras y Servicios Públicos que preside el concejal macrista, José Macome; que insólitamente declaró SECRETA la sesión; cosa que no existe en las normas que rigen el funcionamiento de los Concejos Deliberantes.

El Diario en Tucumán obtuvo como PRIMICIA, la desgrabación completa de esa “Sesión Secreta“, la que daremos a conocer a través de una forma un poco más entretenida, que no pretende burlarse de nada ni de nadie; pero que sí asume el duro “Karma” de tener que pelear con los medios que reciben una enorme y nunca difundida Pauta Publicitaria por parte del Municipio y que tratan por todos los medios de tapar el sol con las manos.

Te invitamos a ver el primer Capítulo de esta Serie a la que le dotamos una impronta de humor, pero que es totalmente cierta y seria; tanto, que seguramente te va a sorprender.

 

 

Deja tus Comentarios de la nota

Comentarios