Para Mariano Campero y su secretario de seguridad, Mauricio Argiró la GUM no tiene responsabilidad por la inseguridad en Yerba Buena

Como si se disputaran el puesto de un full back en un partido de rugby, el intendente de Yerba Buena, Mariano Campero y el secretario de seguridad, Mauricio Argiró; patearon la pelota hacia el campo contrario y responsabilizaron a la provincia por los robos a automotores haciendo uso de los inibidores de alarmas. Los delincuentes que hacen uso de este medio tomaron «para la chacota» a los yerbabuenenses.

Argiró, sin ponerse colorado salió con los tapones de punta y como si no tuviese delitos, accidendes y hasta muertes sobre sus espaldas. Como secretario de Seguridad municipal, fue y es el «empleado del año» de una agencia de venta de alarmas. El funcionario del área de seguridad municipal de Yerba Buena, como gran política de estado para combatir la inseguridad en esa localidad, promovió -y continúa haciéndolo- una estrategia que consiste básicamente en tomar contacto con un vecino, que reúne a sus pares de la cuadra en una casa y en dicha reunión se plantean los problemas de inseguridad. Es ahí que entra en escena Argiró, acompañado de la mano de un agente de una empresa de venta y colocación de alarmas y ofrecen en venta a los vecinos de los barrios en cientos de cuadras del municipio, un kit de Alarma + botón antipánico. para que las hagan funcionar en caso de un delito en proceso.

Los vecinos quedan con una especie de «sensación de seguridad» y con su botón en la mano. Eso sí, a la hora de que se lo requiera y el vecino pretenda hacer sonar la alarma, no acude ni la GUM, ni la policía, ni tampoco Argiró como una suerte de «servicio post venta«. Las alarmas suenan por las mañanas y tardes a lo largo y ancho del municipio, como si fuesen el canto del «Kakuy«.

Justamente éste funcionario quien salió al cruce culpando al gobernador Manzur y su par, secretario de seguridad provincial por los robos con inhibidores de alarmas. Toda una paradoja ya que a Argiró, lo que menos le producen las alarmas es inhibición.

A propósito. ¿Cuántas de estas inútiles alarmas a las que nadie responde, «vendió» Argiró? ¿No pudo consultar a su «empresa amiga» cómo neutralizar  (si es posible), este tipo de delitos?.

Es un hecho que la policía de la provincia es la responsable por la seguridad de los ciudadanos, eso es indiscutible; pero entonces:

Campero no explica aún, a pesar de solicitudes varias de concejales y vecinos, qué sucede con las famosas cámaras de seguridad con las que cuenta el municipio y que se supone que trabajan en conjunto con el 911 en el centro de monitoreo que funciona al lado de la Municipalidad?

¿Qué sentido tiene la GUM, si no es estar atentos a lo que acontece (al menos en las dos avenidas principales de Yerba Buena) patrullando la zona y monitoreando?

¿Por qué Campero pone tanto énfasis en los resultados y responsabilidades del Secretario de Seguridad de la Provincia y no mide con la misma vara a su propio Secretario de Seguridad, cuestionado por vecinos y concejales por su horrible perfomance?

¿Qué se puede esperar de la GUM, si sus agentes son simples contratados por el sistema de Locación de Servicios?. Estos agentes NO CUENTAN con una ART, tal como mostramos en el caso de la agente que se accidentó y que encima fue despedida de esa fuerza sin explicaciones. Los agentes son solo Monotributistas con uniforme y con armas que se traban o se disparan solas.

La GUM por dentro.

¿Conoce Campero lo que sucede dentro de la GUM?

Está claro que la Secretaría de Seguridad de Yerba Buena o su secretario, Mauricio Argiró, no tienen la capacidad de gestionar el funcionamiento de un centro de monitoreo, como sucede en numerosos municipios a lo largo y ancho del país. Su Guardia Urbana Municipal, no puede garantizar ni siquiera una mínima vigilancia en su bella Avenida Aconquija.

El intendente Mariano Campero, que frecuentemente viaja a eventos partidarios en Buenos Aires; podría efectuar un «copy – paste» de algún proyecto de los tantos municipios en los que gobierna Cambiemos, respecto a temas relativos a la seguridad de los vecinos y aplicarlos en Yerba Buena.

Su cercanía a los funcionarios de Cambiemos ¿No le da una enorme posibilidad de solicitar apoyo, para resolver él (en gran medida) una buena parte de la gestión de seguridad de su propio municipio?. Pareciera que los lazos políticos solo sirven a la hora de la «rosca».

Si es cuestión, ante cualquier hecho de inseguridad «echar la culpa» al Gobierno de la Provincia y hacer -como en el caso de Valentín Villegas– «la del avestruz«; entonces ni la Secretaría de Seguridad, ni la GUM ni su secretario, tienen alguna razón de existir.

Deja tus Comentarios de la nota

Comentarios