Otro radicalismo es posible. Importante convocatoria en Tucumán

El Club Central Córdoba fue desbordado por la concurrencia en la cita convocada por distintos sectores de la Unión Cívica Radical. Las paredes embanderadas con los rostros de los históricos representantes de ese partido, las boinas  blancas y los escudos,  daban cuenta de que el radicalismo “de pura cepa” se resiste a trocar sus insignias por globos.

Con la conformación de la alianza Cambiemos, una gran porción del radicalismo vio como los éxitos electorales fueron en desmedro de la defensa de sus consignas históricas. Así pues, tuvieron que elegir entre ser el furgón de cola del PRO o volver a las fuentes que lo alejan del poder de la billetera pero los acerca al “pueblo”.

Está claro que Don Raúl Alfonsín se pondría colorado si tuviese que soportar ver a su partido siendo cómplice de sectores que representan y defienden al más rancio neoliberalismo que él siempre denostó.

No todos son “palos” para el centenario partido, cada vez son más los radicales que despiertan a lo largo y ancho del país; esto incluye a una gran cantidad de jóvenes cuyo compromiso social le hace mirar con simpatía esta especie de “relanzamiento” que defiende consignas históricas de la UCR.

En ese marco fue que se llevó a cabo en el Club Central Córdoba en la provincia de Tucumán, una notable convocatoria que va en el mismo sentido que el encuentro regional que se dio hace poco más de un mes en la provincia.

“Estamos viviendo tiempos difíciles en donde tomar un mate cocido con pan se ha convertido en un lujo por el costo que representa. A las familias les resulta cada día más difícil llegar a fin de mes. Son momentos en los que tenemos que actuar con mucha responsabilidad y humildad. Por eso, hoy los queremos convocar a la Unión Cívica, a la unión de nuestro pueblo, para que alimentemos la esperanza de transformar entre todos la sociedad“, fueron las expresiones del legislador Ariel García, en un pasaje de su discurso frente a la multitud que estuvo presente en el acto popular y que desbordó las instalaciones del Club Central Córdoba.

Los radicales que hoy estamos aquí, somos la voz de los tucumanos porque queremos poner un norte, porque tenemos una hoja de ruta y desde la cuna de la independencia, como lo es nuestra provincia, queremos que nos acompañen para que juntos, cada uno desde el lugar que le toque actuar, contribuyamos con nuestro granito de arena para defender a la gente y para que Tucumán y la Nación salgan adelante“, expresó el principal orador del acto.

Tenemos el desafío de convertir las frustraciones y desilusiones de los argentinos en esperanza, porque somos la causa de los desposeídos. No podemos permitir que nuestros mayores, que dejaron su vida trabajando, perciban ingresos de miseria; no podemos permitir que jóvenes y adultos no tengan la posibilidad del empleo, que da dignidad; no podemos dejar que se juegue con la educación y la salud de las nuevas generaciones, porque ellos no son el futuro, son el presente“.

El dirigente de la UCR y legislador tucumano, Ariel García se mostró exultante y optimista por el grado de apoyo que tuvo la convocatoria. Así fue que agradeció el acompañamiento a todos los presentes y especialmente a “las mujeres y hombres, con raíces profundas en el radicalismo“; a los legisladores Raúl Albarracín y Fernando Valdez; al intendente Sebastián Salazar, a los concejales Benjamín Zelaya, Maximiliano García, Lucas Cerúsico, Pedro Albornoz Piossek, de Yerba Buena; Antonio Iñigo, de Las Talitas; Juan Medina, de Tafí Viejo; Adolfo Díaz Chavero, de Juan Bautista Alberdi; José Calcagni y Alfredo Estéfano, de Concepción, a las agrupaciones juveniles de “La Pisarello“, “La Lebenshon“, “Los Boina Blanca“, con la conducción del secretario de Asuntos Municipales de la Juventud Radical Nacional, Moisés García“.

El radicalismo tucumano vuelve a nuclearse de cara al 2019 y toma cada vez más distancia de aquellos “correligionarios” que optaron por continuar danzando junto al PRO al ritmo de “Gilda“.

 

Deja tus Comentarios de la nota

Comentarios