NO TE QUEJES SI NO TE QUEJAS (Crónica de un tucumano optimista)

¡Ché, decime!: ¿Cuántas horas al mes gastás tu preciado tiempo, en trámites para hacer valer tu derecho como consumidor?

¡Ah, no! ¡No me digas que te molesta que te trate de vos, cuando permaneciste sentado esta semana 45 MINUTOS con el “fijo” en la mano (porque seguro que el inalámbrico ya no funciona) escuchando esa “musiquita de espera” que acentúa tus ganas de ver “cara a cara” al telefonista del call center de Chaco que te va a atender! Y bueno… ¡Así andamos! ¡O te tomás ese café quemado, o lo devolvés y pedís uno como la gente¡ O te hacés respetar o no te respeta nadie!

Seguro sos un argentino promedio que tenés las neuronas y la paciencia al límite y te sentís estafado por las compañías de telefonía móvil o por tu proveedor de wifi.

No dudo que ni te quejates el domingo por esa “tira de asado especial” que comprastes de oferta en el Super, y al ver que estaba en “re mal estado” -y para que no te gaste tu cuñado (¡Ese Gil!)- se lo tirastes al perro poniendo cara de “tierno” y tapando tu bronca con una sonrisa fingida! ¡Bueno, al menos tu perro te movió la cola agradecido! Si… ¡Ya se! No se escribe “quejastes, comprastes ni tirastes“, sino “quejaste, compraste y tiraste” Lo que sucede, es que a veces le hago bromas a la gente, como ese tipo del call center que te tiene de punto y te pone en espera seis veces para “revisar el sistema” y luego te corta la comunicación a mitad del trámite.

¡Ja ja, ponele buena onda, que falta bastante!
¿No me digás que pagás sin chistar tus cuentas y te dejás invadir por el estrés, la impotencia y la frustración tratando de no mirar en el resumen de la tarjeta, la “garantía extendida” de esa cafetera que ya ni funciona, los intereses usurarios y la cantidad abrumadora de “cosas que no marchan en este bendito país“? ¡No te preocupés! No esás solo. ¡Somos uno más del montón! ¡Vos, y yo también!

A ver… Para ir comprendiendo de qué hablamos, hay grandes posibilidades de que mientras leás esta nota, se apague la luz de tu casa, escuchés que tu hija grite desde el baño “¡¡¡EL AGUAAA!!!”. O tal vez te viniste a la “compu” o estás con tu “celu” en la mano con cara de zombie con tal de no ver que tu mujer casi cae desmayada con un montón de facturas en la mano, con las cifras de los pésimos servicios que te toca pagar este mes.

¿Ves? ¿Ya no te parezco tan desubicado no? Diría que ni te molesta ya que te trate de vos.
Es que en términos de consumo, los argentinos estamos ¡HARTOS!. Nos quejamos mucho -demasiado diría- pero sobre todo… ¡NOS QUEJAMOS MAL!
Mascullamos la bronca y la impotencia para luego descargarla en la primera persona que se nos cruza por el camino y que no tiene nada que ver con ese “temita” que nos come la cabeza día a día, semana a semana, año a año. Nos sentimos verdaderamente ¡ESTÚPIDOS!

¿Realmente lo somos? ¿Estamos ya acostumbrados a tanta “ida y vuelta” que hemos claudicado? ¡Si, vos y yo también! Te diría que casi todos, por un motivo u otro, nos sentimos igual.

Yo al menos pienso que va llegando la hora de que digamos “BASTA, ESTAMOS HARTOS” Ya es hora de que nos quejemos, que reclamemos, que cortemos la tarjeta con una tijera, que denunciemos a ese “h de p” que nos tuvo el auto en chapa y pintura un mes, para luego entregarnos un trabajo que parece hecho por tu hijo de 7 años, con un martillo y un aerosol.  No se te vino a la cabeza -mientras leías- el día en que compraste esa podadora (¡No cualquiera! “ESA PODADORA”) que no pudiste hacer funcionar jamás? ¿No te taladra la cabeza escuchar todos los días “¿Querido, cuándo van a traer el lavarropas del service?”
¿Ya se te borró de la mente la cara de desilusión de tus hijos, cuando vieron que la pileta de fibra de vidrio que instalaste hace UN AÑO -luego de pensarlo CINCO- se partió al medio cuando quisiste ponerla a llenar el verano pasado apenas por segunda vez?
Bueno… ¡Si, tienes razón! Ya metí el dedo en la llaga demasiadas veces… ¡Vamos al punto!
Pero antes. ¿Te acordaste de hablar con el abogado por la “cuestión esa de las multas por exceso de velocidad en Recreo en la Ruta 157 a la vuelta de las vacaciones?? ¡No me digás que no leíste el artículo que publicamos en El Diario en Tucumán al respecto y el video que filmó Osvaldo (a quien no nombramos con nombre completo para que no lo vayan a perseguir los delincuentes que montaron ese “negocito”)
Mirá y seguimos, porque se pone lindo: Un Recreo en Catamarca que se viralizó en todo el país

¡Sí, me gustan las comillas!

El Diario en Tucumán encontró la solución a todos tus males. Un sitio en donde vas a poder sentarte un domingo a la mañana -cafecito en mano- a descargar toda tu bronca contra quienes te vienen amargando cada semana de tu vida, subiendo tu estrés a picos “aconcagüeños”. Esta va a ser tu venganza, tu verdadero “Día del padre“. Vas a tener la posibilidad de desquitarte. Vas a ser el “sicario” de los que “se aprovechan de tu nobleza”. Te vas a sentir Brad Pitt con tu mujer, Messi con tu hijo y un “YouTuber” con tu hija. Pero sobre todo, vas a dejar de sentirte el “Chapulín Colorado“.
Lamentablemente se nos acabó el tiempo juntos por hoy; pero te prometo. ¡NO TE VOY A DEJAR SOLO!
Esta semana la seguimos.

Buscanos y seguí leyendo lo que publicamos en El Diario en Tucumán
Hacete amigo y poné un “me gusta” en nuesta Fan Page

Escribinos a: eldiarioentucuman@gmail.com

Autor: Juanito Pindonga (Instagram)

PD: Te dejo con una sonrisa. Que no te pase lo que a este pobre hombre por no quejarte…

Deja tus Comentarios de la nota

Comentarios