“Mi primera escopeta” Una niña llora de emoción por recibir el ansiado regalo. Están todos locos…

Mientras el presidente Donald Trump sorprendió con la propuesta de “armar a los docentes”, EEUU atraviesa una crisis terminal en la escalada de violencia generada por niños y jóvenes que disparan sus armas en universidades, escuelas y espacios públicos. 

El tiroteo en una escuela secundaria en Parkland (Florida), en el que murieron al menos 17 personas, es el último ejemplo de las cifras escalofriantes de crímenes a consecuencia de la facilidad de acceso a armas de fuego en el país del norte. Las estadísticas son un duro golpe de realismo detrás de la epidemia de violencia armada que sacude sin fin Estados Unidos.

  • La emoción de una nena de 10 años al recibir su primera escopeta en Estados Unidos. La familia le regaló una Beretta 686 Silver Pigeon, una escopeta de caza. La pequeña abraza al estuche antes de abrirlo y se pone a llorar de la emoción.

En el mes y medio que lleva 2018, han fallecido en EE UU 1.816 personas por violencia armada, según los últimos datos del registro de la organización Gun Violence Archive. Eso equivale a una media de 40 muertos al día.

En escasas seis semanas, otras 3.125 personas han resultado heridas por disparos. Ha habido 30 tiroteos masivos, que reciben esa consideración cuando hay al menos cuatro muertos. La organización no incluye en sus estadísticas los fallecidos por suicidio. Dentro de esos parámetros, la entidad estima que 15.590 personas murieron por armas de fuego en 2017 en la primera potencia mundial.

Deja tus Comentarios de la nota

Comentarios