Más o Menos Así Está la Cosa (La columna de Juanito Pindonga)

En un informe emitido por Canal 8 de Tucumán, el Legislador Provincial radical por Cambiemos, Ariel García arremete nuevamente contra José Cano, el Titular del Plan Cor… Belgrano.

El fiscal Marijuan ha dado muestras de imparcialidad, ya que es el mismo que estuvo a cargo de las excavaciones en Santa Cruz en búsqueda de los dineros de Lázaro Báez
Supongo que Cano fue a buscar respaldo en su entrevista con el Presidente
Cano debe tomar licencia y alejar este escándalo que empaña un plan en el cual la gente ha depositado sus esperanzas; más teniendo en cuenta que se aproximan elecciones legislativas

“Me han dicho que he dicho un dicho
Un dicho que he dicho yo”

Entre el radicalismo consigo mismo y Cambiemos consigo mismo y “entre ambos los tres”, la interna política arrecia.

A poco de tener que definir candidaturas a Diputados y Senadores, los enfrentamientos entre dirigentes de Cambiemos en sus distintas vertientes, no solo no dan esperanzas de que cesen, sino que van en aumento.

La puja entre los dirigentes del PRO es silenciosa pero sin treguas. El ex bussista Pablo Walter (con su extraño doble rol de Directivo de AySA y “Coordinador del Ministerio del Interior para Tucumán) y el Legislador Alberto (Tito) Colombres Garmendia, parecen (según sus propios seguidores) tener posiciones irreconciliables en cuanto al diseño del “armado” y estrategias del PRO en la provincia. El exiliado Walter no querría “soltar la manija” partidaria, mientras el Legislador Colombres Garmendia, manejaría el “territorio”, con escaso apoyo de los afiliados a esa fuerza que hoy ocupan cargos en Entes Nacionales, colocados por Walter. El número de “caciques” del PRO tucumano está casi en relación con su cantidad de afiliados, que esta semana participaron de una “capacitación” dictada por el “armador” de Rogelio Frigerio en Tucumán.

Por donde pisa Walter queda tierra arrasada“, escribe por WhatSapp un dirigente.

En la “pata peronista” de Cambiemos, las cosas no están mejor. Los “cabecitas negras” y los “cabecitas coloradas“, no dejan de darse codazos, zancadillas y patadas.

El actual Intendente Germán Alfaro (Exsecretario de Gobierno del Exintendente Domingo Amaya) con su ex jefe, “el colorado”  (¿se entiende?) no discuten mediáticamente. Más todavía, Alfaroningunea” olímpicamente a Amaya.

Ya hay quienes se animan a ponerle fecha de retiro a Amaya de las huestes de Cambiemos. Corre la versión de que en el armado partidario, hubo rotura de fichas de afiliaciones aportadas por Amaya por parte del “alfarismo“, gota que rebasó el vaso del “colarado“.
También se dice que Amaya ya habría mantenido fluídas y amigables conversaciones con nadie menos que Sergio Massa, quién estaría gustoso de “devolverle las atenciones” al macrismo, que supo jactarse de “birlarle” numerosos dirigentes en las previas de las elecciones presidenciales de 2015.

Mientras “Cambiemos se pelea“, el justicialismo local se encamina unido para “devorarlo desde afuera“. El Senador y ex Gobernador Alperovich, parece ser el mejor “Jefe de Campaña” de Juan Manzur, que -con su Vice, Jaldo “laburando” en el territorio- se siente cómodo mientras gestiona (más bien “tironea”) fondos a la Nación.  Fondos escasos y que llegan de manera “homeopática” a la provincia, no sin que antes los dirigentes de Cambiemos -para esto unidos- pidan rendiciones de cuenta como si éstos salieran de sus propios bolsillos.

Los inundados, siguen siendo la cuenta pendiente y los rehenes necesarios, del “ajuste” de los CEOS porteños y de las especulaciones de los funcionarios tucumanos encariñados con la Calle Corrientes y los hoteles de cinco estrellas.

Así las cosas, nadie parece discutir al ex Ministro de Salud, Pablo Yedlin, que desde su cargo en la Secretaría General de la Gobernación, gestiona para Juan Manzur y camina por los barrios y pueblos con Jaldo y el mismísimo José Jorge Alperovich.

Mientras los periodistas del “diario de mayor tirada de la provincia” (Así le dicen a La Gaceta),  azuzan peleas intestinas en el FPV tucumano; los integrantes del “tridente” Manzur-Jaldo-Alperovich, se turnan para el “jugar al juego que mejor juegan y que más les gusta“. Esto, es hacer todos los días lo que en Cambiemos llaman “timbreo” y que en “tucumano básico” se llama “golpear las manos” y tomar unos mates con tucumanos de los barrios de la Capital y de localidades del interior.

Hay quién -envalentonado- se anima a invitar a “caminar las calles” al hoy -devaluado por sus propios socios- José Cano, para ver a quién trata mejor la gente.
Así transcurren por estos días los avatares políticos.

Unos pretenden “asustar” con “el regreso de los K“, mientras otros “hacen política” a la vieja usanza -casa por casa- a sabiendas de que los “tarifazos” de Aranguren, el escándalo del “plan CoreAno“, pero sobre todo lo que daremos a llamar el “Voto Góndola” (con una inflación y un aumento generalizado de los precios de absolutamente todo) va minando día a día la expectativa y la esperanza de que el Gobierno Nacional revierta su política económica y “tire un centro” a las ahogadas Pymes (que dan trabajo al 75 % de los empleos en blanco), clase media y comerciantes; sin contar a los que entran en el segmento de los “indices“; o sea desocupados, subocupados, beneficiarios de programas sociales, etc.

Esta última situación -en definitiva- es la “aliada inesperada” de cualquier opositor en una elección nacional. Que no se puede medir, solo “palpar”

Al “pejotismo tucumano” se le está haciendo mucho más fácil hacer campaña sin Cristina que con Cristina en el medio.

Más que nunca, Tucumán depende de los tucumanos y la percepción de la gente pareciera ser que “todo lo malo” viene de Buenos Aires, mientras acá los gremios pactaron sus paritarias en un porcentaje mayor a la media nacional.

Existe una especie de “conciencia colectiva” de que si se pasa sed, es porque el “grifo” se cierra en la –nunca tan porteñaCasa Rosada.

Nieva en Tafí del Valle. El locro del 25 de Mayo parece sopa de zapallo y para algunos, llenar una “chancha” con gas, es igual o más dificultoso que para otros, conseguir la tan ansiada y a veces utópica “garrafa social”, para “tomarse unos mates y calentarse las patas“.

– ¡FELÍZ DÍA DE LA PATRIA!

-¡NO IGNORANTE, EL DÍA DE LA PATRIA ES EL 9 DE JULIO!

– ¡LISTO! NO ME COMPRÉ UNA BANDERA PARA COLGAR PERO TE LA MANDO POR WHATSAPP.

– OK. ¡FELÍZ DÍA DE LA PATRIA IGUAL!

Y ese dicho que me han dicho que yo he dicho, no lo he dicho
Más si yo lo hubiera dicho, estaría muy bien dicho, por haberlo dicho yo” 

*JUANITO PINDOGA Para “El Diario en Tucumán

Juanito Pindoga (R) No se hace cargo de sus dichos ni de los dichos de los demás.

Facebook

Twitter

Bonus Track.

Deja tus Comentarios de la nota

Comentarios