Macri Interviene el PJ de la mano del Partido Judicial y coloca como interventor a Barrionuevo

El presidente Mauricio Macri “va por todo” aunque no lo manifieste. En sus inicios, quiso imponer por Decreto de Necesidad y Urgencia a dos vocales de la Corte Suprema de Justicia de la Nación.

Ha cooptado a jueces, fiscales, medios, partidos, sindicatos y asociaciones varias; no contento con esto y con la complicidad de la jueza federal María Romilda Servini de Cubría decidió esta mañana la intervención del PJ nacional y designó como interventor judicial a un sindicalista “amigo“, Luis Barrionuevo.

El referente sindical tendrá como tarea “producir los actos necesarios tendientes a la normalización partidaria“.

Asimismo, el extitular de la CGT Azul y Blanca “deberá realizar un inventario de bienes muebles e inmuebles del Partido Justicialista Orden Nacional, como así también deberá informar sobre la situación económico-financiera de la entidad“.

De esta manera, Servini de Cubría desplazó a la conducción del sello, que estaba encabezada por el diputado nacional por San Juan José Luis Gioja.

Está totalmente claro que el presidente Macri es capaz de “meterse en la casa de su enemigo” con tal de asegurar su permanencia en el poder. Esto no puede ser tomado ni como una casualidad ni como una resolución judicial ortodoxa. Esto es literalmente tomar por asalto al adversario y en su propia casa.
Pareciera que en la mente de los líderes de Cambiemos, el famoso #SomosVenezuela, más que una denuncia, era un anhelo.

Consultamos al respecto a un jurista local, el Dr. Martín Viola (Docente de la Cátedra de Derecho Constitucional de la Universidad San Pablo T) quien se refirió al respecto del polémico fallo.

“Luego de leer el fallo de Servini de Cubría, sobre la intervención del Partido Justicialista, me resultan curiosas algunas particularidades”

1. Los considerandos de la sentencia y sobre todo lo esgrimido en la página 3 a la página 11 (al fundamentar la intervención) denotan una serie de consideraciones políticas, incluso citando a Juan Perón, que no demuestran la convicción jurídica o la verosimilitud del derecho esgrimido, como presupuesto necesario a la medida cautelar ordenada.

2. No se justifica de modo alguno las razones para que el interventor del Partido Justicialista sea Luis Barrionuevo. Solamente es designado en la parte resolutiva del fallo sin justificar las razones de la elección de su persona.

3. Tratándose de una medida cautelar, supongo que la misma será apelada por el Presidente del Partido Justicialista, a efectos que la normalización del partido (esgrimida por la jueza) sea por la vía política y no los canales judiciales.

4. Si la adopción de la medida dispuesta en esta causa, tiende a normalizar el funcionamiento del Partido Justicialista, mediante la pronta realización de elecciones libres y democráticas, con la finalidad última de salvaguardar los intereses de los afiliados y los propios fines de los partidos políticos, sería razonable.

No obstante y si bajo el argumento de la ‘normalización institucional’ del partido, se intenta afectar el normal desenvolvimiento interno del mismo, sin citar una sola norma que acredite las presuntas irregularidades denunciadas, estamos en presencia una indebida injerencia judicial en el ámbito del partido justicialista.

Deja tus Comentarios de la nota

Comentarios