Las visitas inútiles de los funcionarios nacionales a Tucumán

Solo pensar que en la Argentina, tenemos un Ministerio de Transporte, a cargo de Guillermo Dietrich, y áreas como Educación y de Salud, tienen rango de Secretaría de Estado, es absolutamente incomprensible.

El arribo de funcionarios nacionales de a la provincia de Tucumán, tiene un inconfundible sesgo político. En otras épocas solía ser «de manual«, que estas «visitas» se diesen en  un marco de una cierta institucionalidad; en el «mundo Macri» esto prácticamente no existe.

Recientemente arribó a Tucumán, nada menos que el Ministro del Interior y Obras Públicas (¿A qué «interior» se referirá…?), Rogelio Frigerio.
El funcionario no vino a anunciar financiamiento o realización de obras públicas, ni siquiera a proponer soluciones tendientes a prevenir inundaciones en vísperas de la época de lluvias a iniciarse en contados días.

Frigerio se refirió en todo momento a cuestiones meramente de tipo electoral, vino a la provincia con la sola intención de acompañar al candidato a vicepresidente de Mauricio Macri (Miguel Ángel Pichetto) a «tirar las redes en aguas peronistas«, a ver si lograban pescar dirigentes del PJ que naden a su favor de cara a las PASO a llevarse a cabo el próximo 11 de Agosto.

Tenemos conciencia de la necesidad de tener un frente nacional más amplio, una base de sustentación con mayor volumen”, dijo Frigerio, para quien “sumar peronistas es parte de eso” y que “fue una decisión valiente y disruptiva del Presidente convocar al líder de la oposición en el Senado a que forme parte de la fórmula presidencial”; declaró el Ministro en medios locales.

«El ministro del Interior, Obras Públicas y Vivienda, Rogelio Frigerio, afirmó hoy que si gana el Frente de Todos va a gobernar Cristina Kirchner o habrá doble comando”. Así lo consignaba el matutino La Gaceta hace pocos días. Soluciones, propuestas, rendiciones de cuenta de obras anunciadas y nunca realizadas… ¡De eso no se habla…!.

Algo similar ocurrió con el arribo del Ministro de Transporte de la Nación, Guillermo Dietrich, que evidentemente carecía de voluntad alguna de intervenir directamente en un tema de su absoluta incumbencia; la crisis del transporte que tiene de rehenes a los trabajadores tucumanos.

Dietrich no tuvo, no quiso o no le interesó en absoluto convocar a una mesa de negociación en donde estén representados el Estado Provincial, la Municipalidad de San Miguel de Tucumán, los empresarios del transporte y los sindicatos.
Simplemente se «sacudió el polvo» de las responsabilidades que le competen y endilgó a la provincia las culpas del caso.

No suena extraño que el propio Vicegobernador, Osvaldo Jaldo lo cruzase en el acto de manera de exponerlo ante los tucumanos.
«Los veo preocupados porque están perdiendo las elecciones a nivel nacional. Me preocupa que vienen con las manos vacías, no traen absolutamente nada ni para un municipio o para una comuna. Si no le quieren traer al Gobierno provincial, bueno, nos manejamos; pero podrían ayudar a un pueblo del interior que tanto necesitan«, reforzó el presidente de la Cámara. (Diario La Gaceta).

También se sumó al desfile de funcionarios macristas, Dante Sica (Ministro de Producción). No se refirió a la crisis del sector citrícola, a las grandes dificultades por las que atraviesa la industria azucarera, al precio de los bio combustibles ni nada que se le parezca.
«En su paso por Tucumán, el ministro de Producción y Trabajo de la Nación se reunió con distintos sectores productivos y recorrió la empresa Scania. Al final de su visita, se mostró satisfecho por el acuerdo Mercosur-UE y dijo que la economía ha entrado en una etapa de recuperación«, señala el mismo supermedio tucumano.

Antes de «tomarse el palo» (Sica)  acudió a dos remanidas frases: :“Lo peor ya pasó” «Tenemos un tipo de cambio muy competitivo«. Esto, tanto para los argentinos de a pie, como para los sectores productivos, suena más a una estúpido y cacofónico discurso de campaña, que a afirmaciones coherentes y concordantes con la realidad y como resultado de la política económica aplicada por el gobierno de «excambiemos«.

En definitiva. Desde el advenimiento de la democracia hasta hoy, cambiaron mucho las cosas. Las clásicas visitas de funcionarios nacionales en las que se anunciaban beneficios para la provincia; son parte de meras tradiciones consideradas hoy como «obsoletas«. Lo verdaderamente importante pareciera ser, recolectar votos a cambio de absolutamente ninguna propuesta o beneficio para los tucumanos o para los estados provinciales, municipales o comunales.

Los funcionarios de «excambiemos«, podrían ahorrarse estas visitas inútiles y postear directamente desde sus despachos y por Twitter, algunos de los conceptos vertidos en los «chupamedias» medios provinciales, que se muestran incapaces de intentar ejercer su tarea periodística con mayor honra, indagando y exigiendo respuestas concretas a los requerimientos de los apáticos lectores.

Mientras tanto, nos quedamos con el interrogante. ¿Para qué existe un Ministerio de Transporte de la Nación, que no soluciona nada y se bajan al rango de Secretarías, las áreas de Salud y de Educación?

Deja tus Comentarios de la nota

Comentarios