Las Tasas en la Tarifa de Electricidad. En Yerba Buena te están tomando el pelo Enterate por qué. (Por: “El Pasante”)

Por: “El Pasante”

El Director de El Diario en Tucumán pegó un portazo y me dejó todo a mí. ¡No me lo banco! Y no soy el único…
Pibe; agarrá una factura de luz de hace algunos años y una de ahora y escribí un buen informe para que la gente de Yerba Buena sepa que la toman para la joda” “¡No me defraudes mocoso, mirá que no son épocas…!”, me dijo.

Así resultó que me tuve que poner a estudiar el tema desde cero. Ya el jefe tomó nota de lo que está sucediendo con la cuestión de la rebajas en las tasas que afectan el monto que la gente paga por la factura de la luz y que tiene “caliente” a todo el mundo en Tucumán y en Yerba Buena “pega fuerte”.
Mirá (me dijo), con ese tema vengo jorobando desde el año 2004 cuando hacía un programa de radio frente a la municipalidad de Yerba Buena durante la intendencia de Roberto MZ (que ahora dicen que está en el equipo de Tupuduto, el vice de la “cardiocandidata”).

Si no entendés nada, llamalo a ‘Guillo Decoud,‘ que fue funcionario en esa época y con el cual debatíamos siempre sobre ese asunto (lo volvía loco). Me cansé de plantearlo; inclusive catorce años después cuando alerté de la estafa a los Vecinos de Yerba Buena y hasta los Trolls que hay en ese grupo y tantos otros“. “Te doy una pista; buscá Ordenanza 925-1998 y 926-1998 y una modificación que hizo Camperito a la primera“.

Fui y busqué…, busqué por todos lados. Google, archivos en las pc…, no dejé ni un lugar sin buscar…¿O  sí? ¡Viejo turro! ¡Claro, no se si lo hizo de gusto o no pero recordé que había escrito algo sobre el tema de la suba de tributos en Yerba Buena y busqué la nota en la web de EL DIARIO EN TUCUMÁN. ¡Estaba! (Nota).

Resulta que cuando Yerba Buena era casi un pueblito pedemontano, allá por 1998, se promulgaron dos ordenanzas: Las Ordenanzas 925-98 y 926-98. En ese momento hablar de pavimento, cloacas, luz y recolección de residuos; era un “lujete” costoso para el municipio y como nadie pagaba un mango a la muni, hubo que pergeñar -al patrón le gusta eso de escribir difícil a veces- (Idear, disponer o ejecutar una cosa con más o menos habilidad y rapidez) algún modo de buscar algo de guita para asegurar el pago de un mínimo de servicios a los vecinos.

Así las cosas, la Ordenanza Nº 926, actuaba como un anticipo “a cuenta” del CISI (alumbrado, barrido y limpieza) y la Ordenanza Nº 925, explicada de esta manera en La Gaceta, en 2018 por el contador Hernán Ganen, durante la administración ya de Camperito, cuando todavía era subdirector de Rentas.

La Ordenanza 925 es una contribución que incide en el suministro de energía y es un monto porcentual”, explicó Hernán Ganen. “El porcentaje está establecido en otra ordenanza (N° 2026) y varía según lo que cada usuario consume de energía”.

“Si no supera los $ 1.000, la percepción es del 10%; si es hasta $ 2.000 se deberá percibir $ 100, más un 5% sobre el excedente; si es más de $ 2.000 y hasta $ 5.000, la percepción será de $ 150 más un 2,5% sobre el importe que excede los $ 2.000; y si supera los $ 5.000 se debe percibir $225 más un 1% sobre el monto que supera los $ 5.000”, reza ese fragmento de la normativa.

A Camperito se le ocurrió que él podía ser más “pergeñador” que nadie…; un capo el pibe. Ya con una Yerba Buena de 120.000 habitantes (no como en 1998 cuando sacaron de la galera las Ord. 925 y 926) podía tomar la Ordenanza Nº 925-98 y “fumársela” a toda esa tabla que hacía muy desplelotado todo. “¡A pelase…“! ¡”Le metimo un 10% para que paguen todos y que se haga agua el helao!”, dijo…. Bah, eso debe haber dicho. ¿Viste que habla medio campechano el pierna?

¡Eh, Kabuby, necesito que agarrés a los muchachos aliados -ya que presidís la Comisión de Hacienda- y me hagás aprobar esto!” Así nació la Ordenanza Nº 2141 en 2018. Si usted observa la boleta de la electricidad, verá ambas ordenanzas y cuánto paga por ellas. Con la reforma de Campero y sus concejales adeptos, verá que por la Ordenanza Nº 2141, usted abona el 10% de la facturación en concepto de un tributo municipal.

Desglose en donde se puede ver que el consumidor paga el 10% de la facturación al municipio en concepto de IMPUESTO

En este ejemplo que usamos como referencia, el usuario paga por Ordenanza 926-98, la cifra de $14.00 y por Ordenanza Nº 2141 (que reemplaza a la Ord 925-98) la cifra de $238.73; exactamente el 10% del monto de la factura sin impuestos, que con IVA y otros termina siendo de $3.340. Más claro, echarle el agua que corre por la zona del mástil.

Para ponerlo en claro y usando este mismo caso como ejemplo, Camperito pretende contribuir a un “gran ahorro” en beneficio de los vecinos de Yerba Buena. Es ese valor pequeño que señala la Ord. 926-98; en el ejemplo PESOS CATORCE… (¡…!) el que Campero pretende imponer. El valor más alto, el del 10% sobre el monteo de la factura, NO SE TOCA. Una absoluta y burda tomada de pelo.

El vejete, director de El Diario en Tucumán, me dejó el laburo hecho (la verdad). Hasta le hizo una entrevista a un concejal y la dejó editada. 

¡Clarito como el agua este pibe! Tiene razón el director cuando putea. ¡Esto es una tomada de pelo! Encima, sigue…
El pibe concejal este del video, presentó con otros concejales más, un proyecto en Abril del año 2018 (mientras seis concejales aliados a Campero votaban el aumento al 10% con la reforma de la Ord. 925-98) solicitando la eliminación de las dos ordenanzas que permitirían un ahorro real a los vecinos. Los concejales Aguirre, Aranda, Aráoz, Jantus, Macome, Rojas (Kambiemos), votaron en contra.

Con esta “jodita” de estas dos ordenanzas y la modificación de una, Camperito hizo lo mismo que otros intendentes pero mejor. Cambió la Ordenanza 925-98 por la Ordenanza 2141-18 y le hizo pagar a TODOS el 10% de la facturación (un fardo), encima como propuesta para ahorrar, promete sacar la Ord 926-98 y que los vecinos ahorren hasta $32 (PESOS TREINTA Y DOS). Mientras tanto le sigue cobrando a todos un 10%. ¡Un capo!

Lo que viene repitiendo el “vejete” que dirige EL DIARIO EN TUCUMÁN, es que encima hay una “doble imposición” encubierta. ¡¡Me puse a ver y es cierto!! ¡No pueden, te juro…!

El tema es así. Por ejemplo. Vos pagás todo el año la factura de EDET, luego te llega a tu casa el CISI. El tema es que en esa boleta del CISI, no te descuentan lo que pagaste todo el año con la factura de electricidad; sino que esperan que no te des cuenta y pagues todo el monto de ese impuesto.

Lo que el vecino hace (por comodidad o porque no sabe que lo están currando), es pagar “calladito“. Lo que tiene que saber, es que le están cobrando DOS VECES el “anticipo del CISI”.

Ante esta virtual ESTAFA (¿En grado de tentativa, será?), el vecino tiene que ir a EDET, hacer la cola, pedir el resumen de todo el año y luego llegarse por Rentas Municipales, en Yerba Buena. Tiene que pedir que le hagan la refacturación con el descuento de lo que ya pagó por adelantado con la factura de la electricidad y recién abonar el CISI. ¡Juro que no es una joda! Hasta en EDET ya conocen el mecanismo y te proporcionan una boleta sábana o todas las boletas del año, para que hagas valer tu derecho y pidas que te descuenten en “la muni“, así no pagues dos veces.

En el diario de mayor tirada de la provincia, Campero y los concejales Aguirre y Aráoz, comentaron lo siguiente: “Somos conscientes de que las tarifas golpean a los vecinos y, por eso, nos pusimos de acuerdo con el titular del Concejo para eliminar la carga fiscal”, indicó Campero a nuestro diario. “Creo que debemos hacer un esfuerzo, más allá de cualquier discusión o diferencia política, pero pensando siempre en el vecino”, remarcó el jefe municipal.

Aguirre, a su vez, confirmó el apoyo que le brindará a la medida, conjuntamente con su par Walter “Kabuby” Aráoz. “La sociedad precisa de estas medidas en un momento difícil en el que muchos deben optar entre pagar la luz o comer”, expresó.

¡Qué país generoso! ¡Con razón la gente se asombra cuando desde EL DIARIO EN TUCUMÁN le contamos como son las cosas realmente!

– Escuchame mocoso. ¿Qué onda la nota sobre lo que te pedí?

– ¡De diez patrón! Tenía razón usted.
– A ver… ¡Traé para acá!
– Mocoso. ¡Te felicito! No habías sido tan pavo después de todo.
– ¡Gracias Jefe! Primera vez que me elogia algo…
– No te elogié…, solo dije que no eras “tan pavo…“.
– A propósito…, andá trabajando sobre este tema. Luego te digo que el que va a ganar la licitación es Fr… ¡Andá mocoso, andá a laburar…”. No me hagas hablar de más.

 

 

 

 

Deja tus Comentarios de la nota

Comentarios