La lentitud del Camarista Dr. Horacio Ricardo Castellanos conspira contra la institucionalidad en Yerba Buena

La Sala I en lo Contencioso Administrativo a cargo del DrHoracio Ricardo Castellanos, se tomó todo el tiempo necesario como para evaluar el amparo presentado por cuatro concejales de la “Ciudad de los emprendimientos inmobiliarios“; no obstante el fallo no se emite y la justicia suelta la mano al desarrollo normal de la institucionalidad en tiempos de democracia.

Esta lentitud de la Sala I en lo Contencioso Administrativo, parece obedecer más a un capricho que a una complejidad jurídica o a una voluminosidad del expediente en cuestión.

Un ex Camarista consultado por El Diario en Tucumán sobre la lentitud de esta Sala en expedirse al respecto el Amparo en cuestión nos decía: “Cuando a nosotros nos llegaba un Amparo, dejábamos todo aquello en lo que estábamos trabajando y si era necesario estudiábamos el expediente en casa” “Hasta que el Amparo no ‘salía’, prácticamente ni dormía” “Al fin y al cabo, ese es el sentido de una medida cautelar

Estado del Trámite de la Causa

El Diario en Tucumán consulta permanentemente el sitio del Poder Judicial, en búsqueda de novedades. Entendemos que más allá de la lentitud con que el Camarista lleva el proceso, solo le queda fallar al respecto. Su demora ya produjo un enorme daño institucional, económico y administrativo que dará lugar a posibles acciones judiciales posteriores; no obstante, dejar pasar una semana más, sería una total falta de responsabilidad por parte del Dr. Horacio Ricardo Castellanos.

Consulta de Expedientes del Poder Judicial de Tucumán

Es por todos conocido que el Poder Judicial, ese mismo al que no le agradan las intromisiones (como corresponde), que tiene una venda en los ojos (como corresponde) y que no paga Impuesto a las Ganancias (como corresponde); le molesta de sobremanera que otro poder “judicialice” sus asuntos.

Lo que no comprende tal vez quien preside esa Sala, es que sencillamente de eso se trata su trabajo, para ello está, es lo que se espera de él. Fallar es “decidir“, es “mediar” es brindar (en el caso de este amparo) a la democracia, los medios para su normal desenvolvimiento. Si la política no puede recurrir al Poder Judicial para dirimir cuestiones de índole institucional, se dan estas situaciones “de hecho“, que colocan pies para arriba a los representantes y a los representados.

Cuatro concejales no representan a un grupo o a un partido, tampoco únicamente a los ciudadanos que pusieron un voto por ellos. Cuatro concejales (sobre diez) representa al 40% del padrón de votantes (vecinos) del municipio de Yerba Buena.

La ausencia de un fallo, en un sentido o en otro, pone en ridículo a los diez concejales, les lleva a cometer errores que pueden derivar en graves problemas institucionales, jurídicos y económicos a todo el municipio.

El Lunes 26 de Marzo, sesionó el HCD de Yerba Buena, con Seis/Cinco concejales (no se sabe -a casi un mes de haber “asumido“- si el Sr. Aranda, es o no concejal), con un presidente del Cuerpo Legislativo que no se sabe si es tal y actúa o no acorde a lo que manda la Ley Orgánica, la Constitución Provincial y el Reglamento Interno de el Concejo Deliberante. Toda acción del Concejo Deliberante de Yerba Buena puede llegar a estar viciada de nulidad; esto no puede continuar de esta manera.

Recuérdese que el concejal Héctor “pilón” Aguirre, había asumido fuera del Ciclo de Sesiones Ordinarias, que concluyen el último día de Noviembre de cada año. Los concejales faltantes podrían estar disfrutando de la zaga “Games of Thrones” en Termas del Río Hondo, en las playas del caribe o tomando un  mate y “mojándose las patas” en el “Río Loro“). En la “juntada” en la que se lo designó, se labró un acta en donde fue nombrado “Presidente PROVISORIO” (figura que no existe ni es considerada  por ninguna norma vigente ni reglamento alguno) y asumió en una “Sesión No Especial” -figura inexistente, surgida de la imaginación de los concejales actuantes- una especie de Sesión “preparatoria” (que se aplica cuando se pone en funciones a un intendente y se toma la jura del mismo y de los propios concejales). La sola utilización de esa metodología (con cinco concejales), constituye en sí misma, una suerte de golpe institucional.

Cabe señalar que al fin de cada sesión, los concejales firman un Acta en donde consta lo actuado y sus dichos. Justamente la Municipalidad de Yerba Buena en su descargo ante la Sala I, no adjuntó acta alguna. ¿Se trata de una omisión o no se firmó tal acta? Este instrumento, era una herramienta de prueba imprescindible para el municipio, sin embargo, alguien se olvidó o tal acta sencillamente no existe.

Si este ejemplo fuese tomado por otros cuerpos colegiados, sea el que fuese y el cincuenta por ciento de sus miembros, desplazasen al otro cincuenta, en “vacaciones” (para graficar lo que significa “fuera del Ciclo de Sesiones Ordinarias”), se validaría la instauración de gobiernos “de hecho” (por no decir de facto) dentro de los mismos.

DOCUMENTACIÓN

Acta en donde se sesiona SIN QUORUM. Léase al final que se consigna el inicio de sesión con “la presencia de CINCO concejales“, habiéndose designado la figura inexistente (desde el punto de vista legal) de un “Presidente Provisorio“.

NO EXISTIENDO QUORUM, los concejales actúan como si estuviesen en sesión y ante la interrogación de la Secretaria del HCD, sobre si van a solicitar mayor tolerancia; el concejal Macome, solicita que “el Cuerpo sesione con las formalidades de ley“,  e invita a sesionar designando presidente al concejal de mayor edad (¿?). (La secretaría del HCD había informado minutos antes qué es lo que dice esa “ley” a la que hace alusión el concejal) NO HAY QUORUM.

Inmediatamente el concejal Javier Jantus, sufre una suerte de “regresión temporal” y bajo un “espasmo mesiánico“, compara al ¡CONCEJO DELIBERANTE CON EL CABILDO!!! Como un emulo de Cornelio Saavedra, dice: “creo que tenemos la autoridad suficiente” (¡¡…!!) y suma a acatar la propuesta del concejal José Macome. Pero veamos qué pensaba al respecto este mismo concejal.

 

No podrá producirse debate de ninguna naturaleza” (Concejal Jantus, antes de sucumbir a su “Ataque Cabildista)

  • Este análisis no debió ni producirse por la sencilla razón de lo expuesto en el primer párrafo.

La Secretaria Blanca Alvillos, conoce perfectamente cuál es el procedimiento a seguir, no obstante calla y da pie a los concejales para que cometan el error de pretender sesionar SIN QUORUM. Cabe acotar que el Concejo Deliberante de Yerba Buena dispone de un funcionario específico con la obligación de controlar el quorum y que debió intervenir para alertar al respecto.

La sesión no llegó a producirse. La misma acta lo dice, no obstante -cinco concejales- constituyeron o más bien “desconstituyeron” una suerte de “Concejo Blue“.

 

  • Nótese que en el orden del día, se llama a Izar la Bandera a los concejales “Zelaya/Aguirre”. En los hechos, esa era la conformación de la mesa directiva del HCD. Zelaya, presidente; Aguirre, Vicepresidente, por lo que no estando presente el concejal Zelaya, Aguirre podía actuar como Presidente segundo…, lamentablemente eligió otro camino.

  • Para sellar semejante “desmadre“, los concejales presentes no firmaron el acta, sino que lo hizo  solo la Secretaria del Cuerpo, Blanca Alvillos. 

Esto es lo que seguramente el lector “lego” entendió a la perfección, a a la Sala I de lo Contencioso Administrativo, le lleva más de tres meses analizar y fallar acorde a derecho.

El Diario en Tucumán

Fanpage

Twitter

 

Deja tus Comentarios de la nota

Comentarios