José Cano “pasa factura” a Campero, Sánchez y legisladores de Cambiemos, mientras Ariel García acumula poder en la UCR

Son operaciones políticas, del Gobierno provincial a través de la Legislatura, que intentan generar internas en Cambiemos que hoy no existen”, declara el diputado José Cano en los medios. Ya es conocida por propios y ajenos, la costumbre del cambiemista radical de echar las culpas afuera y sumarse los méritos para sí.

¿Cuál es el “colchón” político de José Cano para disputar una eventual candidatura a gobernador de la provincia de Tucumán?

Lo cierto es que al odontólogo diputado macrista, le desvela su posicionamiento puertas adentro de Cambiemos; más aún con la irrupción de Alfonso Prat Gay dentro de la escena de su mismo espacio.

Cano parece obviar que, hasta ahora fue el “portador de un cheque” que venció con su última derrota electoral. El sello “UCR“, que llevó por lo menos en parte, al espacio de Cambiemos, hoy dista de estar disponible tal como él parece considerarlo.

La UCR a nivel nacional y desde luego provincial, está “repensando” su rol dentro del mapa político, en vistas a las elecciones de 2019. Una gran porción del espacio radical que pertenece a cambiemos, quiere “renegociar el contrato” con el PRO y otra porción, cada vez mayor, hoy siente que el Partido Radical no debe ser cómplice de políticas que van en contra de sus principios fundacionales.

En este cuadro de situación, José Cano debiera saber que tiene al menos tres frentes de batalla. Más todavía, existe líneas internas que están decididas a participar de esa contienda: los “Boina Blanca“, de Ariel García; “La Pisarello“, de Fernando Valdez y “Radicales en Acción“, de Elías de Pérez; mientras él cuenta con solo con parte de “La Celestino“. Antes de pensar negociar en nombre del radicalismo, Cano, tendrá que pasar un verdadero “capotón furioso” al que será sometido por sus propios cada vez menos “correligionarios“.

Recientemente, en una entrevista realizada al programa nuevo programa web de La Gaceta, José Cano dio muestras de suma debilidad al pasar factura a los intendentes Mariano Campero y Roberto Sánchez, y a los legisladores electos tras su malograda postulación en 2015 (la frase “vos sos Intendente con voto prestado”, resuena todavía en los oídos de un mandatario municipal)  Como “broche de oro“, recibió municiones directas e indirectas el pasado fin de semana, por parte del legislador Ariel García y otros dirigentes, en el “Encuentro Del Norte“; evento que reunió a una gran masa de referentes radicales del norte del país.

Cano deberá revalidar el “ciclo básico” del militante radical, luego de haber brindado demasiada dedicación en atender cuestiones de sus “vecinos” en desmedro de los integrantes de “sufamilia” del partido centenario, si quiere llevar al menos un una “posta roja y blanca” a la mesa de negociaciones de Cambiemos.

Introducción a la Militancia“, “Lealtad a los Principios Fundacionales I y II“, “Democracia Partidaria“, “Rendición de Cuentas“, “Soberbia I, II y III” y otras tantas materias “colador” de la carrera de “Licenciatura en Radicalismo“; son las que deberá convalidar José Cano para salir airoso con un “nuevo cheque” en mano.

La inclusión de dirigentes del centenario partido en la alianza Cambiemos, ha desdibujado décadas de construcción de una identidad ideológica lograda en base a luchas, gestas y defensa de banderas inclaudicables del partido al que dice pertenecer Cano. La visión del tipo de país que soñaron sus históricos dirigentes a lo largo de más de un centenar de años, colisionan de frente con el raquítico basamento argumental e ideológico sobre el que sostiene el ideario macrista. La  marketinera criatura llamada “Cambiemos“, que gestaron Mauricio Macri, Sanz,Carrió y un polirrubro de fragmentos sin identidad determinada, constituyen un envase demasiado pequeño para contener tanta historia.

El macrismo solo le ofrece al radicalismo aquello que ya le es propio por derecho y le retacea cada uno de los espacios y logros obtenidos. Un cada vez más amplio sector de la UCR no cree que sea el destino del movimiento, nutrirse de las migajas que caen de la mesa grande, en donde se toman las decisiones que atañen al futuro del Partido Radical y de los argentinos todos. Flaco rol le otorgaron los dirigentes cambiemistas a  un movimiento, cuyo principal objetivo fue -desde su nacimiento- el de la defensa de los derechos al ascenso social de las clases bajas y caló hondo en las clases medias de la Argentina de otros tiempos.

Tal como la foto de portada, José Cano y su versión de Cambiemos pareciera ocupar solo una pequeña porción de ese “colchón” que parece ser ese “nuevo mapa” radical, que se va delineando de cara al 2019.

 

 

Deja tus Comentarios de la nota

Comentarios