Finalmente el Radicalismo tucumano tendrá candidato propio, aunque no en Cambiemos.

Con el año 2019 en frente de nuestras narices, los «patitos comienzan a alinearse» en el radicalismo tucumano. Mientras José Cano y Silvia Elías de Pérez hilvanan su estrategia para imponerse individualmente en una eventual interna con el PRO en Cambiemos; un gran sector de la UCR de nuestra provincia decidió enfrentar las elecciones a gobernador en 2019. 

Es que el sector de la UCR que nunca estuvo de acuerdo con las políticas implementadas desde «papá» Cambiemos desde que llegaron a la presidencia con Mauricio Macri a la cabeza en 2015; se dedicó a construir poder, gestión y consensos, levantando permanentemente las banderas clásicas y ortodoxas del partido de Don Raúl Alfonsín.

Resulta evidente que una gran porción del radicalismo tucumano se siente, o excluido, desilusionado o no representado por los radicales «Cambiemistas» (Cano, Elías de Pérez). Es así que empezó una suerte de migración y regreso a las fuentes en la UCR.

Como hubiese estado atento, interpretando el sentir de sus correligionarios, el Legislador, Ariel García -Vicepresidente Segundo de la Legislatura local- anunció ante una cantidad considerable de dirigentes su postulación al cargo de Gobernador de Tucumán.
Además de anunciarlo de puertas adentro, dirigiéndose hacia sus correligionarios y hablándole a los simpatizantes radicales y a los militantes de la UCR; Ariel García emitió una Gacetilla de Prensa que hizo circular a través de de las redes sociales.

[Gacetilla de Prensa]

Ya gobernamos un día y ahora queremos hacerlo los 365 días del año por cuatro años para mejorar la vida de todos los tucumanos”, aseguró Ariel Garcia ante una concurrencia de más de 800 dirigentes representativos de toda la Provincia. El Vicepresidente 2do de la Cámara legislativa hizo alusión al 30 de octubre, fecha en la que estuvo a cargo de la gobernación destacando que “Hemos demostrado que estamos capacitados para gobernar la Provincia, en un día maratónico de actividades que fue coincidente con los 35 años de recuperación de la democracia”. «Soy un hombre de cuna radical, pero por sobre todas las cosas soy de Tucumán y para mi las grietas forman parte del pasado. Quiero ver a la gente con trabajo y a los niños felices sin importar qué ideología tengan».

«Me preguntaban qué es lo que haremos en 2019, y llegó el momento de decirlo: vamos a ir por la Gobernación de Tucumán porque no somos como aquellos que se contentan con ser minoría que se presentan por compromiso o a cambio de un cargo como premio en Buenos Aires. Nosotros vamos a pelear para que a nadie le falte el pan en su mesa. Vamos a ser los custodios de la clase media y de la clase trabajadora que hoy se rompe el lomo trabajando para dejar más de la mitad de sus sueldos en el pago de impuestos”, sostuvo Ariel García.

Además, el candidato a Gobernador de la UCR, dijo que va a erradicar a las drogas de las calles y que fomentará el deporte en los más jóvenes para que se puedan desarrollar sanamente. “Los niños y los abuelos serán una bandera presente en mi gestión. A ellos no les debe faltar nada. Y un párrafo especial para la inseguridad: Vamos a capacitar a las fuerzas de seguridad con el doble de cursos a los que hoy tienen acceso y serán prioridad a la hora de la recomposición salarial”, disparó García.

En el acto, estuvieron presentes autoridades y referentes sociales como Héctor Viñuales, Presidente de la Federación de Cámaras de Turismo de la República Argentina (FEDECATUR), el Vicepresidente de la Federación Económica, Ernesto Gettar; el presidente del Instituto Yrigoyeneano de Tucumán, Alberto Salazar; el secretario general de UATRE de Lules, Germán Ferrari; el secretario de Asuntos Municipales del Comité Nacional de la Juventud Radical, Moisés García; los ediles Maximiliano García, Benjamín Zelaya, Lucas Carúsico, Pedro Albornoz Piossek, de Yerba Buena; Juan Medina, de Tafí Viejo; José Calcagni, de Concepción; Adolfo Díaz Chavero, de Alberdi; y Antonio Íñigo, de Las Talitas.

Desde «el otro lado del alambrado«, Cambiemos debate la posibilidad de sumar al hijo del genocida Antonio Domingo Bussi (Ricardito para los amigos) en sus filas. Si los radicales tienen un límite es justamente ese. Nunca alguien que se precie de llevar las banderas del radicalismo podría convivir con el hijo del general fallecido en un mismo espacio.

No caben dudas que la alianza Cambiemos está en serios problemas. La migración de dirigentes descontentos y el apoyo de simpatizantes radicales hacia una vertiente mucho más representativa de los valores que definen a ese partido más que centenario, va a ser un verdadero dolor de cabezas para Cambiemos en Tucumán.

La UCR, representada por Ariel García y una numerosa cantidad de dirigentes locales, ya plasmó su propuesta y «sentó» a un candidato. Queda por mensurar qué grado de zozobra causa esta candidatura en el seno de Cambiemos.

García abrió las puertas al electorado radical y al independiente. Ahora le toca «mover» a los representantes de este extraño menjunje que nació como APB (Acuerdo por el Bicentenario, hoy Cambiemos, filial Tucumán), en donde -todavía- conviven representantes del PRO, peronistas y «desperonistas«, socialistas, líderes independientes y una buena porción de militantes del macrismo, que a un año de las elecciones, no saben en qué sitio del mapa político y estratégico están parados.

Deja tus Comentarios de la nota

Comentarios