Escándalo en Chile por la intromisión del Banco Mundial en las elecciones presidenciales

Un economista jefe del Banco Mundial reconoció “motivaciones políticas” para perjudicar el índice de competitividad de Chile y favorecer campaña del miedo de Piñera. Este es el modo, en que desde organismos internacionales que debieran ser ajenos a la vida política de los países, se inmiscuyen para “torcer” la voluntad de los incautos. ¿Sucede o sucedió lo mismo con Argentina?.

Luego de detectar que ciertos cambios metodológicos podrían ser injustos e influenciados políticamente, el economista jefe del Banco Mundial, Paul Romer, anunció, por medio de una entrevista con el diario Wall Street Journal que corregirá y volverá a calcular los ránking nacionales de su informe de competitividad “Doing Business“, al menos cuatro años hacia atrás.

Lo anterior podría ser crucial para Chile, cuya posición en la tabla ha sido particularmente volátil en los últimos años y, según comentó Romer, potencialmente influenciada por motivaciones políticas del personal del Banco Mundial.

Quiero pedir una disculpa personal a Chile“, dijo Romer, “y a cualquier otro país” que se haya visto dañado por esto. Agregó: “fue mi culpa porque no dejamos las cosas lo suficientemente claras“.

Para contextualizar: el ránking  de Chile ha fluctuado entre el puesto 25 y el puesto 57, desde 2006 hasta ahora, períodos en los que se han turnado la presidencia Michelle Bachelet y Sebastián Piñera.

Y, en efecto, durante el gobierno de Bachelet, el ránking deterioró ostensibelemente, luego de la incorporación de nuevos componentes a la metodología.

En base a las cosas que medíamos antes, las condiciones empresariales de Chile no empeoraron durante la administración de Bachelet“, dijo Romer.

Cabe destacar que el ex director del grupo responsable por el informe Augusto López-Claro, no respondió a los llamados del Wall Street Journal.

Tal acto de “sincericidio” por parte de este funcionario, pone en tela de juicio el accionar de estos organismos internacionales que debieran colaborar a afianzar las democracias de los países emergentes. Cuando Romer dice “Y a cualquier otro país”, es imposible abstraer a la Argentina de esta cuestión. Nuestro país debiera sumarse al cuestionamiento de Bachelet y solicitar informes sobre si hubo o hay manipulación de datos estadísticos sobre  Argentina.

 

Deja tus Comentarios de la nota

Comentarios