Debate organizado por el Ateneo Científxs Tucumanxs La “Deconstrucción” del Sistema Científico-Tecnológico Argentino

El viernes 6 de abril pasado se reunieron en Tucumán convocados por el Ateneo Cientificxs Tucumanxs (ACT) representantes de distintas instituciones del campo científico y universitario en un espacio de reflexión y debate. La propuesta: Deconstrucción del Sistema Científico-Tecnológico Argentino.

La Dra. Virginia Albarracín del ACT planteó la deconstrucción  como tipo de pensamiento que parte de la discusión de conceptos y la reflexión crítica, además de asumir deconstrucción como base de la construcción.

Los puntos en común desarrollados por los panelistas plantearon el contexto de recorte presupuestario y su impacto en las distintas instituciones: disminución de investigadores, despidos de planta, desfinanciación de unidades ejecutoras, infraestructura y proyectos.

La deconstrucción como concepto:

La idea de deconstrucción se emplea en el terreno de la filosofía y de la teoría literaria con referencia al acto y el resultado de deconstruir. Este verbo, que procede del vocablo francés déconstruire, alude a desmontar, a través de un análisis intelectual, una cierta estructura conceptual.

La deconstrucción se lleva a cabo evidenciando las ambigüedades, las fallas, las debilidades y las contradicciones de una teoría o de un discurso. Lo deconstruido, en este marco, queda desmontado o deshecho.
Más allá de la filosofía, la noción suele utilizarse en el lenguaje llano para mencionar la búsqueda de las falsedades o las falacias que oculta un discurso.

Puede decirse que la deconstrucción se encarga de revisar los conceptos con la intención de descubrir el proceso histórico y cultural que subyace a ellos. De esta manera se puede demostrar que la claridad aparente de un texto no suele ser tal.

Deconstrucción del Sistema Científico-Tecnológico Argentino

Deconstruir el lenguaje implica -en este caso- discutir las afirmaciones tales como que “el malestar es porteño e ideológico” y reafirmar que el malestar es federal como lo señalaron las distintas provincias.  

Algunos datos señalados por la responsable de la Secretaría de Ciencia, Arte e Innovación Tecnológica de la UNT, Dra. Cristina Apella, dan cuenta de que el principal aporte de los financiamientos de investigación (70%) proviene de otros organismos nacionales tales como CONICET, Agencia, etc. Asimismo reconoció la necesidad de recuperar el rol de la universidad en el desarrollo de estrategias y políticas para promover la investigación en las diferentes unidades académicas.

En el CONICET, el panorama actual del ajuste presupuestario se evidencia también en los mecanismos institucionales en tanto se han desconocido procesos democráticos de elección de miembros del directorio hasta la modificación en forma inconsulta de los llamados de investigadorxs y becarixs. El Dr Daniel Campi convocaba entonces a la comunidad científica a reconocernos como actores políticos comprometidos con nuestro tiempo.

Desde el emergente gremio universitario SIDIUNT se destacó la reducción y reasignación de partidas universitarias a otros rubros y el recorte de becas estudiantiles en forma directa e indirecta. Los recursos destinados a la educación, no solo universitaria sino general, constituyen la mitad de lo destinado a deuda externa, afirmó Guido Buldurini, convocando a llevar al conocimiento de otrxs, esta realidad en particular en las aulas universitarias.

El papel de las agrupaciones estudiantiles respecto del conocimiento y articulación de problemáticas comunes de la educación superior y la ciencia y tecnología argentina es fundamental en un contexto de unicidad en el discurso mediático.

A su parte, Flavio Sives, secretario general de ATE-CONICET La Plata, llamó a reconstruir el concepto de sindicato señalando la importancia de la organización de lxs trabajadorxs para la defensa de los derechos, señalando la baja tasa de sindicalización del sistema científico. Repensarnos como trabajadores implica reconocer las condiciones y demandas objetivas y subjetivas de trabajo y el papel gremial en la agenda de discusión además de la lucha.

El INTI, institución que adquirió impulso en los últimos diez años, actualmente pasa una situación de desfinanciación y despidos concurrente con contrataciones millonarias a empresas, un doble discurso en los recortes presupuestarios para cargos frente a recursos destinados a contrataciones de servicios. El Ing. Martinez Pulido convocaba a la creatividad, repensar la labor desde nuevos espacios que nos permitan incidir en el medio y coyuntura actuales.

El secretario de innovación y desarrollo tecnológico de la provincia, Ing. Mariano Garmendia, se refirió a los  preocupantes cambios recientes sobre los cambios ministeriales y a reconocer la reiteración de aspectos de un modelo de país remontado 40 años atrás. La coyuntura nos demanda un cambio de paradigma de la ciencia argentina que reconozca las deudas de un sistema científico con el desarrollo industrial del país, la modificación de las reglas de juego (el estatuto de CONICET se remonta también 40 años), así como la federalización de los recursos. Repensar un modelo de país que incorpore el sistema científico de forma federal es hoy un desafío inminente.

En conclusión todxs lxs participantes de la mesa panel mostraron con datos el deterioro que sufre el sistema científico-tecnológico del país y cuáles son las consecuencias en el medio local. Desde el ACT y en torno a la fecha del día del investigadxr cientificx, consideramos necesario que la comunidad científica y universitaria tome conciencia de esta situación, analice de manera crítica la política nacional de ciencia y tecnología que lleva adelante el Ministro Barañao y genere y acompañe acciones para evitar este camino hacia la desaparición del sistema argentino de CyT.

Deja tus Comentarios de la nota

Comentarios