¿Cuál fue el porqué de la designación y posterior renuncia de Malcorra?

La renunciada Canciller Susana Malcorra, se fue “entre gallos y medianoche”. ¿Cuál es el verdadero motivo de su renuncia?.Básicamente a Malcorra se la “vendió” como un producto “pemium“, antes de ser designada. En tiempos en donde literalmente la prensa y todo el arco político atravesaba su extensa “luna de miel” con el nuevo gobierno.

Al anunciar su designación, Susana Malcorra fue definida por el Presidente Macri como “Una mujer inteligente, vigorosa y sabia que viene a sumar su visión de la política internacional en esta nueva etapa de cambio que pronto empezaremos

Como contracara de este panorama y con la prensa neo oficialista de su lado, se obviaron destacar algunos de los antecedentes de Malcorra que debieron advertirse al ser por todos conocidos en dicho momento. Sin embargo, decidieron mirar para un costado. ¡Malcorra nunca debió ser designada Canciller!

La elegida fue protagonista de un escándalo en la Organización de Naciones Unidas donde -tras un proceso- se la encontró culpable de encubrir el abuso sexual de soldados Cascos Azules a niños refugiados en regiones del centro de África.

Citando una investigación interna de Naciones Unidas, la influyente revista estadounidense Foreign Policy, revela el nefasto papel jugado por la actual canciller argentina, Susana Malcorra, cuando se desempeñaba como jefa de Gabinete del secretario general de la ONU, Ban Ki-moon. El veredicto de un panel de tres jueces independientes nombrado por Ban Ki-moon, responsabiliza a Malcorra –entre otros funcionarios de alto rango– del ocultamiento de un caso de abuso sexual a menores perpetrado por Cascos Azules de la ONU y de la persecución sufrida por el funcionario sueco Anders Kompass, quien filtró la noticia a las autoridades francesas para poner fin a los abusos.

El 29 de abril de 2015, el mundo se enteró de los sistemáticos casos de abusos sexuales perpetrados contra menores por integrantes de las “fuerzas de paz” en Guinea Francesa, Chad y Guinea Ecuatorial en un campamento de refugiados en la República Centroafricana (RCA).

Los testimonios, que habían sido recogidos casi un año antes por personal de la Oficina del Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos y Unicef, fueron filtrados al diario británico The Guardian. El artículo incluyó el testimonio de Anders Kompass, un especialista en Derechos Humanos de Suecia con más de 40 años de experiencia, que había sido suspendido y estaba siendo investigado por la ONU por haber alertado al gobierno francés sobre los abusos.

Hasta ahora, Anders Kompass ha guardado silencio sobre su papel en este asunto, pero la semana pasada un panel independiente nombrado por el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, estableció la inocencia del funcionario sueco que sólo intentaba que cesaran los abusos contra menores, y concluyó que “varios funcionarios de alto rango –entre los que se menciona a la actual canciller argentina, Susana Malcorra, que en ese momento se desempeñaba como jefa de Gabinete de Ban Ki-moon, estaban más preocupados en concertar esfuerzos para silenciar y perseguir al denunciante del escándalo, Anders Kompass que en proteger a los niños del peligro en que se encontraban y sancionar a los abusadores

El 19 de mayo de 2014, un niño de 11 años declaró que: “un soldado francés le prometió comida a cambio de sexo oral, luego lo violó, y le dio galletas y dinero en efectivo“. El pequeño dio una descripción detallada del soldado y afirmó que podría identificarlo, pero no se tomó ninguna medida, ni siquiera una advertencia a los soldados, no se hizo ningún esfuerzo para evitar el abuso en curso, ninguna alerta fue expedida a las decenas de miles de adultos desplazados en el campamento. El personal de Unicef reportó casos de sexo oral forzado y violación anal de los niños de 8 a 15 años y no se tomó ninguna acción. En total, las entrevistas documentan el abuso sexual de 13 niños por parte de 16 soldados de la fuerza de paz: 11 eran franceses, tres de Chad, y dos de Guinea Ecuatorial. Otros siete Cascos Azules actuaron como cómplices. El informe implica a 23 soldados en total.

A mediados de julio de 2014, la ONU no había tomado ninguna medida contra los abusos en curso. En ese contexto, el funcionario sueco Anders Kompass informó a las autoridades diplomáticas francesas, que solicitaron una copia del informe con el fin de iniciar una investigación. El 30 de julio recibió una respuesta del gobierno francés, que le informaba que una investigación estaba en curso.

Tres meses más tarde, cuando el secretario general presentó su informe anual sobre la respuesta de la ONU a la explotación y los abusos sexuales de 2014, no contenía mención alguna de las denuncias de abuso sexual infantil en la República Centroafricana.

La jefa de Gabinete Susana Malcorra organizó una reunión en la ciudad de Turín entre el alto comisionado para los Refugiados, Zeid Ra’ad Al Hussein; la alta comisionada adjunta, Flavia Pansieri; el subsecretario general (USG) para OSSI, Carman Lapointe; y el director de Ética de la ONU, Joan Dubinsky, para discutir el caso Kompass: si la negligencia para combatir los abusos sexuales por parte de los Cascos Azules, se hacía pública, la ONU enfrentaría preguntas para las que no había respuestas razonables.

Como resultado de la reunión realizada en Turín, el grupo integrado por Malcorra continuó tramando una manera de silenciar a Kompass. Dos semanas más tarde, el 9 de abril de 2015, Zeid solicitó formalmente una investigación sobre Kompass por su “filtración” sobre la denuncia de abuso sexual en la República Centroafricana.

Durante la semana del 13 de abril de 2015, un mes después de su negativa a renunciar, Kompass fue suspendido con goce de sueldo y escoltado desde su oficina. Susana Malcorra, que ocupaba una de las posiciones más poderosas en el sistema de la ONU como jefa de Gabinete del secretario general, declaró a los medios que Kompass estaba siendo investigado porque era culpable de “mala conducta” (¡!). Esto era un caso flagrante de prejuzgamiento.

Kompass fue perseguido y hostigado por altos cargos de la ONU hasta que un tribunal de apelación ordenó a la Organización de las Naciones Unidas (ONU) que levantara inmediatamente la suspensión laboral del funcionario humanitario sueco. El juez Thomas Laker dijo que la decisión de la ONU de suspender a Kompass, quien se desempeñaba como director de Operaciones de Campo para la oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos, fue “prima facie ilegal” .

Cuando uno lee el lapidario veredicto de los jueces dado a conocer la semana pasada sobre el triste papel jugado por Susana Malcorra en los intentos de silenciar el escándalo de la ONU, se comprende perfectamente que el ofrecimiento de Mauricio Macri le vino como anillo al dedo. En caso contrario, es probable que a esta altura hubiese tenido que presentar su renuncia a la ONU, pero no precisamente para encabezar la diplomacia argentina.

Reiteramos ¡MALCORRA NUNCA DEBIÓ SER DESIGNADA CANCILLER!

¿Por qué se fué?. (En realidad queda como “Asesora”)

El Diario en Tucumán, ya expuso algunos de los supuestos motivos que pueden leerse en la siguiente nota: “Cuando un amigo se va… (¿Amigo?) Deserciones en El Mejor Equipo de los Últimos 50 Años

Cuando varios de los periodistas afines al gobierno, ya nos hacían lagrimear con el relato que explicaba su renuncia por una supuesta “enfermedad terminal” del marido de Malcorra, nos desayunamos con la noticia de que ella misma desmentía tal versión, dejando en ridículo a más de un adulador del gobierno que este Martes 30 de Mayo perjuraba que ese era el “único motivo“. ¡Penoso!

Desde El Diario en Tucumán, ya tomamos en cuenta la versión que la sindica como generadora de “cortocircuitos” por el financiamiento del faraónico proyecto del Ferrocarril San Martín que unirá Argentina con el Pacífico, pero a esta altura, se torna tan escabrosa la temática, que preferimos dejar para más adelante el desarrollo del tema.

Sí, vamos a recordar el acuerdo firmado entre la Argentina y el Reino Unido el 13 de septiembre de 2016 vinculado a las Islas Malvinas por el que se cedió a la pretensión del Reino Unido de remover todos los obstáculos al desarrollo económico de las islas, plasmando la vieja pretensión británica de legalizar la depredación de la pesca en el Atlántico Sur y de permitir la explotación de petróleo en Malvinas.

Cuando Marcos y Fulvio (Pompeo), me propusieron a Susana -que no la conocía- le dije que tenía un compromiso de convocar a los mejores. No nos equivocamos. Cuesta encontrar en la historia una canciller como ha sido Susana. Todos saben que trabajaba como jefa de gabinete del secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, y desde ahí conoció a mucha gente. La vamos a extrañar”, destacó Mauricio Macri, al anunciar la dimisión de Malcorra. Tras afectuoso abrazo, el Presidente partió raudamente.

Seguramente nuestros lectores y muchos argentinos no van a compartir el sentimiento del señor Presidente.

Nota de la Redacción de El Diario en Tucumán: Ante un tema tan sensible como lo es la acusación que pesa sobre Susana Malcorra de encubrir -como funcionaria de la ONU- el aberrante abuso a menores africanos por parte de miembros de “fuerzas de seguridad“; no quisimos explayarnos en “temas menores” como lo pueden ser los negocios que la vinculan a la familia presidencial.
Tampoco quisimos sucumbir a la tentación de recabar la abundante información que brinda WIKIPEDIA sobre Susana Malcorra.
Para quienes lo deseen, les dejamos el enlace por si es de su interés.

Susana Malcorra en Wikipedia:

https://es.wikipedia.org/wiki/Susana_Malcorra

Deja tus Comentarios de la nota

Comentarios