Cocina Coreana (¿Coincidencias?) “A COMERLAAAA”

NO TE VAYAS DE COREA SIN PROBAR… (NUESTROS 10 PLATOS PREFERIDOS Y OTRAS SORPRESAS)

“¿Ustedes se creyeron muy machotes por haber viajado por otros países asiáticos?… ¡Ahora van ver!”, parece habernos dicho Corea apenas llegamos. Y así, conocimos lo que es la verdadera comida picante. Como lo que no mata no pasa de una hemorroide, pudimos subir la vara hasta tolerarla, y después disfrutarla.

No te asustes, porque si sos de los que se pone a llorar con el picante, o terminás rodando por el piso con medio cuerpo acalambrado, en Corea también vas a encontrar muchas opciones para vos.

El primer paso a dar, es hacerte amigo del kimchi, una conserva picante que generalmente se hace con col china y no puede faltar como acompañamiento de todas las comidas. Definitivamente es un sabor adquirido, del que los coreanos no se pueden despegar. Como te lo van a dar gratis en los restaurantes, no te va a faltar oportunidad para probarlo.

Habiendo conocido a tu primer amigo, aunque haya sido forzado, pasemos a los 10 platos que más felices nos hicieron, para que cuando los comas sientas que los que están atrás de estas líneas también comparten tu mismo sentimiento…

10 – BIBIM GUKSU
Desde el primer día entendimos que los coreanos no se andan con chiquitas. El Oooooopa que gritamos cuando esos fideos rabiosos impactaron de lleno en nuestras lenguas, no fue justamente el de Gangnam Style. Fue un “opa” de advertencia, para saber a los que nos íbamos a enfrentar en los próximos platos. Pegó duro, pero sabíamos que en cuanto nuestra tolerancia subiera, podríamos disfrutarlo. Y así fue, un mes y medio después nos llevaron a un restaurante de Seúl especializado en Bibim Guksu y pudimos incluirlo en nuestro top 10.

El Bibim Guksu es un plato frío de fideos somyeon (fideos bien finitos) con distintos vegetales y salsa picante (hecha con ají molido, ajo y gochujang -una conserva de chilis que se usa en muchos platos-). A veces también viene con huevo duro o carne. Tiene un toque dulzón que se lo da el azúcar, pero que no es suficiente para apagar el fuego.

Bibim = mezclar. Guksu = fideos. Como el nombre dice, la idea es que mezcles todos los ingredientes para comerlo.

9 – MANDUGUK
El invierno en Corea es muy duro, por eso hay tantos platos para combatir el frío. Nosotros llegamos a experimentar temperaturas de -15°C, y nada mejor para descongelarnos que una buena sopa como la Manduguk.

La sopa está hecha con caldo de carne y dumplings (especie de ravioles) de carne, vegetales, tofu o una mezcla de todo, y algunas también vienen con tiritas de alga. Las buenas también tienen tteok, que son unos tubitos gomosos hechos con harina de arroz, de los que vamos a hablar más adelante en el grandioso tteokbokki.

Mandu = dumpling. Guk = sopa.

8 – HOTTEOK
No somos grandes amantes de los dulces de esta parte de Asia, pero cada tanto alguno se sale del molde. Estos panqueques fritos son una patada al hígado, ¡pero cómo se disfrutan!

Hay distintas versiones de hotteok; la clásica tiene relleno de miel, azúcar negra, maní y canela. Si vas a Busán no te podés perder la versión del Sur, que viene llenísimo de frutas secas. Somos muchos los que coincidimos que éstos son los mejores.

Pronunciar hotteok sin que pensaran que estábamos diciendo “hotdog” fue uno de los grandes desafíos de nuestro viaje. Como es un snack callejero, que se come principalmente en invierno, va a alcanzar con que vayas hasta cualquier puestito, le hagas señas de cuántos querés y listo, sin riesgo de que te den un pancho (sí, en Argentina lo llamamos pancho al hotdog, ¿y?).

7 – BIBIMBAP
¡Criticá este plato y se te arma! Los coreanos tienen un amor pasional por su bibimbap, así que ni se te ocurra decir que no te parece nada especial.

Una porción de arroz a la que arriba se le ponen distintos vegetales, algunos crudos y otros salteados (zanahoria, pepino, zucchini, hongos, espinaca, brotes de soja, algas, entre otros) y una salsa picante parecida a la del Bibim Guksu, pero no tan violenta. Además, puede incluir un huevo frito o crudo, y en algunas ciudades se diferencian por ponerle carne cruda. Ahora que ya sabés que bibim significa “mezclar”, no hace falta que te explique lo que deberías hacer cuando te sirven el plato.

Todo coreano te va a decir que pruebes el de Jeonju, donde está el restaurante original que empezó a comercializarlo. Nosotros probamos uno bastante caro en Jinju, con carne cruda, y no nos pareció que se justificara la diferencia de precio con otros que habíamos comido, así que al de 13 dólares de Jeonju preferimos dejarlo pasar.

6 – JJANJANGMYEON
Éste es el plato de los nenes y los nostálgicos. Es simple y barato; como diría mi mamá, “se hace en un periquete”. Para prepararlo vas a necesitar sutamyeon, una variedad de fideos medio gruesos hechos a mano, parecidos a los spaghettis. Para la salsa, salteá unas cebollas y cerdo cortado en cubitos y agregale chunjang, que es una pasta de soja. Esta salsa se llama jjajang y cuando la mezclás con los myeon (fideos) te queda… ¡Jjajangmyeon! A nosotros nos gustó mucho, pero es bastante dulce y pesado, así que no es para todos. Si no encontrás los ingredientes en el súper, podés hacerte un viajecito a Corea para probarlo.

La pronunciación es más fácil de lo que parece; es algo así como “chan-chan-mieon”.

 

5 – HELADO DE TÉ VERDE
¿Que no te gusta el té verde? No importa, probá esto y vas a ver como cambiás de opinión.

El helado de té verde se vende en muchos lugares de Corea, pero el de Boseong Tea Plantation, cerca de Suncheon, es realmente erótico. La plantación de té no nos pareció gran cosa, pero el helado nos hizo el día. Probamos el tradicional, smoothie y, nuestro “namber uan”, el de yogur de té verde. Un festín para las papilas gustativas.

 

4 – GIMBAP
Aceptamos el repudio de los paladares negros, pero para nosotros… ¿lo decimos?… ¡el gimbap es mejor que el sushi! Para algunos puede ser como decir que un vino Marolio es mejor que un malbec Rutini, pero es que el gustito a aceite de sésamo del gimbap lo preferimos al del vinagre de arroz que usan en el sushi.
Nuestro amigo gimbap siempre estuvo a mano; es muy barato y lo venden por todos lados.

Gim = alga. Bap = arroz.

3 – TTEOKBOKKI
Tan rico como picante, cada vez que lo comimos nos dejó el estómago revolcándose, prometiéndonos que no lo repetiríamos nunca más, pero fue imposible, lo comimos hasta el último día. ¡Es que es muy rico! Un buen “to-ppo-ki” con salsita cremosa es irresistible en un día frío.

Tteok son los tubitos de masa de harina de arroz de los que te contamos en el puesto 9. Son gomosos y con forma de tampón. Bueno, no suena muy tentador si te lo decimos así, pero con el resto de los ingredientes hacen una combinación explosiva (¡literalmente!). La salsa es dulce, picante y espesa; la etiqueta coreana dice que cualquier otra cosa que estés comiendo (especialmente gimbap) podés mojarlo en esta salsita para realzar el sabor.

Además de estos tampones gomosos, la mayoría de los tteokbokkis también tienen cebolla, cebolla de verdeo y lo que se podría traducir como “pastel de pescado”, que para que te des una idea son unas planchas de masa que se hacen con pescado procesado. A partir de esta base, tenés variedad para divertirte; hay con fideos transparentes, fideos instantáneos (rabokki, por ramyeon que es el nombre de estos fideos en coreano), huevo, queso e incluso algunos que ponen nerviosos a los tradicionalistas, como el que cambia la salsa picante por una de crema. Nosotros probamos el de crema y flipamos en colores, es genial para pedir con un plato del original e ir alternando los sabores, así no bombardeas tan salvajemente a tu estómago.

2 – SSAMBAP
Una picada al estilo coreano, con platitos llenando toda la mesa y una sartén en el centro o parrilla cocinando carne. Los acompañamientos cambian, la carne principal y manera de prepararla también, pero lo que no puede faltar son las hojas para armar arrolladitos, porque de eso se trata este plato. Lo más común es usar hojas de lechuga, pero también hay otras como repollo hervido, algas y, nuestras preferidas, hojas de sésamo.

A la mesa te van a traer distintos tipos de hojas, así que podés ir probando. Agarrás una, le ponés un poco de arroz, un poco de carne, otro poco de otro relleno, la cerrás haciendo un rollito, la mojás en alguna salsa sin que se caiga nada, y rápido a la boca. No la rellenes mucho porque vas a hacer un enchastre, la idea es que la comas de un solo bocado.

Ssam = arrollado. Bap = arroz.

1- GOGIGUI (COREAN BARBEQUE)
Como argentino, no puedo evitar mirar con escepticismo a las barbeques, estas paseudo-parrilladas donde la carne se rostiza a la llama de un fuego hecho a gas. En nuestras tierras estamos acostumbrados al ritual de esperar por esos manjares desgrasarse a fuego lento, al olor de la leña y el ruido del carbón, y es por eso que la idea de poner todo cortado en pedacitos arriba de una plancha y quemarlo, sin arte de por medio, nunca me terminó de cerrar.

Después de probar el bulgogi (parrillada de carne de vaca) coreano, entendimos que no lo podíamos comparar con una parrillada ni con las clásicas barbeques. Esta es una comida totalmente distinta; la carne se corta en tiras y se deja reposando en una mezcla de salsa de soja, azúcar, ajo y aceite de sésamo. Generalmente se cocina en una parrilla que está empotrada en cada mesa, pero también puede ser en piedras calientes, sartén o una especie de plancha con hendiduras. Lo que más nos gustó no fue la carne en sí, sino justamente que la comida se puede adaptar a tu gusto para que no sea tan carnívora. Te traen el menú y vos podés elegir todo lo que querés para sumar al cambalache. Como estábamos con coreanos, les dejamos la posta a ellos, y la mesa se convirtió en una fiesta de colores, con muchas verduras, hongos, salsas, sopa, fideos fríos y hojas para armar rollitos. Una verdadera experiencia coreana, que se vuelve imperdible cuando estás rodeado de amigos y unas botellas de soju, el licor del pueblo.

El nombre gogigui es el genérico para la barbeque, pero lo normal es llamarla por el tipo de carne que forma el ingrediente principal y si está marinada o no. Las más populares son Bulgogi (carne de vaca marinada), Galbi (costillas marinadas) y Samgyeopsal (cerdo).

ABRAN PASO AL DULCE REY-¡EL CHOCOPIE PNB!
Señoras, señores y marcopólicos, con ustedes, el mejor cacho de dulce que hayamos probado en Corea… reverencias, para el inigualableeeee… ¡¡¡CHOCOPIE PNB!!!

Esta locura hizo que nos olvidáramos de los alfajores por un tiempo. Los extrañamos tanto que nos cuesta poder seguir escribiendo estas líneas. A ver…tratemos de relajarnos para poder explicarlo… esta belleza tiene dos firmes galletitas de chocolate que te abrazan la dentadura al morderlas, entre medio hay una combinación celestial de crema de malvavisco, mermelada de frutilla y nueces, y como si no fuera suficiente placer, están custodiadas por una capa de indecente chocolate sólo apto para quienes aprecian el buen vivir.

Chocopies hay muchos en Corea, pero no te dejes engañar por viles impostores de supermercado, que nada tienen que ver con el “King of the Kings”. La panadería PNB sólo tiene sucursales en Jeonju, así que te vas a tener que ir hasta ahí para deleitarte. Los fines de semana las colas son muy largas, y con razón, pero esperá lo que sea y llevate varios para el viaje, porque encima son baratos.

TÓMALO HIJO QUE TE HACE BIEN…
¿Por qué hay frascos de mermelada en la góndola de los tés? Porque no es mermelada, es Yujacha, una mermelada…. eeeeh, bueno, sí es mermelada, pero no mermelada para untarle a la tostada, sino para disolverla en agua caliente y tomarla como una infusión. Es lo que toda mamá coreana te manda a tomar cuando te resfriás, y a nosotros nos funcionó. La conserva se hace con yuzu, un cítrico parecido a la mandarina, azúcar y miel. También hay té-mermelada de membrillo, jujube, jengibre, limón y otros cítricos.

SONY DSC

PROBALOS, SI TE ANIMÁS…
Sundae
No tengo ningún problema con la morcilla, de hecho me encanta, pero la versión coreana fue una decepción. La clásica está hecha con intestino de cerdo relleno con fideos transparentes, cebada y sangre de cerdo, aunque hay muchas variantes, incluso una que usa calamar en vez de intestino, típica de la zona de Sokcho. Las que probé yo estaban demasiado gomosas y medio insulsas, en parte por los fideos y también por estar cocidas al vapor.

No me gustó, pero hay cosas mucho peores, como las que vienen después…

Gusanos de seda

Si querés algo más sano y nutritivo que el hotteok como snack, entonces frená en algún puestito callejero para recargar energías con una porción de gusanos de seda al vapor. ¡También los venden enlatados en los supermercados para que lleves a casa!

Gusanos pene

Sin palabras, el nombre lo dice todo, la imagen vale más que cualquier explicación, es lo suficientemente explícito como para prohibirlo a menores de edad. ¡Encima se comen crudos!

7

Como todo ránking subjetivo, sabemos que estarás pensando que tenemos la lengua de cuero por haber dejado afuera algún plato e incluido a otro. Antes de quemar la computadora de bronca, decinos cuáles fueron tus platos preferidos, así nosotros también nos enojamos con alguien o nos sentimos acompañados.

Deja tus Comentarios de la nota

Comentarios