Causó sorpresa la candidatura de Santiago Villegas, el papá de Valentín

Hubiera sido lógico que Santiago Villegas, padre de Valentín (que falleció cruelmente en manos de un asesino desalmado) intentase asomarse a algún centro de poder y a una postulación a algún tipo de cargo en estas elecciones. Preveíamos que podría suceder hace meses, pero esto terminó de decidirse solo días atrás, luego de profundas reflexiones, por parte de Santiago.

Finalmente decidió involucrarse. Sin candidato a intendente, acompañado por un grupo de personas que no participan normalmente en política, sino que se embanderan en la misma causa por la que lucha Santiago Villegas, decidieron postularse en una lista «solitaria», sin padrinos ni líderes políticos. Lo acompaña en su andar, Juan Salinas, un querido mecánico yerbabuenense, junto a otra gente que son mucho más que un listado que exige el relleno de una lista de candidatos.

«Mi fin es mi lucha, es lo que me tocó en desgracia y lo que arruinó mi existencia, lo que me llevó a dar el sí a esta propuesta», dice Santiago Villegas.
«Lo pensé, lo dudé, me cuestioné a mí mismo, no quería ni quiero negociar absolutamente nada con nadie» «He decidido aceptar mi rol en la vida que a su vez le da sentido a mi existencia. Solo quiero luchar por una bandera, la inseguridad. No quiero que nadie tenga que pasar por lo que atravesamos mi familia y yo con la muerte injusta de mi amado Valentín», continúa Santiago.

«Algunos me juzgarán, otros nos apoyarán, lo comprendo y no los juzgo. Solo quiero que esta candidatura -junto a un grupo de vecinos comunes y solidarios- sirva par trabajar o poder acceder a lo que hoy ya es mi vocación por lo que me reste de vida» «Quiero ser Secretario de Seguridad de Yerba Buena». «Quiero dedicar cada día, cada hora de mi vida a esto y nada más que a ésto».

«En todo este tiempo lo que más comprendí, es que la batalla contra la inseguridad que emprendí, es una tarea de tiempo completo y que nunca puede ser llevada a cabo si no se conjuga con la independencia de los grupos de poder y con el acompañamiento de gente de bien que enarbole la misma causa y que esté dispuesta a cargar sobre sus hombros la misma responsabilidad».

«Lo hago con humildad pero sin miramientos, quiero ponerle el nombre a las cosas que hasta el día de hoy todos sabemos que están presentes en las calles que compartimos con los delincuentes» «Quiero sacar a patadas a quienes nos atacan, nos hieren y nos matan en las calles de Yerba Buena». «Sin venganzas, sin odios, pero sin miramientos, querría ser no solo gestor, sino una herramienta de control y exigencia permanente a los funcionarios municipales y provinciales; pero sobre todo quisiera que los delincuentes sepan que alguien que no tiene nada que perder, está dispuesto a ponerles límites», concluye Santiago Villegas.

Santiago, de manera increíble, saca un optimismo desde el fondo de su corazón destrozado, que a veces es difícil de comprender para quien no atravesamos por su enorme tragedia. Sin dudas al que le toque llegar a la intendencia de Yerba Buena, tendrá que comprender y aceptar la lucha de este padre.
El «Gracias, gracias, gracias…», no se le termina nunca en cada comunicación con éste medio.
Solo esperamos que nadie lo juzgue, que se guarden la crueldad para quienes la merecen. Dios lo acompañe en su lucha, que trasciende mucho pero mucho más que una banca en un Concejo Deliberante o en un cargo público.

Deja tus Comentarios de la nota

Comentarios