Armas que se disparan solas, prebendas a cambio de sexo, El descontrol de La Guardia Urbana Municipal de Yerba Buena desde adentro

Previo a la publicación de esta nota, evaluamos el daño colateral que esto podría producir en la seguridad de los vecinos de Yerba Buena. Develar estas cuestiones, hasta ahora desconocidas por la sociedad, pasó a ser un acto de responsabilidad.

Si tenemos en cuenta que el intendente Mariano Campero, obtuvo una muy singular autorización “grupal” para la portación y uso de armamento letal y no letal para “su” Guardia Urbana y cotejando los datos que poseemos sobre cómo se gestionó hasta este momento el desenvolvimiento de la GUM en Yerba Buena; concluímos que bajo las condiciones actuales sería un acto de total irresponsabilidad proveer de armamento a esta nueva fuerza en “el municipio de los negocios inmobiliarios“.

Cuando publicamos la nota titulada “El testimonio de una ex guardia urbana despedida luego de un accidente, pone al desnudo los desmanejos en la GUM de Yerba Buena“, nos reservamos parte de la entrevista realizada a la ex agente Belén Olea, para no distraer al lector de lo que considerábamos importante. Esto era, darle el tratamiento que merecía la entrevistada y anoticiar a los concejales y al vecino sobre esta situación, de manera de que se intentase reparar el daño que se le propinó a Belén.

Por otra parte sabíamos que esa entrevista iba a tener consecuencias y que era muy posible que nos contactaran para proveernos de mayor información, cosa que sucedió.
El contenido de esta crónica, toma como base la entrevista a Belén Olea, pero suma a su relato, información muy delicada a la que tuvimos acceso y sobre la cual queremos dejar a la ex agente de lado, ya que ella no tuvo ni tiene nada que ver sobre cuestiones que sacaremos a la luz.

Esta es la entrevista en la que Belén relata a El Diario en Tucumán, las falencias de la GUM.

El “juguete” que creó el intendente Mariano Campero (la GUM), es en realidad una transformación de un proyecto ideado por los concejales Lucas Cerúsico y Pedro Albornoz Piosek. El mismo fue aprobado por unanimidad en el Concejo Deliberante de Yerba Buena y luego fue promulgado. Sin embargo esto no dejó satisfecho a Campero que modificó la Ordenanza con el apoyo de los concejales afines al intendente (léase: Marcelo Rojas, Javier Jantus, Rodolfo Aranda, José Macome (Cambiemos) y Walter Aráoz y Héctor Aguirre (Peronismo aliado a Cambiemos en Yerba Buena).

La Ordenanza N° 2076 originalmente aprobada y promulgada, preveía en su Artículo Segundo, que la GUM, NO PORTARA ARMAS.

Las funciones de los integrantes de la GUM, según la Ordenanza Nº 2076, serían:

No obstante el intendente Mariano Campero, consideró necesario, primero, pasar por alto lo que señalaba el Artículo Segundo de la Ordenanza de creación de la GUM y dispuso que se entregara las polémicas y vistosas escopetas que lanzan postas de goma. Luego, sin más, modificó las facultades de la GUM, impuestas por Ordenanza y a través de sus concejales adeptos, incluyó el inciso “K” del Artículo Octavo, ampliando las funciones de este cuerpo.

Inciso k) (la GUM) “Ejercerá funciones de Inspector Municipal en materia de tránsito, transporte, saneamiento y medio ambiente”.

Estas modificaciones, por sutiles que parezcan, desnaturalizaron totalmente la idea original de cuáles debían ser las características y las funciones de la GUM. Con estas reformas, el “guardia vecinal y amigable, auxiliar de la Policía“, pasó a ser UNA FUERZA CON CIVILES ARMADOS Y CON FACULTADES PARA (por ejemplo y llegando al absurdo) ingresar con arma en mano a un bar o negocio para inspeccionar si la cocina o el baño se encuentra en condiciones. (¡!)

Ya que hablamos de las armas, nos remitiremos al relato de la ex agente, Belén Olea. “En un principio las armas funcionaban bien, pero luego empezaron a fallar“. En la entrevista, Belén cuenta que “Con la vibración de las motos, las postas de goma cambiaban de posición en las armas y eso hacía que se traben y no se pueda disparar

En otro fragmento cuenta dos sucesos gravísimos, en que las escopetas de postas de goma FALLARON Y SE DISPARARON SOLAS. “Uno de mis compañeros bajó el arma y esta se disparó dando en el pie de otro compañero. Menos mal que él tenía los borcegos y el pantalón metido por dentro, porque estoy segura de que si no le quebraba el tobillo“, relata Belén Olea.

Otra vez, un arma que estaba en un rincón, se cayó y dió un ‘reventón’. Le avisamos a nuestro superior para que las arreglaran, pero no había caso, volvían a fallar“, concluye sorprendiéndose ella misma por la situaciones que vio con sus propios ojos.

A todo esto, el intendente Campero describía a estas costosas, peligrosas e impredecibles armas de la siguiente manera: “Se trata de armas de gas comprimido de última generación, que estamos consiguiendo” “Los países de vanguardia en el mundo son los que manejan este tipo de armas…“, relata en un noticiero de un canal de cable local.

Una vez se disparó una por nada e hizo un agujero en el techo…“, termina la ex GUM ante nuestra total sorpresa. Esto no se conocía hasta ahora y ningún medio masivo ni menor, le dedicó una sola línea.

Sobre la capacitación que recibieron los agentes de la GUM para el uso de estas armas que disparan postas de goma, pero que de ser disparadas de cerca pueden producir grandes daños e inclusive la muerte, Belén Olea nos cuenta que ella recibió UNA SOLA CAPACITACIÓN PARA SU USO.
Cuando le interrogamos sobre si fue solo ella la que había recibido solo una jornada de capacitación, su respuesta fue contundente “¡TODOS RECIBIMOS UNA SOLA CAPACITACIÓN!“. “Al poco tiempo llegaron las armas y nos dieron una a cada uno…“, afirma.

Está claro pues, que a esta altura cabe interrogarse sobre los aspectos ligados a la licitación para la adquisición de este armamento defectuoso que a menos de un año “se dispara soloo se traba a la hora de disparar. ¿Quien asesoró al respecto a los funcionarios municipales? ¿Cuál fue el costo de dichas armas? ¿Cuál es la empresa encargada de realizar el mantenimiento?.

A lo largo de la entrevista, surgen temas y fragmentos que no se publican por decisión de los editores, no obstante Belén deja muy claro que la línea de mando está totalmente rota o al menos fragmentada dentro de la GUM.

Haciendo un paréntesis sobre la entrevista realizada por El Diario en Tucumán, a la ex agente Belén Olea; tomamos conocimiento de que “puertas adentro de la GUM pasan cosas…“.
Un ex jefe (hoy fuera de la Fuerza) habría tenido que renunciar, por consejo del Secretario de Seguridad Mauricio Argiró (a quien lo unirían lazos de amistad) por solicitar favores sexuales a cambio de prebendas que otorgaba a compañeras de trabajo.
Poseemos fotografía de la denunciante que habría presentado una nota en la que informa al Secretario de Seguridad, sobre los casos de acoso laboral por parte del “encargado” que renunció a la GUM.

Este medio posee imágenes y capturas pantalla con conversaciones que no vamos a publicar para no alterar ni importunar a empleados que debieran contar con un mayor resguardo, con protocolos claros y profesionales que regulen su accionar y sus relaciones interpersonales.

En sendas notas, El Diario en Tucumán, fue también el único medio de la provincia que se ocupó de denunciar el caso del agente de la GUM, apellido Gallardo, que fue a parar al calabozo de la comisaría principal de Yerba Buena, por agredir e intentar sobornar a un Policía de la Patrulla Motorizada. (Click en letra azul para acceder a la nota). Podemos afirmar sin dudarlo que dicho agente no fue sancionado y que en la actualidad continúa prestando servicio activo en la GUM.

De la entrevista publicada en esta nota y en la que le antecede, en donde la ex agente Belén Olea nos relata los detalles del funcionamiento de la GUM, podemos concluir que:

  • Los Agentes de la GUM no tienen ningún contacto con el Secretario de Seguridad, Mauricio Argiró; al cual le remitieron notas varias sin que éstas hayan sido respondidas, fuera cual fuera el contenido de las mismas.
  • Los Agentes de la GUM tienen escaso vínculo con el Jefe de la Fuerza, Federico Zarrabeitia, del cual reciben una que otra directiva y al que no pueden acudir por tema alguno sin que éste les indique que se comuniquen por nota a un Secretario que tampoco les responde.
  • Los Agentes de la GUM, tienen un modo de contratación totalmente precario. Claramente no son ni siquiera “empleados municipales“. Su situación como MONOTRIBUTISTAS, los aleja de la posibilidad de tener una cobertura de salud como la gente (De ser empleados municipales podrían acceder a la cobertura del Subsidio de Salud (Instituto de Previsión y Seguridad Social de Tucumán).
  • Los Agentes de la GUM tienen en la actualidad como cobertura, a la empresa Sancor Seguros, no obstante -sea por error de la empresa, de los términos de la póliza o por falta de gestión de los funcionarios municipales, éste no le fue de ninguna utilidad a Belén Olea.
  • Los Agentes de la GUM carecen de una ART para casos de accidentes laborales. Esto es totalmente insólito que personal que está en la calle, en permanente riesgo para su integridad física y por qué no para su vida, no tengan la cobertura adecuada.
  • Los Agentes de la GUM, dependen de las directivas de tres “encargados” elegidos a “dedo“, quienes son los encargados de darles las directivas y quienes en definitiva “manejan la GUM“.

Lo cierto es que, con un “contrato basura” (Ningún empleador puede aducir que personal que firma asistencia, que presta servicios de manera semanal, mensual y cotidiana, no está en RELACIÓN DE DEPENDENCIA) los agentes de la GUM de Mariano Campero, integran una fuerza de seguridad en la que ponen en riesgo su vida y la que les otorga funciones para los cuales no están capacitados.

A esta Guardia Urbana Municipal, el intendente Campero le acaba de obtener un permiso de portación de armas “reales” (Escopetas, pistolas y pistolas Taser, cuya compra por licitación se encuentra ya en estudio, según declaraciones del propio intendente). Resulta evidente que la existencia de la carrera de Polícía en la Escuela de Policía de la Provincia, es donde debe forjarse un ciudadano que posea las condiciones adecuadas y que sea capaz de estudiar y capacitarse para ejercer un oficio altamente riesgoso y que a su vez le concede el uso de la fuerza, inclusive para disparar un arma de fuego. Nadie que no haya pasado por un riguroso aprendizaje ni por las pericias psicológicas adecuadas, puede ni debe portar un arma de fuego con el poder de utilizarlas.

Documentación: Como es nuestro estilo y a los fines de que no quepa duda alguna sobre la veracidad de lo dicho en esta crónica y lo relatado por la ex agente, Belén Olea; ponemos a disposición la siguiente documentación:

  • Contrato de LOCACIÓN DE SERVICIO de Belén Olea por el período de SEIS MESES
  • Contrato de LOCACIÓN DE SERVICIO de Belén Olea por el período de CUATRO MESES.
  • Denuncias en Sancor Seguros.
  • Historia Clínica.
  • Indicaciones de medicación.
  • Reporte del accidente a sus superiores elaborado por un integrante de la GUM.
  • Orden de Reposo por 10 días.

Ponemos a disposición la primera parte de la entrevista realizada a la ex agente de la GUM, Belén Olea.



Deja tus Comentarios de la nota

Comentarios