Abogado tucumano amplió una grave denuncia en contra de Alberto Abad y el actual Funcionario Nacional Jaime Mecicovsky

El abogado tucumano y ex funcionario de la AFIP, el Dr. Raúl M. Mirande, dio a conocer a los medios de comunicación y por carta certificada, al mismo Presidente Mauricio Macri, sobre la ampliación de una serie de denuncias que viene efectuando hace años en contra del ex titular de la Administración Federal de Ingresos Públicos (Afip) Alberto Abad y contra el actual Subdirector de Operaciones Impositivas, Jaime Mecikovsky.

En su denuncia, el Dr. Mirande, acusó por numerosos delitos a Abad y Mecikovsky; entre las faltas graves que imputa a éstos el abogado; incluye nada menos que el hecho de haber alterado estadísticas sobre los resultados de los índices de recaudación, que fueron comunicados a los medios como una “gran noticia de una gran gestión; cuando en realidad se habría manipulado las estadísticas con el solo fin de mostrar un falso éxito personal en su comando al frente del organismo.

Vengo por el presente a ampliar la denuncia oportunamente incoada contra ALBERTO ABAD y JAIME MECICOVSKY. Imputo a los encartados, además de los ilícitos ya denunciados, los delitos de abuso de autoridad, violación de registros   y   documentos,   y   falsedad   ideológica,   en   concurso   ideal (arts. 45, 54,157, 248, 255 y 293 del Código Penal)”, destaca en su denuncia el letrado tucumano.

Según información profusamente difundida por la prensa en sus ediciones web (ámbito.com, www.cronista.com, www.lanacion.com.ar) a principios del mes de marzo, conjuntamente con la noticia de su renuncia, el ex Administrador Federal de la AFIP-DGI, Contador ALBERTO ABAD, ha afirmado que la recaudación impositiva de febrero ascendió a $235.666 millones, cifra que representaría una mejora de 37,7% en la comparación interanual (36,8% si se contempla el impacto del sinceramiento fiscal)“, se cita en otro párrafo de la denuncia.

También dijo -según las fuentes periodísticas- que el dato  saliente de febrero fue la recaudación del IVA, de $77.705 millones, 46,3% por encima de febrero del año pasado, superando también con holgura una inflación anual que -según estimó- rondará 25% en ese período“.

“El ex titular de la AFIP adjudicó la mejora del IVA a tres factores centrales: más fiscalización, control de facturas truchas y mejoras en el sistema de bancarización”.

“En el capítulo “fiscalización” se destacó una mejora de 77% (en cantidad) durante el año pasado, en tanto que los valores ajustados subieron 107% y las conformidades de pago por parte de los contribuyentes llegaron al 240%”.

“Pues bien, esta información que se suministra en forma directa a las autoridades económicas y al propio Presidente de la Nación, resulta sumamente importante si se tiene en cuenta que los recursos llamados “derivados”, es decir, los provenientes del ejercicio de la potestad tributaria del Estado, constituyen la mayor fuente de ingresos, tomándose como procedimiento técnico de estimación utilizado en nuestro País, el de la “valuación directa” (Adolfo Atchabahian, “Régimen Jurídico de la gestión y del control en la hacienda pública” Segunda Edición Actualizada, Depalma, página 231)”.

“Esta estimación de los rendimientos probables de los recursos impositivos se confía a los organismos especializados, en el caso, la AFIP-DGI)”.

“Por la regla de “equilibrio” en cuya virtud los ingresos y los egresos públicos deben igualarse tanto en el presupuesto preventivo como en la cuenta de inversión, es imperativo y de toda evidencia que los funcionarios a cargo de las estimaciones de ingresos no deben mentir ni manipular las estadísticas de flujo de recursos impositivos porque sobre las cifras que ellos brinden se proyectarán los futuros gastos”.

“Si se inventan recursos de los que en realidad se carece, se proyectará fatalmente gastos imposibles de cubrir por insuficiencia de los primeros, cayendo en el vicio que el derecho presupuestario y la ley de Administración Financiera Nº 24.156 (arts. 21, 22 y varios otros), quieren evitar cual es el “desequilibrio” financiero”.

“El mal endémico de la economía argentina que es el permanente déficit fiscal, no solo se debe al mal manejo de los gastos sino también a la deficiente estimación de los recursos, que en lo referente a la responsabilidad de los organismos y funcionarios obligados a proporcionar tales guarismos, puede -como en el caso de autos- ingresar en el ámbito del derecho penal  por dolosa alteración o manipulación deliberada y consciente de las estadísticas de recaudación”.

“Nadie se explica que el alegre anuncio de despedida de ABAD proclame con bombos y platillos que la recaudación de febrero de 2018, aun computando los ingresos del sinceramiento fiscal y la incidencia del factor inflacionario en los impuestos al consumo, llegue al 37,7% en la comparación interanual, muy por encima del crecimiento económico oficialmente reconocido”.

“Pero la realidad es que este singular fenómeno, SÍ SE EXPLICA. Y se explica por los varios delitos en que incurrieron -como hace años lo vienen haciendo- los denunciados ABAD y MECICOVSKY,  expertos en inventar estadísticas mentirosas”.

En efecto, son mentirosos y delictivos los datos referidos a lo que él mismo llama “mejora en la fiscalización” de 77% (en cantidad) durante el año pasado, en tanto que los valores ajustados subieron 107% y las conformidades de pago por parte de los contribuyentes llegaron al 240%“.

“Qué pasó? ¿Recién sacó ABAD a la calle un 77% de recursos humanos ociosos que antes mantuvo durmiendo? ¿Mágicamente todos los contribuyentes se volvieron buenitos y admitieron que se les ajuste un 107% los valores por sobre el año anterior y estos seres celestiales  aumentaron en un 240% su angelical voluntad de prestar “conformidad” para el pago de 240% más impuesto que el año pasado? ¿Acaso los argentinos, históricamente evasores nos hicimos mejores contribuyentes por la eficientísima acción de ABAD”?

 Lo que pasa es que lo que los denunciados dolosamente informan como “recaudación”, en una gran parte solo es una gran mentira. Una delictual mentira”.

“Desde el arranque de la  historia fiscal moderna de la Argentina, las cifras de recaudación se apoyan solo en la contribución voluntaria: pagan los que quieren. Como gráficamente se ha dicho, la AFIP solo “caza dentro del zoológico”. Es decir, a los contribuyentes cautivos a los que tiene identificados. Los que no quieren no pagan y el cobro compulsivo tiene estadísticamente cifras insignificantes de recupero de las acreencias, pese a los millones de expedientes de ejecuciones fiscales que abarrotan los juzgados de todo el País”.

Los llamados “ajustes” son cifras irreales, mentirosas, y las “exitosas fiscalizaciones de facturas truchas” consisten en lo siguiente, explica el Dr. Mirande:

La AFIP impugna las facturas de compra por cuestiones nimias aduciendo que el crédito fiscal de ellas emergente es apócrifo. Consecuencia: se aplica la alícuota del IVA sobre el monto total del débito fiscal sin considerar el crédito y ….. claro, los “ajustes” resultan millonarios.

“Otros ajustes millonarios: se desconoce la naturaleza de cooperativas de trabajo legítimamente constituidas y aprobadas para funcionar por el INAES y los Institutos cooperativos locales; se toma a los socios cooperativos como empleados en relación de dependencia trocando los retornos cooperativos por sueldos sujetos a aportes y contribuciones; se determina la deuda por los diez años no prescriptos más un 200% de multa por el empleo en negro y se llega, como en un caso real que tengo en mi estudio, además de muchos otros, “ajustes” (“recaudación” para ABAD) de más de veinte millones de pesos, totalmente incobrables porque los socios cooperativos son modestos trabajadores de limpieza de hospitales públicos de Tucumán, con ingresos de hambre de $ 10.000 mensuales, la Cooperativa no tiene ni sede ni activos de valor, solo escobas, estropajos, cera de piso, lavandina y desodorantes para los baños”.

“Sindicatos, Mutuales, Fundaciones, asociaciones civiles sin fines de lucro y otros sujetos no alcanzados por el Impuesto a las Ganancias son víctimas del retiro del beneficio del certificado de “reconocimiento de la exención” (creación reglamentaria) y posterior determinación del Impuesto a las Ganancias, sus intereses y multas. Generalmente carecen también de activos de modo que la AFIP jamás podrá cobrarles”.

“Millones de llamados “ajustes” o “recaudación” para ABAD y MECICOVSKY, son determinaciones realizadas por medio del procedimiento presuntivo previsto en el art. 18 de la ley 11.683, es decir impuestos calculados sobre bases ficticias, hechos imponibles carentes de realidad y solo presumidos”.

La denuncia del Dr. Mirande ya ha causado cierto “revuelo” en ámbitos de la Justicia del fuero Federal Penal en Tucumán. Fuentes consultadas por El Diario en Tucumán, confirman que existirían presiones por parte de MECICOVSKY (un personaje desconocido para la mayoría de los tucumanos, pero absolutamente identificado en el ámbito de la AFIP local; en donde se conoce que acostumbra a ejercer su real o hipotético poder y a hacer pesar el valor de los “contactos” que a menudo suelen “sacarlo de sus constantes aprietes” -perdón- “aprietos“).

  • La denuncia completa

 AMPLÍO DENUNCIA

 

Señor Fiscal- Fiscalía Federal Nº 2:

 

 

CAUSA: “ABAD, ALBERTO Y MECICOVKY, JAIME LEONARDO S/ RESISTENCIA O DESOBEDIENCIA A FUNCIONARIO PÚBLICO. DENUNCIANTE: MIRANDE, RAUL MARIO”- Expte Nº FTU 36364/2017  

 

 

RAUL MARIO MIRANDE, Abogado, querellante particular en estos autos, manteniendo el domicilio electrónico ya constituido en CUIT/CUIL 20-10221738-2, ante el Sr. Fiscal respetuosamente me presento y digo:

 

  • AMPLÍO DENUNCIA

 

Que vengo por el presente a ampliar la denuncia oportunamente incoada contra ALBERTO ABAD y JAIME MECICOVSKY. Imputo a los encartados, además de los ilícitos ya denunciados, los delitos de abuso de autoridad, violación de registros   y   documentos,   y   falsedad   ideológica,   en   concurso   ideal (arts. 45, 54,157, 248, 255 y 293 del Código Penal).

 

Ello sin perjuicio de otra calificación que pudiera resultar del mejor criterio del Sr. Fiscal o que surgiere de la instrucción.

 

  • PLATAFORMA FÁCTICA

 

Según información profusamente difundida por la prensa en sus ediciones web (ámbito.com, www.cronista.com, www.lanacion.com.ar) a principios del mes de marzo, conjuntamente con la noticia de su renuncia, el ex Administrador Federal de la AFIP-DGI, Contador ALBERTO ABAD, ha afirmado que la recaudación impositiva de febrero ascendió a $235.666 millones, cifra que representaría una mejora de 37,7% en la comparación interanual (36,8% si se contempla el impacto del sinceramiento fiscal).

 

También dijo -según las fuentes periodísticas- que el dato  saliente de febrero fue la recaudación del IVA, de $77.705 millones, 46,3% por encima de febrero del año pasado, superando también con holgura una inflación anual que -según estimó- rondará 25% en ese período.

 

El ex titular de la AFIP adjudicó la mejora del IVA a tres factores centrales: más fiscalización, control de facturas truchas y mejoras en el sistema de bancarización.

 

En el capítulo “fiscalización” se destacó una mejora de 77% (en cantidad) durante el año pasado, en tanto que los valores ajustados subieron 107% y las conformidades de pago por parte de los contribuyentes llegaron al 240%.

 

Pues bien, esta información que se suministra en forma directa a las autoridades económicas y al propio Presidente de la Nación, resulta sumamente importante si se tiene en cuenta que los recursos llamados “derivados”, es decir, los provenientes del ejercicio de la potestad tributaria del Estado, constituyen la mayor fuente de ingresos, tomándose como procedimiento técnico de estimación utilizado en nuestro País, el de la “valuación directa” (Adolfo Atchabahian, “Régimen Jurídico de la gestión y del control en la hacienda pública” Segunda Edición Actualizada, Depalma, página 231).

 

Esta estimación de los rendimientos probables de los recursos impositivos se confía a los organismos especializados, en el caso, la AFIP-DGI).

 

Por la regla de “equilibrio” en cuya virtud los ingresos y los egresos públicos deben igualarse tanto en el presupuesto preventivo como en la cuenta de inversión, es imperativo y de toda evidencia que los funcionarios a cargo de las estimaciones de ingresos no deben mentir ni manipular las estadísticas de flujo de recursos impositivos porque sobre las cifras que ellos brinden se proyectarán los futuros gastos.

 

Si se inventan recursos de los que en realidad se carece, se proyectará fatalmente gastos imposibles de cubrir por insuficiencia de los primeros, cayendo en el vicio que el derecho presupuestario y la ley de Administración Financiera Nº 24.156 (arts. 21, 22 y varios otros), quieren evitar cual es el “desequilibrio” financiero.

 

El mal endémico de la economía argentina que es el permanente déficit fiscal, no solo se debe al mal manejo de los gastos sino también a la deficiente estimación de los recursos, que en lo referente a la responsabilidad de los organismos y funcionarios obligados a proporcionar tales guarismos, puede -como en el caso de autos- ingresar en el ámbito del derecho penal  por dolosa alteración o manipulación deliberada y consciente de las estadísticas de recaudación.

 

Nadie se explica que el alegre anuncio de despedida de ABAD proclame con bombos y platillos que la recaudación de febrero de 2018, aun computando los ingresos del sinceramiento fiscal y la incidencia del factor inflacionario en los impuestos al consumo, llegue al 37,7% en la comparación interanual, muy por encima del crecimiento económico oficialmente reconocido.

 

Pero la realidad es que este singular fenómeno, SÍ SE EXPLICA. Y se explica por los varios delitos en que incurrieron -como hace años lo vienen haciendo- los denunciados ABAD y MECICOVSKY,  expertos en inventar estadísticas mentirosas.

 

En efecto, son mentirosos y delictivos los datos referidos a lo que él mismo llama “mejora en la fiscalización” de 77% (en cantidad) durante el año pasado, en tanto que los valores ajustados subieron 107% y las conformidades de pago por parte de los contribuyentes llegaron al 240%.

 

Qué pasó? ¿Recién sacó ABAD a la calle un 77% de recursos humanos ociosos que antes mantuvo durmiendo? ¿Mágicamente todos los contribuyentes se volvieron buenitos y admitieron que se les ajuste un 107% los valores por sobre el año anterior y estos seres celestiales  aumentaron en un 240% su angelical voluntad de prestar “conformidad” para el pago de 240% más impuesto que el año pasado? ¿Acaso los argentinos, históricamente evasores nos hicimos mejores contribuyentes por la eficientísima acción de ABAD?

 

El Santo Papa Francisco no pudo hacernos buenos y ABAD sí?

 

No Señor Fiscal. Categóricamente la cosa no es así.

 

Lo que pasa es que lo que los denunciados dolosamente informan como “recaudación”, en una gran parte solo es una gran mentira. Una delictual mentira.

 

Desde el arranque de la  historia fiscal moderna de la Argentina, las cifras de recaudación se apoyan solo en la contribución voluntaria: pagan los que quieren. Como gráficamente se ha dicho, la AFIP solo “caza dentro del zoológico”. Es decir, a los contribuyentes cautivos a los que tiene identificados. Los que no quieren no pagan y el cobro compulsivo tiene estadísticamente cifras insignificantes de recupero de las acreencias, pese a los millones de expedientes de ejecuciones fiscales que abarrotan los juzgados de todo el País.

 

Los llamados “ajustes” son cifras irreales, mentirosas, y las “exitosas fiscalizaciones de facturas truchas” consisten en lo siguiente:

 

La AFIP impugna las facturas de compra por cuestiones nimias aduciendo que el crédito fiscal de ellas emergente es apócrifo. Consecuencia: se aplica la alícuota del IVA sobre el monto total del débito fiscal sin considerar el crédito y ….. claro, los “ajustes” resultan millonarios.

 

Otros ajustes millonarios: se desconoce la naturaleza de cooperativas de trabajo legítimamente constituidas y aprobadas para funcionar por el INAES y los Institutos cooperativos locales; se toma a los socios cooperativos como empleados en relación de dependencia trocando los retornos cooperativos por sueldos sujetos a aportes y contribuciones; se determina la deuda por los diez años no prescriptos más un 200% de multa por el empleo en negro y se llega, como en un caso real que tengo en mi estudio, además de muchos otros, “ajustes” (“recaudación” para ABAD) de más de veinte millones de pesos, totalmente incobrables porque los socios cooperativos son modestos trabajadores de limpieza de hospitales públicos de Tucumán, con ingresos de hambre de $ 10.000 mensuales, la Cooperativa no tiene ni sede ni activos de valor, solo escobas, estropajos, cera de piso, lavandina y desodorantes para los baños.

 

Sindicatos, Mutuales, Fundaciones, asociaciones civiles sin fines de lucro y otros sujetos no alcanzados por el Impuesto a las Ganancias son víctimas del retiro del beneficio del certificado de “reconocimiento de la exención” (creación reglamentaria) y posterior determinación del Impuesto a las Ganancias, sus intereses y multas. Generalmente carecen también de activos de modo que la AFIP jamás podrá cobrarles.

 

Millones de llamados “ajustes” o “recaudación” para ABAD y MECICOVSKY, son determinaciones realizadas por medio del procedimiento presuntivo previsto en el art. 18 de la ley 11.683, es decir impuestos calculados sobre bases ficticias, hechos imponibles carentes de realidad y solo presumidos.

 

Poco importa si los contribuyentes los conforman o no, porque tanto en uno como en otro caso, las cifras son tan absolutamente abultadas e impagables que los  “obligados” huyen a la clandestinidad, a la economía informal más segura o se insolventan y de este modo, la AFIP nunca cobra.

 

Por supuesto que estos procedimientos sirven para inflar “recaudación” mentida.

 

Para simple muestra un botón basta y así cualquier incapaz supera año a año las cifras estadísticas “interanuales” como se jacta ABAD.

 

Pero Sr. Fiscal, esta conducta es delictiva, tan delictiva como la que hoy tiene como procesado a GUILLERMO MORENO, incurso en idéntica manipulación de las estadísticas, fuera de toda normal y aceptada técnica científica y con el propósito evidente de “vender” éxitos ya que los fracasos no tienen mercado y nadie quiere ser mariscal de la derrota.

 

Nunca nadie auditó las estadísticas de la AFIP ni hurgó sobre la seriedad, consistencia, veracidad y aptitud de la fuente de la información que proporcionan las áreas del organismo ni la idoneidad de los números que se inventan para simular “recaudación”. Jamás ningún juez indagó sobre si la “recaudación” que alegremente se informa como “conformidad” prestada para el pago en un 240% más que el año anterior, realmente se pagó, ingresó o ingresará alguna vez a las arcas fiscales.

 

Insisto Sr. Fiscal que esto se llama “DELITO”, tal como lo entendió la Cámara

 

Señalo que estas conductas absolutamente arraigadas en la AFIP consistente en mentir estadísticas y manipular datos, no son de ninguna manera una cuestión política a manejarse dentro del ámbito del Poder Ejecutivo o de la cartera de gobierno o ministerio del que se trate.

 

Nada de eso: tal conducta es justiciable y pasible de ser investigada por los jueces penales.

 

Así lo ha entendido recientemente la Sala II, integrada por los jueces Martín Irurzun y Eduardo Farah, la que revocó el sobreseimiento de GUILLERMO MORENO y lo procesó por los delitos de violación de secretos, abuso de autoridad, violación de registros y documentos y falsedad ideológica.

 

En efecto, dicha Sala II de la Cámara Nacional en lo Criminal y Correccional Federal, resolvió la causa CFP 5197/2007/CA3 del Juzgado Federal n° 6. Allí, se dispuso: I) Revocar los sobreseimientos dictados; II) Disponer el procesamiento de Mario Guillermo Moreno, Beatriz Paglieri, Celeste Cámpora Avellaneda y Marcela Filia en orden a los delitos de violación de secretos, abuso de autoridad, violación de registros y documentos, y falsedad ideológica, el primero como autor por determinación, la segunda en calidad de autor y los restantes como partícipes necesarios; III) Dictar el procesamiento de Ana María Edwin en orden a los delitos de abuso de autoridad, violación de registros y documentos, y falsedad ideológica, como autor; IV) Revocar el archivo de los expedientes conexos, debiendo reanudarse urgentemente la investigación; y V) Encomendar al Juez la fijación de los embargos y que disponga el inicio de la etapa de crítica de la instrucción en miras a un eventual juicio oral en relación a los hechos por los que se dictó procesamiento.

 

El juez sobreseyó a los nombrados por entender que el hecho no encuadraba en ningún delito. El fiscal Carlos E. Stornelli apeló y pidió el dictado de sus procesamientos. Su recurso fue mantenido por el fiscal general Germán Moldes.

 

Los hechos que se les hicieron saber en declaración indagatoria tienen inicio en 2006 con las exigencias que Moreno -como Secretario de Coordinación Técnica primero y de Comercio Interior más tarde- habría realizado a las autoridades del Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC) para que le entreguen la lista de comercios encuestados -lo que está protegido por el secreto estadístico- e implementen cambios en el modo en que se venía elaborando el Índice de Precios al Consumidor (IPC). Ello le permitiría desplegar acciones de control de precios y obtener una medición de la inflación con resultados más bajos.

 

Ante la negativa, dichos funcionarios habrían sido desplazados, designándose a fines de enero de 2007, en reemplazo de Graciela Bevacqua, a Beatriz Paglieri como Directora de Índices de Precio de Consumo, quien habría accedido a dichas demandas, entregándole información primaria sobre los encuestados y adulterando mediante diferentes maniobras junto a Ana María Edwin -quien al mismo tiempo pasó a desempeñarse como su superior jerárquico- el IPC Capital y Gran Buenos Aires de enero a junio de 2007, y el IPC de la Provincia de Mendoza comprendido en el Índice Nacional de Precios al Consumo de agosto de 2007, contando con el fundamental aporte de Cámpora Avellaneda y Marcela Filia, quienes habrían ingresado al INDEC a estos fines y de la mano de Paglieri.

 

En primer lugar, como el juez había considerado que la presunta adulteración de los índices (en nuestro caso, estadísticas de recaudación) era una cuestión no revisable judicialmente por involucrar decisiones de la autoridad administrativa en el ejercicio de facultades discrecionales, los Jueces de Cámara aclararon que la imputación que se dirige a los encausados… constituye “comportamientos que el Código Penal reprime en sus artículos 248, 255 y 293”. Y recordó que según la Corte Suprema “la esfera de discrecionalidad de los entes administrativos no significa en absoluto que posean un ámbito de actuación desvinculado del orden jurídico o que ella no sea susceptible de fiscalización, ni constituye una libertad de apreciación extralegal que obstruya la revisión judicial cuando su ejercicio se revele abusivo o arbitrario” (Fallos 315:1361,  321:3103 y 323:1321)”.

 

La obtención de la “recaudación” que nutre las estadísticas manipuladas por la AFIP se realiza a través de una  terrible coacción a las áreas y al personal informante, constituida por groseros “aprietes” a través de la amenaza de reducción de la calificación para el cobro del Fondo Estímulo, de remoción del cargo de los jefes a los que se mantiene en perpetuo interinato para así ponerlos en situación frágil y vulnerable facilitando su desplazamiento, etc.

 

Como dijo el Tribunal de la causa “MORENO”, la utilización incorrecta, arbitraria o improcedente de una facultad jurídica también configura la acción descripta por el tipo penal, cuando el funcionario hace algo que la ley como principio abstracto le permite hacer, simulando que se encuentran dadas las condiciones para actuar de tal modo… para constituir el delito basta la arbitrariedad subjetiva, la que se presenta en los casos en los cuales el funcionario dispone de poderes discrecionales, y los utiliza con un fin diverso al que la ley persigue… en este caso teniendo en miras la consecución de objetivos ajenos y contradictorios con los propios de la naturaleza eminentemente técnica del INDEC.

 

En el caso de la AFIP, el mantenimiento sostenido en el tiempo de las estadísticas falsas, asegura una correlativa pervivencia de los jerarcas de la DGI, jugosamente rentable desde luego, dados los altísimos sueldos y generosas prebendas que usufructúan.

 

El que osa alterar  este cómodo status quo, recibe de inmediato condigna sanción que llega, como pasó al suscripto, a la cesantía.

 

Cuando ABAD o MECICOVKY no lograron domeñar a los funcionarios tucumanos, ejercieron las ilegítimas coacciones con sicarios traídos de otras jurisdicciones como pasó en los últimos 20 años en la delegación local.

 

Por estos y otros hechos que me eximo de relatar en mérito a la brevedad, pido que el Sr. Fiscal tenga por ampliada mi denuncia originaria en los términos y con el alcance supra expuesto.

 

  • PEDIDO DE MEDIDAS

 

Impetro del Sr. Fiscal que a los fines de la investigación de los delitos denunciados disponga:

 

1-El libramiento de oficio a la AFIP, Dirección Regional Tucumán a los fines que envíe a esta Fiscalía la totalidad de los informes estadísticos producidos desde el inicio hasta la finalización de la nueva gestión de ABAD y MECICOVSKY desde su nombramiento hasta la fecha.

 

2- La designación de un cuerpo de auditores ajeno al Organismo a los fines que, comparando los datos estadísticos con la fuente de la información obrante en las áreas de Selección y Control, Dirección Regional, todas las áreas de Fiscalización, Agencia Sede, Agencias Catamarca y Santiago del Estero y Distrito Concepción, se pronuncie respecto de la veracidad y consistencia de los datos y sobre todo, se expida sobre si considera que las cifras estadísticas informadas pueden considerarse “recaudación” real, computable como “ingresos tributarios” o recursos derivados pasibles de ser incluidos en la ley de presupuesto anual.

 

Igualmente deberá expedirse respecto de la naturaleza jurídica de los sujetos pasivos tributarios u obligados, la actividad explotada y la solvencia para responder a las acreencias fiscales determinadas.

 

3- Se cite a audiencia para prestar declaración indagatoria a los imputados ABAD y MECICOVSKY a tenor de los delitos enrostrados.

 

Proveer de conformidad, SERÁ JUSTICIA

 

Contacto:

Dr Raúl Mario Miranderaulmmirande@hotmail.com

El Diario en Tucumáneldiarioentucuman@gmail.com

Deja tus Comentarios de la nota

Comentarios