A Manzur le quisieron «tirar el cajón de Herminio Iglesias»

Debió ser una fiesta y para el 99% de los asistentes al cierre de campaña del Frente de Todos en Plaza Independencia lo fue. La plaza mayor de Tucumán estuvo a pleno con la participación de las distintas vertientes militantes del espacio que lidera el gobernador Juan Manzur.

No caben dudas tampoco que a algún sector que estuvo al frente de este importante acto «se le escapó la tortuga«. Nadie, en un cierre de campaña, puede empañar semejante fiesta en frente de las propias narices del gobernador. Como dice alguien por ahí, «pasaron cosas«.

Lo cierto es que el acto «real» fue el que ese 99% de los asistentes vivió, ya que la gran mayoría ni se percató de la escaramuza «bien armada para los medios» que se dio en calle 25 de mayo frente a Casa de Gobierno. Para ese 99%, la fiesta fue la que se muestra en el siguiente video.

Mientras tanto, se tejen especulaciones respecto a quienes fueron los pocos revoltosos que participaron de las trifulcas. De hecho desde la UOCRA y desde la Dirección Provincial de Vialidad, se vertieron comunicaciones repudiando los incidentes y alejando sospechas de cualquier participación de sus representantes en la misma.

El mismo gobernador Juan Manzur repudió los incidentes y resaltó la cantidad de asistentes y el entusiasmo vivido en esa tarde.

No obstante insistimos en que a «alguien» se le escapó «algo». Esto pone a prueba la capacidad de Manzur para aplicar un «punto de corte» a la modalidad del «apriete» y el obsoleto modelo de «militancia» con que algunos representantes del oficialismo suelen hacer sentir su presencia en actos e inauguraciones.

Ya no es tiempo de andar pintando «perros de verde«, rompiendo puertas de banco ni pintando paredes de iglesias y monumentos nacionales.

Los que se creen dueños del «territorio» y los «caciques«, tienen que tender a desaparecer de escena o modificar sus tácticas y formas. Una militancia más moderna y orgánica, es imprescindible para un mejor liderazgo y una mayor convivencia democrática; aún con los opositores. Los tiempos que se viven es una Argentina convulsionada, no da para que te manden a «tres gatos locos» a embarrar un acto que fue una verdadera fiesta.

Juan Manzur deberá alinear la tropa y poner límites claros a la muchas veces difusa militancia. No son pocos los que caminan por encima del cerco prestos a saltar de un lado a otro, según les convenga.

Ahora, si no fue la UOCRA, Assán, ni la DPV. ¿Quienes fueron los «nenes» que hicieron más revuelo que otra cosa en el mitin político?

Ya hay quienes se animan a señalar con el dedo a representantes del intendente Germán Alfaro y Federico Masso. Durante las escaramuzas, nadie pudo identificar a una veintena de personas que armaron todo ese «embrollo» para las cámaras de Buenos Aires. Sin la tecnología con la que sí se cuenta en las fuerzas policiales federales, se deberá apelar al testimonio de los propios asistentes, si se quiere identificar a los desacatados.

Está más que claro que alguien estuvo abocado a intentar empañar el acto de  Juan Manzur y Osvaldo Jaldo en sus propias narices. La diferencia es que ésto no alcanzó para emular la famosa quema de un féretro llevada a cabo por «Herminio Iglesias» que tantos esperaban, allá lejos en el tiempo y luego de sucesivas reencarnaciones democráticas. Sin dudas una porción del peronismo que dijo que venía a cambiar, no solo no cambió, sino que empeoró. Es que los dirigentes peronistas del macrismo perdidoso, ven que se les corta la cuerda del columpio y abajo no hay red de contención, sino solo un largo y profundo vacío.

El esfuerzo que realizó Manzur para unir primero al PJ nacional y luego encolumnar al PJ local y encima sumar a los radicales «Boinas Blancas» de Ariel García y otros tantos dirigentes de la UCR en el Frente de Todos, causó estragos en la oposición tucumana mostró las aptitudes del gobernador para «seducir«. Habrá que ver cuánta habilidad tiene Juan Manzur cuando llegue la hora de «diciplinar«. Éste es un caso para demostrarlo.

Deja tus Comentarios de la nota

Comentarios